La Es­pe­ran­za: re­con­ver­sión de un in­ge­nio de dos si­glos

La re­cu­pe­ra­ción del in­ge­nio La Es­pe­ran­za, que es­ta­ba al bor­de del cie­rre, sal­vó a cien­tos de em­pleos y re­vi­ta­li­zó la eco­no­mía de su zo­na.

Clarin - Rural - - ECONOMÍAS REGIONALES - Juan Be­doián cla­rin­ru­ral@clarin.com

El del In­ge­nio La Es­pe­ran­za (re­gión de San Pe­dro, Ju­juy) es un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de al­gu­nos de los desafíos que en­fren­tan las ac­ti­vi­da­des agroin­dus­tria­les en el nue­vo mi­le­nio y es­pe­cial­men­te en el con­tex­to de las eco­no­mías re­gio­na­les, mu­chas ve­ces mar­gi­na­das del pro­ce­so pro­duc­ti­vo del país.

A co­mien­zos del 2013, la si­tua­ción del in­ge­nio era de­sola­do­ra: tras mu­chos años de de­ca­den­cia, la vie­ja fá­bri­ca ju­je­ña es­ta­ba en quie­bra y ame­na­za­da por el cie­rre y la pér­di­da de 2.000 pues­tos de tra­ba­jo con el con­se­cuen­te im­pac­to so­cial. El Es­ta­do na­cio­nal y pro­vin­cial sa­lie­ron al cru­ce de esa cri­sis en 2013 y se de­ci­dió la re­cu­pe­ra­ción de la fá­bri­ca con una fuer­te in­ver­sión es­ta­tal y la bús­que­da de ca­pi­ta­les pri­va­dos pa­ra ha­cer­se car­go del le­gen­da­rio in­ge­nio que fun­da­ron los her­ma­nos ingleses Leach en 1883, y que tu­vo su es­plen­dor en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

La de­ci­sión tu­vo sus efec­tos in­me­dia­tos: se pu­do ha­cer la za­fra 2013 y la de es­te año; se pa­só de la co­se­cha ma­nual a la co­se­cha me­ca­ni­za­da in­te­gral; hu­bo una gran in­ver­sión pa­ra re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de mo­lien­da; se re­no­vó la ma­qui­na­ria y se des­ti­na­ron re­cur­sos hu­ma­nos, téc­ni­cos y fi­nan­cie­ros pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad del in­ge­nio ($ 190 mi­llo­nes del Go­bierno na­cio­nal has­ta el mo­men­to); tam­bién hu­bo una con­vo­ca­to­ria a in­ver­so­res pri­va­dos pa­ra ha­cer­se car­go de la re­cu­pe­ra­ción de­fi­ni­ti­va de la em­pre­sa y ges­tio­nes en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo el Ban­co Mun­dial.

Y se pre­ser­vó la fuen­te de tra­ba­jo de los em­plea­dos.

Por su­pues­to que no fal­ta­ron los con­flic­tos (es­pe­cial­men­te por par­te de los za­fre­ros des­pla­za­dos de la co­se­cha ma­nual que fue­ron reasig­na­dos a otros tra­ba­jos) y di­le­mas que exi­gían rá­pi­das res­pues­tas: si du­ran­te dé­ca­das la ac­ti­vi­dad so­cio­eco­nó­mi­ca del de­par­ta­men­to gi­ró en torno del in­ge­nio, la con­ti­nui­dad de esa em­ble­má­ti­ca fá­bri­ca ca­ñe­ra no po­día ha­cer­se sin te­ner en cuen­ta el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo de la re­gión.

Con esa con­sig­na, el go­bierno pro­vin­cial y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra fir­ma­ron un con­ve­nio que lue­go de­ri­vó en una pro­pues­ta más in­te­gral pa­ra re­cons­truir el te­ji­do so­cial y pro­duc­ti­vo de to­do el de­par­ta­men­to. Se tra­ta de “El Pro­gra­ma de la Mi­cro­rre­gión San Pe­dro y La Es­pe­ran­za” y su coor­di­na­ción es­tá a car­go de la Uni­dad de Cam­bio Ru­ral (UCAR-PROSAP), jun­to con el go­bierno de Ju­juy y otros mi­nis­te­rios. “La idea es re­cu­pe­rar no só­lo el in­ge­nio sino tam­bién desa­rro­llar la zo­na, es­tar en con­tac­to con la sociedad y con la gen­te que de­man­dan tra­ba­jo”, di­ce Jor­ge Ne­me, res­pon­sa­ble de UCAR.

En esa di­rec­ción, la UCAR creó ca­de­nas pro­duc­ti­vas que in­vo­lu­cran a las mis­mas fa­mi­lias que se vin­cu­la­ron con la ac­ti­vi­dad del in­ge­nio. Se fun­da­ron dos coope­ra­ti­vas ca­ñe­ras con­for­ma­das por ex tra­ba­ja­do­res y una coope­ra­ti­va de cons­truc­ción in­te­gra­da por ex za­fre­ros ma­nua­les; y se es­tán ins­tru­men­tan­do opor­tu­ni­da­des de em­pleo, políticas pa­ra que la gen­te ten­ga vi­vien­das dig­nas, cloa­cas y elec­tri­ci­dad, ac­ce­so a la sa­lud e in­clu­so in­ter­net. Tam­bién se lan­zó un con­cur­so pa­ra “Jó­ve­nes Em­pren­de­do­res Ru­ra­les” en el que se ins­cri­bie­ron 485 pro­yec­tos que in­vo­lu­cran a 1.055 jó­ve­nes de la zo­na.

Car­los Far­fán es uno de los tra­ba­ja­do­res re­con­ver­ti­dos, di­ri­ge una coope­ra­ti­va in­te­gra­da por ex za­fre­ros que ob­tu­vo con un cré­di­to a lar­go pla­zo dos má­qui­nas co­se­cha­do­ras con las que pres­ta ser­vi­cios pa­ra el mis­mo in­ge­nio y otros pro­duc­to­res de la zo­na. “Es­tu­ve 17 años co­mo zafrero y 12 años co­mo di­ri­gen­te sin­di­cal en el in­ge­nio - di­ce Far­fán-. Y me di cuen­ta de que el vie­jo mo­de­lo de la fá­bri­ca no iba más. Lle­va­mos dé­ca­das de ma­las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra reac­ti­var­la”.

El co­mi­té de ges­tión crea­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la fá­bri­ca lo­gró avan­ces lar­ga­men­te pos­ter­ga­dos: con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, ins­tru­men­ta­ción de la ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da, le­ga­li­za­ción de la ta­rea de los za­fre­ros en ne­gro. En el or­den internacional, ges­tio­nó in­ver­sio­nes de or­ga­nis­mos de cré­di­tos mul­ti­la­te­ra­les co­mo el Ban­co Mun­dial y la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to (CAF), en­tre otros.

Con una con­sig­na cla­ra (“Re­cu­pe­ra­mos un in­ge­nio. Aho­ra hay que desa­rro­llar una re­gión”) el pro­ce­so ini­cia­do en La Es­pe­ran­za pa­re­ce irre­ver­si­ble y mar­ca un ca­mino pa­ra las eco­no­mías re­gio­na­les.

La ba­se. Una par­te cen­tral del pro­ce­so fue re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de los ca­ña­ve­ra­les de La Es­pe­ran­za.

Tec­no­lo­gía. Es­te año, se me­ca­ni­zó la co­se­cha de la ca­ña.

Desafío. Hu­bo que me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de mo­lien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.