El rie­go en­tra en una nue­va era en el país

En una reunión en el INTA Man­fre­di, se ade­lan­tó que el área irri­ga­da en la Ar­gen­ti­na po­dría du­pli­car­se.

Clarin - Rural - - EL HORIZONTE TECNOLÓGICO - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En la Ar­gen­ti­na se vie­ne una se­gun­da ola de ex­pan­sión de la tec­no­lo­gía pa­ra rie­go. Es­ta fue una de las con­clu­sio­nes cen­tra­les de la Cuar­ta Reunión In­ter­na­cio- nal de Rie­go, que se desa­rro­lló ha­ce unos días en el INTA Man­fre­di en la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que la evo­lu­ción que ya han ad­qui­ri­do las tec­no­lo­gías de irri­ga­ción en la Ar­gen­ti­na, y las nue­vas que se van su­man­do, es­tán lla­ma­das a pro­mo­ver un gran sal­to pro­duc­ti­vo en las zo­nas que apos­ta­ron a es­tos sis­te­mas. Con eje en es­ta re­vo­lu­ción, en los pró­xi­mos años se po­drían du­pli­car, ver­ti­gi­no­sa­men­te, las 2,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas que se rie­gan en la ac­tua­li­dad en el país.

En el en­cuen­tro, Eduar­do Martellotto, di­rec­tor del Cen­tro Re­gio­nal Cór­do­ba del INTA, ade­lan­tó que las tec­no­lo­gías de rie­go que vie­nen van mu­cho más allá de con­se­guir es­ta­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos. “Uti­li­zan las he­rra­mien­tas de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, pue­den apro­ve­char aguas re­si­dua­les y efluen­tes, y lo­gran ha­cer apli­ca­cio­nes de fer­ti­rrie­go y de agro­quí­mi­cos con ma­yor efi­cien­cia”, con­tó Martellotto.

En el 70% de la su­per­fi­cie ba­jo rie­go en la Ar­gen­ti­na se uti­li­za el mé­to­do su­per­fi­cial o gra­vi­ta­cio­nal, que es el que más efi­cien­cia es­tá de­man­dan­do. En cuan­to se con­si­ga, ya se ha­brá da­do un pa­so ha­cia el gran sal­to. Otro pa­so se es­tá co­men­zan­do a dar con el rie­go de cul­ti­vos ex­ten­si­vos con aguas re­si­dua­les. El po­ten­cial es enor­me, si tan só­lo se pien­sa en las aguas re­si­dua­les do­més­ti­cas (ur­ba­nas) o in­dus­tria­les.

El ingeniero Raúl Cres­pi, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to, ex­pu­so ejem­plos más que ilus­tra­ti­vos: en Is­rael, el 50% de las aguas re­si­dua­les ur­ba­nas se des­ti­nan al rie­go; las aguas re­si­dua­les de la “me­ga-ciu­dad” de Mé­xi­co pro­veen rie­go a 80.000 hec­tá­reas; en EE.UU., el agua con la cual mu­chos pi­vo­tes rie­gan mi­les de hec­tá­reas tie­nen el mis­mo ori­gen.

La pla­ta­for­ma pa­ra sol­ven­tar “lo que se vie­ne” se vió en los 48 stands de la ex­po­si­ción que se mon­tó en el INTA Man­fre­di, que acom­pa­ñó al nu­tri­do pro­gra­ma de con­fe­ren­cias. El 20% eran em­pre­sas que ofre­cían sis­te­mas de rie­go por go­teo en­te­rra­do o sub­te­rrá­neo (RGS), un sis­te­ma que ya vie­nen pro­ban­do pro­duc­to­res lí­de­res en la Pa­ta­go­nia.

En el even­to di­ser­tó el ingeniero Fred­die Lamm, un es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas (Es­ta­dos Uni­dos), quien con­tó que en su país ya se irri­gan con sis­te­mas sub­te­rrá­neos unas 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas, so­bre un to­tal de 14 mi­llo­nes de hec­tá­reas que se rie­gan con otras tec­no­lo­gías.

En al­gu­nos es­ta­dos de ese país, se­ña­ló Lamm, ri­ge un me­ca­nis­mo de sub­si­dios pa­ra cu­brir una par­te de las in­ver­sio­nes. En Ne­bras­ka, por ejem­plo, cuan­do un “far­mer” se pa­sa del sis­te­ma de rie­go por sur­co al pre­su­ri­za­do por pi­vo­te re­ci­be un in­cen­ti­vo fis­cal y lo mis­mo su­ce­de si mi­gra al go­teo en­te­rra­do, por­que lo que se per­si­gue es me­jo­rar la pre­ser­va­ción del re­cur­so agua, pro­te­ger su ca­li­dad y desa­rro­llar tec­no­lo­gías que me­jo­ren la pro­duc­ti­vi­dad en las gran­des lla­nu­ras. t

El da­to. En la ac­tua­li­dad, se rie­gan más de 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.