En se­mi­llas, adiós a los ma­ne­jos ca­se­ros

En Per­ga­mino, los de Syn­gen­ta abrie­ron un am­bi­cio­so ins­ti­tu­to pa­ra su tra­ta­mien­to. Así, se con­so­li­da una ten­den­cia cla­ra en la in­dus­tria se­mi­lle­ra.

Clarin - Rural - - AGROINDUSTRIA - PER­GA­MINO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Des­pués de una pri­me­ra avan­za­da que le per­mi­tió lle­ción gar al 25% de las se­mi­llas de so­ja fis­ca­li­za­das de Ar­gen­ti­na (al­re­de­dor de un mi­llón de hec­tá­reas), el tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal de se­mi­llas va por más.

Es­te es­que­ma tie­ne dos ca­mi­nos pa­ra cre­cer: el au­men­to de la ven­ta de se­mi­lla le­gal y la con­cien­ti­za- de los usua­rios, que co­mienzn a ver cla­ra­men­te los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos. So­bre la pri­me­ra op­ción es más di­fí­cil ope­rar, pe­ro so­bre la se­gun­da no tan­to, y así lo es­tán en­ten­dien­do las em­pre­sas lí­de­res que se lan­za­ron a par­ti­ci­pan de es­te ne­go­cio.

Co­mo lo vie­nen ha­cien­do No­vozy­mes (ex Ni­tra­gin) o Basf, por ejem­plo, la se­ma­na pa­sa­da Syn­gen­ta se su­mó a las inau­gu­ra­cio­nes, con una vuel­ta de tuer­ca: abrió en Per­ga­mino (den­tro del pre­dio de Ri­zo­bac­ter, con quien tie­ne alian­za es­tra­té­gi­ca) el pri­mer “Seed­ca­re Ins­ti­tu­te” de la com­pa­ñía en el país (en la re­gión tie­ne otro en Bra­sil).

En la nue­va plan­ta se desa­rro­lla­rán nue­vas for­mu­la­cio­nes, pe­ro tam­bién se ca­pa­ci­ta­rá y en­tre­na­rá a los pro­duc­to­res y mul­ti­pli­ca­do­res y se ha­rán con­tro­les de ca­li­dad.

“Hoy no hay tec­no­lo­gías que, in­di­vi­dual­men­te, sean su­fi­cien­tes pa­ra pro­du­cir la can­ti­dad de ali­men­tos que el mun­do ne­ce­si­ta de ma­ne­ra más sus­ten­ta­ble”, di­jo el di­rec­tor re­gio­nal de Syn­gen­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, An­to­nio Ara­cre, du­ran­te la pre­sen­ta­ción. El com­bo es “la me­jor se­mi­lla, con el me­jor pa­que­te de fi­to­sa­ni­ta­rios y la do­sis de fer­ti­li­zan­te ade­cua­da”, in­di­có.

Al re­fe­rir­se al nue­vo cen­tro, Ara­cre lo de­fi­nió co­mo “una academia que aglu­ti­na to­das las tec­no­lo­gías: in­ver­sión ge­né­ti­ca, pro­tec­ción de cul­ti­vos y tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal”. Pa­ra él, la se­mi­lla es “un chip, un de­li­very de tec­no­lo­gías que hay que ro­dear de la me­jor ma­ne­ra pa­ra que ex­pre­se to­do su po­ten­cial”.

Por su par­te, el di­rec­tor de la Uni­dad de Ne­go­cios de Seed­ca­re pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur de la com­pa­ñía, Car­los Bec­co, di­jo que el desafío pa­ra el agro es “pro­du­cir más, con me­nos re­cur­sos y a un me­nor costo pa­ra el con­su­mi­dor”.

Bec­co di­jo que “las se­mi­llas tie­nen ca­da vez más in­for­ma­ción y cues­tan ca­da vez más; por eso es una pi­car­día que se las de­je li­bra­das a su suer­te fren­te a pa­tó­ge­nos e in­sec­tos”. Pa­ra el eje­cu­ti­vo, es­te te­ma tam­bién de­be im­por­tar a to­da la sociedad, por­que si los pro­duc­to­res sa­ben que ca­da se­mi­lla se con­ver­ti­rá en una plan­ta no van a sem­brar de­más ni van a te­ner que apli­car fi­to­sa­ni­ta­rios in­ne­ce­sa­rios.

El nue­vo cen­tro de Per­ga­mino de­man­dó una in­ver­sión cer­ca­na a los 10 mi­llo­nes de pe­sos. A ni­vel mun­dial, la di­vi­sión Seed­ca­re de Syn­gen­ta tie­ne una par­ti­ci­pa­ción del 37% en el seg­men­to de tra­ta­mien­to de se­mi­llas, un mer­ca­do que mue­ve US$ 3.300 mi­llo­nes.

En Ar­gen­ti­na, hay mu­cho pa­ra cre­cer. “Es­ta­mos con­ven­ci­dos que po­dre­mos pa­sar del 25% ac­tual de se­mi­lla tra­ta­da a 75% en los pró­xi­mos tres años”, lan­zó Bec­co.

El desafío es­tá plan­tea­do.

0 km. Las ins­ta­la­cio­nes es­tán en un pre­dio de Ri­zo­bac­ter, alia­da de Syn­gen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.