Un ca­mino pa­ra la Ar­gen­ti­na

El au­tor plan­tea que las res­tric­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes y las tra­bas a las ex­por­ta­cio­nes que vie­ne im­ple­men­tan­do el go­bierno ar­gen­tino en reali­dad re­du­cen el desa­rro­llo y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y es­tan­can a los ru­bros más com­pe­ti­ti­vos, co­mo la agroin­du

Clarin - Rural - - GRANOS -

El fa­llo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC), co­no­ci­do el 22 de agos­to de es­te año, que de­cla­ró ile­gal la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na de res­tric­cio­nes al co­mer­cio ex­te­rior, re­pre­sen­ta el efec­to fi­nal de un pro­ce­so de ais­la­cio­nis­mo que ha ba­sa­do la ad­mi­nis­tra­ción del co­mer­cio internacional en lí­mi­tes a las im­por­ta­cio­nes y res­tric­ción a las ex­por­ta­cio­nes (re­ten­cio­nes, cu­pos y cuo­tas, prohi­bi­cio­nes, en­tre otras tra­bas).

Amén del fa­llo de la OMC, lo no­ta­ble es que los lí­mi­tes a las im­por­ta­cio­nes afec­ta­ron el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca: es que de to­do lo im­por­ta­do el 27% son in­su­mos, el 21% pie­zas y par­tes y el 17% bie­nes de ca­pi­tal, ade­más de la ener­gía, que uti­li­zan las in­dus­trias na­cio­na­les.

Tam­bién se pue­de pro­yec­tar que los lí­mi­tes a las ex­por­ta­cio­nes ha­rán que en 2014 las ven­tas ex­ter­nas ar­gen­ti­nas só­lo su­peren en es­ca­sos 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res las del le­jano 2008.

La pro­duc­ción de ori­gen agro­pe­cua­rio re­pre­sen­ta el 60% del to­tal ex­por­ta­do por la Ar­gen­ti­na y ha si­do uno de los sec­to­res más afec­ta­dos por las dos vías de res­tric­cio­nes. Se ha creí­do (erró­nea­men­te) que se tra­ta de un ru­bro que no agre­ga va­lor y que no ge­ne­ra em­pleo. La evi­den­cia em­pí­ri­ca mues­tra lo opues­to.

Ade­más, con el su­pues­to in­te­rés de in­dus­tria­li­zar el agro, se han ins­tau­ra­do prohi­bi­cio­nes, car­gas, tri­bu­tos y ame­na­zas. Por el con­tra­rio, la ma­ne­ra de pro­pen­der a agre­gar va­lor pa­re­ce ser dis­tin­ta: in­cen­ti­vos, pre­vi­si­bi­li­dad y des­con­ges­tión re­gu­la­to­ria.

Tra­ba­do El cam­po es uno de los sec­to­res más afec­ta­do por las res­tric­cio­nes

Co­mo sos­tie­ne Scott Belsky, si uno tie­ne una idea, ella no tie­ne ma­yor va­lor en sí mis­ma, por­que lo que la ca­li­fi­ca es la ma­ne­ra en que se la eje­cu­ta y el mo­do en que se aso­cien a ellas las fuer­zas de la or­ga­ni­za­ción, la co­mu­ni­dad y el li­de­raz­go.

Un buen ejem­plo pa­ra com­pa- rar es lo ocu­rri­do con el sec­tor fo­res­tal en Sue­cia y Fin­lan­dia. A ini­cios del si­glo XX só­lo te­nían ár­bo­les e im­por­ta­ban to­do pa­ra la pro­duc­ción en esa in­dus­tria.

En la ac­tua­li­dad pro­du­cen pas­ta quí­mi­ca de ma­de­ras co­ní­fe­ras y fron­do­sas, se­mi­quí­mi­ca de co­ní­fe­ras y pas­ta me­cá­ni­ca. Al­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos han acom­pa­ña­do un pro­ce­so que de im­por­ta­ción de tec­no­lo­gía pa­ra apro­ve­char la na­tu­ra­le­za pa­só a ex­por­ta­ción de bie­nes ma­nu­fac­tu­ra­dos, ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to, in­ver­sión en el ex­te­rior e in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la pro­duc­ción.

