Re­la­tos del fu­tu­ro

Hu­go Sig­man es pro­duc­tor de la exi­to­sa pe­lí­cu­la Re­la­tos Sal­va­jes, pe­ro tam­bién un im­por­tan­te em­pre­sa­rio de la agroin­dus­tria y ti­tu­lar de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Bio­tec­no­lo­gía. En un diá­lo­go a fon­do, ana­li­za qué le pue­de apor­tar es­ta cien­cia al cam­po y al p

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“Yo no sé si to­do lo que ha­ce­mos en nues­tras em­pre­sas, en ru­bros tan di­fe­ren­tes co­mo el agro o la cul­tu­ra, tie­ne al­gu­na re­la­ción; de lo que sí es­toy se­gu­ro es que to­do lo ha­ce­mos con la dig­ni­dad del tra­ba­jo y eso es lo que in­ten­ta­mos trans­mi­tir­le a nues­tros hi­jos jun­to a mi mu­jer”. Es­ta idea de Hu­go Sig­man sir­ve pa­ra en­ten­der có­mo ges­tio­na des­de ha­ce ca­si 40 años, jun­to a su es­po­sa Silvia Gold, ne­go­cios que mu­chas ve­ces co­men­za­ron co­mo un sue­ño y que se fue­ron con­so­li­dan­do con una fuer­te apues­ta por la in­no­va­ción.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Sig­man ana­li­zó el po­ten­cial de la Ar­gen­ti­na en bio­tec­no­lo­gía, la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar una re­la­ción más es­tre­cha en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do, y con­tó có­mo tra­ba­ja su gru­po en áreas que van des­de la cien­cia a la sa­lud o des­de la agri­cul­tu­ra has­ta el di­se­ño, el pe­rio­dis­mo y el ci­ne. Es­te úl­ti­mo lo tie­ne por es­tos días co­mo gran per­so­na­je, por el es­tren­duo­so éxi­to de la pe­lí­cu­la Re­la­tos Sal­va­jes, que él pro­du­jo jun­to a re­co­no­ci­dos so­cios. Pe­ro el hombre tam­bién es pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Bio­tec­no­lo­gía (CAB) y tie­ne mu­cho pa­ra de­cir al res­pec­to.

Es un re­co­no­ci­do ca­ba­ñe­ro. Ade­más, siem­bra y es­tá en la in­dus­tria fo­res­tal

La CAB agru­pa a em­pre­sas de pri­me­ra lí­nea de di­ver­sos ru­bros, co­mo in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, ali­men­ti­cia, sa­ni­dad ani­mal y ve­ge­tal, diag­nós­ti­co, in­dus­tria agro­pe­cua­ria, fo­res­tal y bio­com­bus­ti­bles. Al­gu­nos de los so­cios son Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za, Ame­ga Bio­tech, Ar­cor, Bio­ce­res, Bio­gé­ne­sis-Ba­gó, BioSi­dus, Do­nMa­rio Se­mi­llas, Elea, Mo­li­nos Río de la Pla­ta, Le­des­ma, Ri­zo­bac­ter y Vi­cen­tín.

Pe­ro más allá de pre­si­dir la CAB, en el mun­do agro­pe­cua­rio Sig­man qui­zás sea más co­no­ci­do por los gran­des cam­peo­nes que su ca­ba­ña “Los Mur­mu­llos” lo­gra en la Ex­po­si­ción Ru­ral de Pa­ler­mo, aun­que tam­bién ha­ce agri­cul­tu­ra en el sur de Cór­do­ba (lo im­pul­só el en­tu­sias­mo que le ge­ne­ra la em­pre­sa ro­sa­ri­na de bio­tec­no­lo­gía Bio­ce­res, de la que es uno de los cer­ca de 200 so­cios) y tie­ne 32.000 hec­tá­reas fo­res­ta­das pa­ra pro­du­cir ma­de­ra en el nor­te de Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay.

“La ca­ba­ña siem­pre me gus­tó, por­que te da la po­si­bi­li­dad de avan­zar mu­cho con un ani­mal en un tiem­po me­dia­na­men­te cor­to”, con­tó. “Ade­más de sa­tis­fa­cer la va­ni­dad de los ca­ba­ñe­ros, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ge­ne­rar ani­ma­les su­pe­rio­res que per­mi­tan me­jo­rar el ro­deo de un país, lo cual es una gran mo­ti­va­ción”, ase­gu­ró.

