El com­ba­te con­tra las ma­le­zas es más ne­ce­sa­rio que nun­ca.

Los con­se­jos de Aa­pre­sid pa­ra ga­nar la pe­lea y te­ner ren­ta­bi­li­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - AA­PRE­SID Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Los fuertes cam­bios pro­du­ci­dos en los sis­te­mas agro­pe­cua­rios du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años (in­cor­po­ra­ción ma­si­va de cul­ti­vos re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to, apli­ca­ción de her­bi­ci­das ba­sa­do en muy po­cos prin­ci­pios ac­ti­vos, avan­ce del mo­no­cul­ti­vo de so­ja y la adop­ción ge­ne­ra­li­za­da de la siem­bra di­rec­ta, en­tre otros) sig­ni­fi­ca­ron tam­bién al­te­ra­cio­nes en las co­mu­ni­da­des de ma­le­zas que com­pi­ten con los cul­ti­vos.

Así, se des­ta­ca co­mo cues­tión sig­ni­fi­ca­ti­va la pro­li­fe­ra­ción de es­pe­cies gra­mí­neas, tan­to anua­les co­mo pe­ren­nes, cu­ya in­ter­fe­ren­cia pue­de oca­sio­nar pér­di­das sig­ni­fi­ca­ti­vas en la em­pre­sa agro­pe­cua­ria.

De las do­ce es­pe­cies de­cla­ra­das co­mo re­sis­ten­tes en Ar­gen­ti­na, hay ocho, es de­cir, dos ter­cios del to­tal, que per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de las gra­mí­neas. Es­to coin­ci­de con lo que se ob­ser­va a ni­vel mun­dial, en lo cual es­ta fa­mi­lia pre­sen­ta el ma­yor nú­me­ro de ca­sos de re­sis­ten­cias con­fir­ma­das, al­can­zan­do las 75 es­pe­cies.

De esas ocho es­pe­cies con­fir­ma­das, hay sie­te que pre­sen­tan re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to, mien­tras que ave­na fa­tua po­see bio­ti­pos re­sis­ten­tes a gra­mi­ni­ci­das ACCa­sa. Por su par­te, lo­lium mul­ti­flo­rum (rai­grás anual) no so­lo pre­sen­ta bio­ti­pos re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to, sino tam­bién a gra­mi­ni­ci­das ACCa­sa e in­hi­bi­do­res de la ALS, lo que re­pre­sen­ta el pri­mer ca­so de re­sis­ten­cia múl­ti­ple en Ar­gen­ti­na. En aler­ta ama­ri­llo se en­cuen­tra di­gi­ta­ria in­su­la­ris, con sos­pe­cha de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to.

Si­mul­tá­nea­men­te, al con­si­de­rar la pro­ble­má­ti­ca de gra­mí­neas de di­fí­cil con­trol, se de­ben te­ner en cuen­ta las ma­le­zas gra­mí­neas to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to que se en­cuen­tran en ex­pan­sión y tam­bién di­fi­cul­tan el ma­ne­jo de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos. En es­te gru­po en­con­tra­mos es­pe­cies co­mo Pap­pop­ho­rum caes­pi­to­sum (pe­ren­ne) y otras de los gé­ne­ros ch­lo­ris (anua­les y pe­ren­nes) y tri­chlo­ris (pe­ren­nes).

An­te es­te pa­no­ra­ma, los plan­teos de con­trol con her­bi­ci­das se es­tán ba­san­do ca­da vez más en apli­ca­cio­nes se­cuen­cia­les de gra­mi­ni­ci­das postemer­gen­tes del gru­po de in­hi­bi­do­res de la ACCa­sa, tan­to DIM co­mo FOP (ha­lo­xi­fop, fe­no­xa­prop, pro­pa­qui­za­fop, qui­za­lo­fop, cle­to­dim, prin­ci­pal­men­te), co­mo lo in­di­ca una re­cien­te encuesta rea­li­za­da por REM. Es­to im­pli­ca un ries­go muy al­to de apa­ri­ción de bio­ti­pos re­sis­ten­tes.

Por su par­te, en don­de aún no se pre­sen­tan gra­mí­neas re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to, se las si­gue con­tro­lan­do ca­si ex­clu­si­va­men­te con múl­ti­ples apli­ca­cio­nes de es­te her­bi­ci­da, lo que im­pli­ca una gran pre­sión de se­lec­ción en ese sen­ti­do.