Mi­rar­se el om­bli­go Pa­ra co­rre­gir erro­res es me­jor com­pa­rar ex­pe­rien­cias que dis­cu­tir ideo­lo­gías

Aho­ra, en el pri­mer mun­do es­tos paí­ses se des­ta­can por la fa­bri­ca­ción de mue­bles, ob­je­tos con di­se­ño, la­mi­na­dos, ma­te­ria­les de cons­truc­ción y pi­sos. El pro­ce­so lle­vó, ade­más, a la ge­ne­ra­ción de ener­gías lim­pias (bio­fuels), per­mi­tió po­ner en mar­cha mo­de­los de aso­cia­ción y coope­ra­ción es­pon- tá­neas (clus­ters), se apo­yó en in­no­va­ción e in­ves­ti­ga­ción (más de la mi­tad de es­ta in­ver­sión es­tra­té­gi­ca pa­ra es­tos paí­ses en ma­nos de em­pre­sas pri­va­das), desa­rro­lló una in­dus­tria de pro­vee­do­res y mul­ti­pli­có ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios co­ne­xos. To­do el pro­ce­so ge­ne­ro ex­por­ta­cio­nes muy re­le­van­tes.

A di­fe­ren­cia de Ar­gen­ti­na, en esos ru­bros de ori­gen agro­pe­cua­rio, al po­ten­cial y a la com­pe­ti­ti­vi­dad pri­ma­ria se los acom­pa­ñó con políticas pro-em­pre­sa, in­cen­ti­vos, pa­cien­cia y políticas sos­te­ni­das de in­ter­na­cio­na­li­za­ción (no se tra­ba­jó en ba­se a res­tric­cio­nes ca­pri­cho­sas, des­con­fian­za, apu­ro y ais­la­mien­to).

Co­mo ex­pli­có Her­vert Spen­cer, con la dis­mi­nu­ción del mi­li­ta­ris­mo a ni­vel glo­bal y con el cre­ci­mien­to del co­mer­cio en lo eco­nó­mi­co, la coope­ra­ción vo­lun­ta­ria re­em­pla­za más a la for­zo­sa.

Por eso, es fun­da­men­tal com­pren­der que pa­ra co­rre­gir nues­tros erro­res es me­jor com­pa­rar ex­pe­rien­cias que dis­cu­tir ideo­lo­gías. Lo que han he­cho en es­tos ca­sos los paí­ses exi­to­sos es, en lu­gar de crear en­fren­ta­mien­tos sec­to­ria­les, lo que Dany Ro­drick re­co­mien­da y de­be­ría­mos ha­cer no­so­tros: el desa­rro­llo eco­nó­mi­co con­sis­ten­te en lo­grar ám­bi­tos que alien­tan a que los re­cur­sos se di­rec­cio­nen a los “sec­to­res con­ver­gen­tes”, que son los de más al­ta pro­duc­ti­vi­dad y los de ma­yor ap­ti­tud pa­ra pro­du­cir di­ver­si­fi­ca­ción y nue­vas in­dus­trias.

Es­te es un ho­ri­zon­te no só­lo pa­ra la agroin­dus­tria, sino un ca­mino de desa­rro­llo y ge­ne­ra­ción de ri­que­za pa­ra la Ar­gen­ti­na en su con­jun­to. t

Es­tra­té­gi­co. El 60% de las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas pro­vie­nen de la agroin­dus­tria, con eje en el com­ple­jo so­je­ro.

Mar­ce­lo Eli­zon­do

CON­SUL­TOR EN CO­MER­CIO EX­TE­RIOR Y DI­REC­TOR DE DNI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.