Su in­gre­so al ne­go­cio agro­pe­cua­rio se de­be a dos in­fluen­cias prin­ci­pa­les. Por un la­do, la de su sue­gro (“un so­ña­dor que tra­jo los pri­me­ros ani­ma­les de ra­za Cha­ro­lais a la Ar­gen­ti­na), y por otro la de su pri­mo, Leo Wert­hein (“un apa­sio­na­do por la ga­na­de­ría”).

Hombre de per­fil ba­jo, pe­ro aho­ra acos­tum­bra­do a los flas­hes con el éxi­to de su pro­duc­to­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Kra­mer & Sig­man Films, se mues­tra dis­ten­di­do po­san­do pa­ra las fotos de Cla­rín Ru­ral de­lan­te de una obra de ar­te que sin­te­ti­za dos de sus pa­sio­nes: la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra (ver Ta­pa). Se tra­ta de Ho­rus, del ar­tis­ta An­selm Kie­fer,

que mues­tra a los gi­ra­so­les que na­cen en­tre li­bros so­bre­vi­vien­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

En ese con­tex­to, ha­bló con es­te dia­rio y con­tó que uno de los ejes con los que guía el desa­rro­llo de sus em­pre­sas es la bús­que­da de la ex­ce­len­cia. Por eso, qui­zás, es que ve a la bio­tec­no­lo­gía, en to­das sus ex­pre­sio­nes, co­mo un alia­do, y se en­tu­sias­ma con su po­ten­cial. “Per­mi­te, de ma­ne­ra pre­ci­sa, po­ten­ciar lo que pue­de dar ca­da in­di­vi­duo pro­duc­ti­vo”.

Y agre­gó: “La po­si­bi­li­dad de te­ner se­mi­llas re­sis­ten­tes a las agre­sio­nes del am­bien­te, a en­fer­me­da­des y pla­gas o la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar va­cu­nas pa­ra po­ten­ciar la pro­duc­ción ani­mal per­mi­ten pen­sar en una pro­duc­ción de ali­men­tos mu­cho más efi­cien­te por uni­dad de su­per­fi­cie”.

Sig­man es op­ti­mis­ta res­pec­to de lo que Ar­gen­ti­na pue­de ofre­cer al mun­do en el desa­rro­llo bio­tec­no­ló­gi­co. “Sin ha­cer chau­vi­nis­mo, el re­cur­so hu­mano que exis­te en el país es muy bueno”, con­si­de­ró. El se­gun­do as­pec­to que lo en­tu­sias­ma es el per­fil pro­duc­ti­vo del país. “Sus ca­rac­te­rís­ti­cas, en ca­da una de las re­gio­nes, ha­cen que ha­ya un vo­lu­men de ne­go­cio en mu­chas ac­ti­vi­da­des que ha­ce que val­ga la pe­na des­ti­nar re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­gar”, man­fes­tó.

En esa lí­nea, des­ta­có el po­ten­cial en se­mi­llas, en el cam­po fo­res­tal (el desa­rro­llo de clo­nes re­sis­ten­tes a he­la­das, se­quía, vien­to o la se­lec­ción de una ge­né­ti­ca que evi­te que la ma­de­ra se ra­je cuan­do va al ase­rra­de­ro), en bio­com­bus­ti­bles y en ga­na­de­ría, so­bre to­do en la pro­duc­ción de va­cu­nas (es uno de los due­ños de Bio­gé­ne­sis-Ba­gó).

Sin em­bar­go, el em­pre­sa­rio se mos­tró preo­cu­pa­do por la es­ca­sa co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da pa­ra el desa­rro­llo de pro­yec­tos. “Si bien se ha me­jo­ra­do en es­te as­pec­to, aún hay una bre­cha que es preo­cu­pan­te”, opi­nó. Pa­ra Sig­man, “es la­men­ta­ble que des­de el sec­tor pú­bli­co al­gu­nos to­da­vía pien­sen que el pri­va­do quie­re apro­piar­se de su co­no­ci­mien­to y que a su vez és­tos vean en lo pú­bli­co so­lo el se­llo de lo bu­ro­crá­ti­co o ideo­ló­gi­co”.