De es­ta for­ma, es de­ci­si­vo acla­ra que pa­ra gra­mí­neas, en to­tal, se dis­po­ne de ocho me­ca­nis­mos de ac­ción de her­bi­ci­das, lo que per-

mi­te ro­tar­los. Pa­ra maíz se dis­po­ne de sie­te, pa­ra so­ja de sie­te, pa­ra girasol de cin­co y pa­ra sor­go de tres. Pe­ro con­tan­do los se­lec­ti­vos que pue­den usarse en postemer­gen­cia del cul­ti­vo, las op­cio­nes se res­trin­gen a cua­tro her­bi­ci­das pa­ra maíz, tres pa­ra so­ja, dos pa­ra girasol y nin­gu­na pa­ra sor­go. Si se con­si­de­ra que no pue­de con­tar­se el gli­fo­sa­to en las si­tua­cio­nes de gra­mí­neas re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a es­te her­bi­ci­da, que­dan po­cas he­rra­mien­tas con las cua­les se es­tá pre­cian­do al sis­te­ma, co­mo es el ca­so de los in­hi­bi­do­res de ACCa­sa (FOP’s y DIM’s). Las mez­clas de her­bi­ci­das de di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción, tam­bién es una prác­ti­ca que dis­mi­nu­ye las pro­ba­bi­li­da­des de ge­ne­rar nue­vas re­sis­ten­cias.

Es ne­ce­sa­ria una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción, de ma­ne­ra de ar­mar un pro­gra­ma de ma­ne­jo que per­mi­ta in­cluir va­rios in­gre­dien­tes ac­ti­vos en la cam­pa­ña y en­tre cam­pa­ñas, pa­ra lo cual la ro­ta­ción de cul­ti­vos es fun­da­men­tal y am­plía el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des.

Ca­da her­bi­ci­da tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res en lo que res­pec­ta a es­pec­tro de ma­le­zas que con­tro­la, ta­ma­ño ade­cua­do de las ma­le­zas, re­si­dua­li­dad, com­pa­ti­bi­li­dad con otros pro­duc­tos, do­sis, coad­yu­van­tes ne­ce­sa­rios, se­lec­ti­vi­dad, con­di­cio­nes y ca­li­dad de apli­ca­ción, por men­cio­nar al­gu­nas.

En lo que res­pec­ta a coad­yu­van­tes, se de­ben se­guir las re­co­men­da­cio­nes de ca­da fa­bri­can­te y, por su par­te, la uti­li­za­ción de coad­yu­van­tes co­mo los me­ti­la­dos de so­ja (MSO) más or­ga­no­si­li­co­na es im­por­tan­te pa­ra ase­gu­rar un buen con­trol de los her­bi­ci­das uti­li­za­dos. Es­te ti­po de coad­yu­van­tes apor­ta ven­ta­jas pa­ra po­ten­ciar el con­trol de gra­mí­neas es­ti­va­les, co­mo su po­der an­ti­eva­po­ran­te, al­to po­der de mo­ja­do y ma­yor su­per­fi­cie de co­ber­tu­ra so­bre la ma­le­za, ma­yor pe­ne­tra­ción cu­ti­cu­lar y me­jor dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos apli­ca­dos al sue­lo. Son ap­tos pa­ra to­dos los cul­ti­vos y acom­pa­ña apli­ca­cio­nes pre­siem­bra, preemer­gen­cia y postemer­gen­cia.

Fi­nal­men­te, más allá de las con­si­de­ra­cio­nes he­chas so­bre el ma­ne­jo de gra­mí­neas con her­bi­ci­das, se de­be te­ner muy en cuen­ta tam­bién la pues­ta en mar­cha de un pro­gra­ma de Ma­ne­jo In­te­gra­do de Ma­le­zas (MIM), el cual per­mi­te in­te­grar exi­to­sa­men­te tác­ti­cas reac­ti­vas y proac­ti­vas pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia de uso de los her­bi­ci­das, sus­ti­tuir­los o com­ple­men­tar­los con mé­to­dos no quí­mi­cos, y re­du­cir la ne­ce­si­dad de uti­li­zar tác­ti­cas de con­trol reac­ti­vas a tra­vés del ma­ne­jo de los agroe­co­sis­te­mas, de ma­ne­ra de po­ten­ciar los me­ca­nis­mos de re­sis­ten­cia a in­va­sio­nes y la bio­rre­gu­la­ción de la di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal de ma­le­zas.

Apli­ca­cio­nes. La ca­li­dad de las pul­ve­ri­za­cio­nes es un pun­to de­ci­si­vo pa­ra un buen con­trol de las es­pe­cies-pro­ble­ma.

Sor­go de Ale­po. La pri­me­ra que se con­fir­mó co­mo re­sis­ten­te al gli­fo­sa­to.

Ama­rant­hus pal­me­ri. Con re­sis­te­cia de­cla­ra­da a los in­hi­bi­do­res de ALS.

Gra­mi­lla man­sa. Una es­pe­cie muy pro­ble­má­ti­ca en el cen­tro cor­do­bés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.