Cui­dan­do a la so­ja, pa­ra que rin­da más

Una in­ves­ti­ga­ción en la Fau­ba mos­tró que, con ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, más fos­fi­tos, se re­du­ce el im­pac­to de en­fer­me­da­des muy pe­li­gro­sas.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA DE PUNTA - FAU­BA Es­pe­cia pa­ra Cla­rín Ru­ral

Dos nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía (UBA) en­con­tra­ron re­sul­ta­dos alen­ta­do­res con el uso de ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, y fi­toes­ti­mu­lan­tes pa­ra con­tro­lar en­fer­me­da­des de las plan­tas.

Des­de la cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía lo­gra­ron re­du­cir has­ta 42% y 47% la in­ci­den­cia de Ma­crop­ho­mi­na pha­seo­li­na (cau­san­te de la po­dre­dum­bre car­bo­no­sa del ta­llo) en en­sa­yos con po­ta­sio, man­ga­ne­so y fos­fi­tos, y re­vir­tie­ron efec­tos ne­ga­ti­vos del gli­fo­sa­to so­bre la sa- ni­dad de la so­ja.

La po­dre­dum­bre car­bo­no­sa del ta­llo pue­de pro­vo­car da­ños de has­ta 80% en los ren­di­mien­tos de so­ja. Afec­ta prin­ci­pal­men­te a provincias del nor­te ar­gen­tino, co­mo San­tia­go del Es­te­ro y Sal­ta, e in­clu­so a paí­ses ve­ci­nos co­mo Pa­ra­guay y Bra­sil. Se tra­ta de un hon­go muy di­fí­cil de con­tro­lar, de­bi­do a que no exis­ten va­rie­da­des de so­ja re­sis­ten­tes y a que po­see más de 500 hos­pe­dan­tes y no des­apa­re­ce con ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos.

“Una vez que el hon­go es­tá ins­ta­la­do en el sue­lo es muy di­fí­cil de con­tro­lar. Ade­más, los sín­to­mas en las plan­tas re­cién se ob­ser­van du­ran­te la flo­ra­ción, ha­cia el fi­nal del ci­clo, cuan­do ya no se pue­de re­sem­brar ni apli­car fun­gi­ci­das”, ex­pli­có Na­ta­lia To­bar, ayu­dan­te de la cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la FAU­BA.

En sus es­tu­dios de te­sis pa­ra la Maes­tría en Pro­duc­ción Ve­ge­tal de la FAU­BA, di­ri­gi­da por los pro­fe­so­res Mar­ce­lo Car­mo­na y Raúl La­va­do, To­bar lo­gró re­du­cir 42% es­ta en­fer­me­dad con una apli­ca­ción 200 kg de po­ta­sio por hec­tá­rea en el es­ta­dio fe­no­ló­gi­co R4, cuan­do co­mien­za el pe­río­do crí­ti­co del cul­ti­vo. Al mis­mo tiem­po, al­can­zó re­duc­cio­nes de 40% ( con 100 ki­los de po­ta­sio por hec­tá­rea, más 600 gra­mos de man­ga­ne­so) y de 35% (apli­can­do só­lo man­ga­ne­so).

To­bar in­di­có que has­ta aho­ra los en­sa­yos fue­ron rea­li­za­dos en in­ver­nácu­los y, por ello, res­ta­ría va­li­dar­los con ex­pe­rien­cias de cam­po.

Es­tos re­sul­ta­dos fue­ron pre­sen­ta­dos en el Pri­mer Sim­po­sio so­bre De­fen­sas Na­tu­ra­les de las Plan­tas y Mi­cro­nu­trien­tes, jun­to con los de la te­sis­ta Agus­ti­na Eles­ga­ray, quien en­con­tró res­pues­tas sig­ni­fi­ca­ti­vas en la sa­ni­dad de las plan­tas al apli­car fos­fi­to de man­ga­ne­so en cul­ti­vos tra­ta­dos con el her­bi­ci­da gli­fo­sa­to.

Ade­más, la ex­pe­rien­cia con­clu­yen­te de Eles­ga­ray de­mos­tró que el gli­fo­sa­to es una he­rra­mien­ta que agu­di­za la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad cau­sa­da por Ma­crop­ho­mi­na pha­seo­li­na. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos cam­bian con la do­sis con­jun­ta del her­bi­ci­da más fos­fi­tos de man­ga­ne­so, con que se re­du­ce un 47% el ata­que del pa­tó­geno.

“Cuan­do apli­ca­mos el gli­fo­sa­to con el fos­fi­to, la en­fer­me­dad se re­du­jo 30% com­pa­ra­do con el tes­ti­go y 47% res­pec­to de una plan­ta de so­ja apli­ca­da con gli­fo­sa­to e in­fec­ta­da con el pa­tó­geno”, ex­pli­có Eles­ga­ray, cu­yos es­tu­dios tam­bién se en­mar­can en una te­sis de la Maes­tría en Pro­duc­ción Ve­ge­tal de la FAU­BA, di­ri­gi­da por Car­mo­na y Ka­ri­na Ba­les­tras­se, do­cen­te de la cá­te­dra de Bio­quí­mi­ca. Ade­más, su tra­ba­jo for­ma par­te de un con­ve­nio en­tre la FAU­BA y la em­pre­sa Spray­tec, que sol­ven­ta su be­ca de pos­gra­do y par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes.

“Los re­sul­ta­dos que ob­tu­vi­mos son im­por­tan­tes por­que el gli­fo­sa­to es el her­bi­ci­da más usa­do en la his­to­ria de la agri­cul­tu­ra. No­so­tros proponemos que los pro­duc­to­res apli­quen es­te pro­duc­to con fos­fi­tos”, di­jo la in­ves­ti­ga­do­ra,

En un en­sa­yo pre­li­mi­nar, rea­li­za­do en co­la­bo­ra­ción con Ani­ta Man­te­se, do­cen­te de la Cá­te­dra de Bo­tá­ni­ca Sis­te­má­ti­ca de la FAU­BA, To­bar com­pro­bó que aque­llas plan­tas que fue­ron fer­ti­li­za­das con 200 kg de po­ta­sio por hec­tá­rea pre­sen­tan un ma­yor cre­ci­mien­to se­cun­da­rio en com­pa­ra­ción con el tes­ti­go y un me­jor con­trol de pa­tó­ge­nos.

El man­ga­ne­so tam­bién in­flui­ría en el sis­te­ma de de­fen­sa de los cul­ti­vos y for­ma par­te de los en­sa­yos que se lle­van a ca­bo en la Cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la fa­cul­tad. t

Pa­se doc­to­ra. Eles­ga­ray (izq.) y To­bar, am­bas in­ge­nie­ras agró­no­mas, en las par­ce­las ex­pe­ri­men­ta­les de la fa­cul­tad.

Da­ños. La po­dre­dum­bre car­bo­no­sa del ta­llo pue­de ba­jar 80% los rin­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.