Ideas pa’ la pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos en­cien­den una luz de alar­pa­ra ma en to­da la ca­de­na agroin­dus­trial. Si la mano vie­ne com­pli­ca­da afue­ra, a par­tir de la abrup­ta caí­da de los pre­cios de los gra­nos y de­ri­va­dos, ima­gi­ne­mos lo que ocu­rre en es­tas pam­pas.

Un re­co­no­ci­do ana­lis­ta de Chica­go se man­dó dos al hi­lo. La se­ma­na pa­sa­da se pre­gun­ta­ba si po­día ser que los fu­tu­ros del maíz lle­ga­ran a va­ler ce­ro, co­mo ocu­rrió con la pa­pa ha­ce va­rias dé­ca­das. La con­se­cuen­cia fue que el tu­bércu­lo de­jó de co­ti­zar de­fi­ni­ti­va­men­te. Un ab­sur­do, aun­que pa­sa fre­cuen­te­men­te con mu­chas hor­ta­li­zas y fru­ta­les. Pe­ro no es el ca­so del maíz.

El se­gun­do “mo­co” fue es­ta cuan­do en otro aná­li­sis di­jo que la sa­li­da pa­ra el ex­ce­so de gra­nos es de­di­car par­te de la tie­rra al cul­ti­vo de “ma­ri­jua­na” (Can­na­bis), con el ar­gu­men­to de que fu­mar po­rros ya no es tan mal vis­to. El mu­cha­cho no tie­ne mu­cha idea de las pro­por­cio­nes: en el Mid­west se plan­tan 40 mi­llo­nes de hec­tá­reas de maíz y otras tan­tas de so­ja. Co­mo es­ta pro­pues­ta no va a an­dar, los far­mers ya es­tán mo­vien­do a sus le­gis­la­do­res pa­ra que de­sem­pol­ven los sub­si­dios y me­di­das de apo­yo. Y por ca­sa, ¿có­mo an­da­mos?

En las an­tí­po­das. La pre­si­den­ta si­gue des­pa­chan­do con ri­gu­ro­sa en­jun­dia sus dia­tri­bas con­tra los cha­ca­re­ros, en­ros­trán­do­les su con­di­ción de es­pe­cu­la­do­res an­ti pa­tria por­que de­mo­ran la ven­ta de la so­ja. Tu­vo el tu­pé de bur­lar­se de las gra­ves pér­di­das su­fri­das co­mo con­se­cuen­cia de es­ta “es­pe­cu­la­ción”, ya que la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les los sor­pren­dió sen­ta­dos so­bre sus bol­so­nes.

En reali­dad, has­ta ha­ce un mes las ven­tas mar­cha­ban más o me­nos con el mis­mo rit­mo del año pa­sa­do. A me­di­da que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se va ha­cien­do más ines­ta­ble, la ten­den­cia a la re­ten­ción se agu­di­za. Es una ac­ti­tud na­tu­ral ya que la so­ja es del que la pro­du­ce. El go­bierno, has­se­ma­na,

Si to­do se re­su­me en con­se­guir di­vi­sas, hay un par de me­di­das sen­ci­llas

ta aho­ra, se ha­cía de uno de ca­da tres ca­mio­nes cuan­do el cha­ca­re­ro se lo po­nía en el puer­to, con el flete pa­go pa­ra más bron­ca. Pe­ro aho­ra se que­ja de que no so­lo no le en­tre­ga el diez­mo, sino to­da la pro­duc­ción. Así, pro­ba­ron con la ley de abas­te­ci­mien­to, un in­ten­to de con­tar con una ba­se ju­rí­di­ca ir por los gra­nos.

Si to­do se re­su­me en con­se­guir di­vi­sas, hay un par de me­di­das muy sen­ci­llas.

La pri­me­ra es li­be­rar la ex­por­ta­ción del ex­ce­den­te de tri­go del año pa­sa­do (1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das co­mo mí­ni­mo) y abrir ROEs pa­ra le pró­xi­ma cam­pa­ña. Idem con el maíz, don­de los ROEs se otor­gan con cuen­ta­go­tas y aún no se abrie­ron los del 2015, acen­tuan­do el de­sin­te­rés por es­te cul­ti­vo en ple­na épo­ca de siem­bra.

La se­gun­da es más ju­ga­da, pe­ro con­tun­den­te. Con­sis­te sim­ple­men­te en en­viar una ley al con­gre­so pa­ra que se sus­pen­dan por un mes las re­ten­cio­nes de la so­ja (35%). El go­bierno tie­ne ma­yo­ría au­to­má­ti­ca pa­ra ha­cer es­to. Cla­ro, es un “deal” en­tre el sa­cri­fi­cio fis­cal y la ne­ce­si­dad de di­vi­sas. Pe­ro es­tá cla­ro que si quie­re una co­sa, ten­drá que sa­cri­fi­car la otra. O te­ner pa­cien­cia y es­pe­rar que los pro­duc­to­res va­yan ven­dien­do en la me­di­da de sus ne­ce­si­da­des, que no son muy gran­des con el ba­jón de in­ver­sio­nes en equi­pa­mien­to y el ajus­te de cin­tu­rón de un cam­po hi­per­tro­fia­do de pru­den­cia.

La reali­dad es muy com­ple­ja. La so­ja, con es­ta caí­da del 35% en los pre­cios, ya no pue­de pa­gar de­re­chos de ex­por­ta­ción de ese mis­mo ni­vel. Ha­ce seis me­ses el Pro, sin du­da el par­ti­do po­lí­ti­co más pró­xi­mo in­te­lec­tual­men­te al agro, an­ti­ci­pó que si es go­bierno eli­mi­na­rá de una to­das las re­ten­cio­nes, sal­vo las del com­ple­jo so­je­ro. Pro­po­nía re­du­cir­las un 5% por año pa­ra lle­gar a ce­ro en sie­te ci­clos. Hoy esa idea es ob­so­le­ta. Hay que pen­sar otra co­sa.

En­ton­ces, sus­pen­der­las por un mes se­ría el pre­lu­dio de una can­ce­la­ción de­fi­ni­ti­va. No alien­to la me­nor ex­pec­ta­ti­va de que al­gún ilu­mi­na­do K to­me la idea (una más), pe­ro no por ello iba a de­jar de for­mu­lar­la. “¿Es­tá se­gu­ro de que desea eli­mi­nar­la?” De­le­te. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.