Acor­tar es­ta bre­cha es uno de los ob­je­ti­vos de la jor­na­da BioAr­gen­ti­na, que or­ga­ni­zan des­de la CAB en po­cos días más en La Ru­ral de Pa­ler­mo (ver Re­cua­dro).

Con su tono pau­sa­do y cla­ro, Sig­man es con­tun­den­te cuan­do ha­bla de la bio­tec­no­lo­gía y los trans­gé­ni­cos. “La per­cep­ción ne­ga­ti­va pro­vie­ne de Eu­ro­pa, por­que su po­lí­ti­ca es evi­tar la mi­gra­ción in­ter­na del cam­po a la ciu­dad, pa­ra man­te­ner una al­ta po­bla­ción ru­ral, y la bio­tec­no­lo­gía, co­mo fa­ci­li­ta un tra­ba­jo me­cá­ni­co que re­quie­re me­nos gen­te en el cam­po, aten­ta con­tra ese ob­je­ti­vo”, ana­li­zó.

El em­pre­sa­rio con­si­de­ra que “an­tes de la bio­tec­no­lo­gía, en to­da la his­to­ria de la na­tu­ra­le­za hu­bo in­ter­ven­cio­nes del hombre bus­can­do au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de las plan­tas. Sin em­bar­go, aho­ra, cuan­do es­to lo ha­ce un cien­tí­fi­co, ge­ne­ra des­con­fian­za”.

So­bre es­te pun­to, se su­mó al aná­li­sis Gra­cie­la Cic­cia, la di­rec­to­ra de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co del Gru­po In­sud, el pa­ra­guas que ba­jo el cual es­tán to­das las em­pre­sas de Sig­man.

Cic­cia apun­tó que “en sa­lud, la bio­tec­no­lo­gía es­tá más acep­ta­da. Por ejem­plo, no se cues­tio­na si hay una va­cu­na ob­te­ni­da por in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca”. La cien­tí­fi­ca agre­gó que hoy tam­bién hay una re­vo­lu­ción en la me­di­ci­na con los pro­duc­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, co­mo en la agri­cul­tu­ra, y apun­ta a com­ba­tir el cán­cer, la ar­tri­tis reuma­toi­dea, la anemia o a apor­tar hor­mo­nas de cre­ci­mien­to, por ejem­plo.

En es­te con­tex­to, Sig­mam di­ce que no hay du­das de que la bio­tec­no­lo­gía ha­rá un apor­te ca­da vez más im­por­tan­te tam­bién en el agro. Por ejem­plo, “ha­rá via­bles zo­nas hoy im­pro­duc­ti­vas, ade­más de per­mi­tir au­men­tar la pro­duc­ción por hec­tá­rea y el desa­rro­llo de nue­vos bio­com­bus­ti­bles”.

Dos pa­sio­nes. Sig­man, en su ofi­ci­na, de­lan­te de una es­cul­tu­ra en la

que se vin­cu­lan li­bros y na­tu­ra­le­za.

GE­RAR­DO DELL’ORO

Tran­qui­li­dad. En su ofi­ci­na del cen­tro por­te­ño, Sig­man ha­bló a fon­do con Cla­rín Ru­ral. Hi­zo una fuer­te de­fen­sa de los apor­tes de la bio­tec­no­lo­gía a la sociedad.

In­dus­tria. La Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Bio­tec­no­lo­gía es­tá in­te­gra­da por em­pre­sas im­por­tan­tes del país, co­mo Mo­li­nos, Elea, Do­nMa­rio y Acei­te­ra Gral. Dehe­za, en­tre otras. Tam­bién Bio­gé­ne­si­sBa­gó (par­te de su plan­ta aquí a la izq.), de la que Sig­man es uno de los due­ños.

Pa­sión 1. Sig­man (der.) pro­du­jo Re­la­tos Sal­va­jes jun­to a Pe­dro Al­mo­dó­var (a su der.). La di­ri­gió Damián Szi­frón (se­gun­do des­de la izq.). A su la­do, el her­mano de Al­mo­dó­var. Aquí, en Can­nes.

Pa­sión 2. Su ca­ba­ña Los Mur­mu­llos ob­tu­vo va­rios pre­mios en La Ru­ral de Pa­ler­mo. Aquí, con la gran cam­peo­na hem­bra de la ra­za He­re­ford que ob­tu­vo el año pa­sa­do jun­to a Ho­ra­cio La Va­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.