El desafío de ha­cer una agri­cul­tu­ra más pre­ci­sa

Son cla­ve los da­tos que brin­dan las tec­no­lo­gías.

Clarin - Rural - - TAPA - CORDOBA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL. Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“¡Es­tas en las nu­bes!”, di­ce al­guien cuan­do de­man­da con­cen­tra­ción. Has­ta aho­ra an­dar por las nu­bes fue si­nó­ni­mo de dis­trac­ción y fal­ta de aten­ción. Hoy col­gar­se de “la nu­be” sig­ni­fi­ca es­tar hi­per­co­nec­ta­do, en­vian­do y re­ci­bien­do da­tos a ser­vi­do­res de in­ter­net que re­en­vían los da­tos en múl­ti­ples di­rec­cio­nes.

Se­gui­mien­to de má­qui­nas en el lo­te, co­rrec­ción de do­sis en tiem­po real y a dis­tan­cia des­de un te­lé­fono o ta­ble­ta, ac­ti­va­ción de un equi­po de rie­go y cam­bio de la ra­ción en gran­jas, tam­bos o feed­lots, és­tas son al­gu­nas de las ofer­tas que se abren pa­ra la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria a par­tir de la trian­gu­la­ción cam­po-nu­be-ope­ra­dor.

En mu­chos ca­sos, lo que has­ta ha­ce po­cos años era cien­cia-fic­ción hoy es reali­dad cons­tan­te y so­nan­te. Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das se ha avan­za­do mu­cho en el desa­rro­llo de dis­po­si­ti­vos o he­rra­mien­tas que per­mi­ten ob­te­ner con pre­ci­sión da­tos de to­do ti­po. Des­de un mo­ni­tor de ren­di­mien­to has­ta un pi­lo­to au­to­má­ti­co o la me­di­ción de la can­ti­dad de se­mi­llas que se siem­bran por me­tro. Aho­ra bien, el desafío es de­co­di­fi­car esos da­tos que pu­lu­lan en la nu­be y ves­tir­los pa­ra la oca­sión, es de­cir, con­ver­tir­los en in­for­ma­ción pa­ra la ac­ción.

“Quie­nes ve­ni­mos acom­pa­ñan­do el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión (AP) des­de ha­ce tiem­po de­be­mos re­co­no­cer que he­mos co­me­ti­do el error de ha­ber pro­mo­vi­do la ge­ne­ra­ción de mu­cha me­ga­da­ta re­co­gi­da con ac­tua­do­res pe­ro he­mos desa­rro­lla­do po­co soft­wa­re pa­ra tra­du­cir eso en una in­for­ma­ción con­cre­ta”, apun­tó el di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y Tec­no­lo­gía Agra­ria (INIA) de Chi­le, Stan­ley Best.

El es­pe­cia­lis­ta tras­an­dino par­ti­ci­pa des­de ha­ce unos años del Cur­so de Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión que se rea­li­za en Man­fre­di, Cór­do­ba, jun­to a re­fe­ren­tes de Ar­gen­ti­na y el mun­do. Du­ran­te la char­la con

Cla­rín Ru­ral y en su ex­po­si­ción, Best re­pi­tió va­rias ve­ces que hay que brin­dar al pro­duc­tor una in­for­ma­ción sen­ci­lla y di­ge­ri­da. “Va­mos a fra­ca­sar si le ofre­ce­mos al usua­rio un je­ro­glí­fi­co que tie­ne que in­ter­pre­tar pa­ra to­mar una de­ci­sión, te­ne­mos que ha­cer una de­co­di­fi­ca­ción pre­via y dar­le al­go vi­sual y de in­ter­pre­ta­ción sim­ple”.

La co­nec­ti­vi­dad es lo que per­mi­te es­ta­ble­cer una co­mu­ni­ca­ción de ida y vuel­ta con esa nu­be de da­tos. Las em­pre­sas de co­mu­ni­ca­cio­nes han de­tec­ta­do es­ta ne­ce­si­dad y por es­to se es­tán pe­lean­do por en­trar al sec­tor agro­pe­cua­rio.

Otros ju­ga­do­res im­por­tan­tes son los pro­vee­do­res de in­su­mos, tan­to de ma­qui­na­ria co­mo de se­mi­llas o fi­to­sa­ni­ta­rios, que bus­can ad­mi­nis­trar los da­tos re­co­lec­ta­dos por mi­les de pro­duc­to­res, cru­zar­los con pers­pec­ti­vas cli­má­ti­cas y en­sa­yos y le de­vuel­ven al pro­duc­tor una pres­crip­ción que pue­de in­cluir –en­tre otras co­sas- fe­chas de siem­bra, hí­bri­do o va­rie­dad que de­be­ría sem­brar por zo­na y cla­ves de ma­ne­jo en la apli­ca­ción de los pro­duc­tos de­fen­si­vos.

“A par­tir del se­gui­mien­to re­mo­to las em­pre­sas pue­den sa­ber qué es­tán ha­cien­do los pro­duc­to­res con sus má­qui­nas e in­su­mos”, di­jo el bel­ga Jos­se de Baer­de­mae­ker, de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Leuven (Bél­gi­ca). Y agre­gó: “A la nu­be se pue­de ac­ce­der des­de un te­lé­fono, una ta­ble­ta o el or­de­na­dor en el trac­tor, a su vez, los im­ple­men­tos pue­den re­ci­bir pres­crip­cio­nes des­de las otras pla­ta­for­mas”. Pa­ra De Baer­de­mae­ker, uno de los de­ba­tes es sa­ber quién va a ges­tio­nar esos da­tos que se ge­ne­ran, de quien van a ser, si del pro­duc­tor o de las em­pre­sas.

Tam­bién vin­cu­la­do al uso que se ha­ce de las nue­vas tec­no­lo­gías, una encuesta rea­li­za­da por el INTA con 500 ca­sos re­fle­ja que des­de me­dia­dos de la dé­ca­da del 2000, se man­tie­ne una ace­le­ra­ción de la ta­sa de ven­tas de agro­com­po­nen­tes pa­ra agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. “Sin em­bar­go, cuan­do a esos usua­rios les pre­gun­ta­mos qué es­tán ha­cien­do des­de el pun­to de vis­ta agro­nó­mi­co con esos da­tos re­co­gi­dos nos en­con­tra­mos con que se le da muy po­co uso”, in­di­có Ri­car­do Mel­chio­ri, in­ves­ti­ga­dor del INTA Pa­ra­ná.

Pa­ra men­su­rar la ace­le­ra­ción que ha te­ni­do el desa­rro­llo de nue­vos im­ple­men­tos, el coor­di­na­dor Na­cio­nal del Pro­yec­to de Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión del INTA, An­drés Mén­dez, con­tó que “no só­lo hay que mi­rar a Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién se­guir lo que pa­sa en Eu­ro­pa, Chi­na y Ja­pón”.

Mén­dez pon­de­ra el gran po­ten­cial en los soft­wa­re, la ro­bo­ti­za­ción y los mo­de­los de si­mu­la­ción ca­da vez más pre­ci­sos. “No son nue­vos pe­ro per­mi­ten pre­de­cir con cer­te­za has­ta un 80%, pe­ro si co­mo se es­pe­ra, se pue­de me­dir el agua útil al­ma­ce­na­da has­ta los dos me­tros y su­ma­mos la ra­dia­ción so­lar po­dría lo­grar­se una pre­dic­ción que su­pere el 90%”, va­ti­ci­nó.

Pa­ra Mén­dez, la nu­be de da­tos, tam­bién pue­de ser­vir pa­ra cuan­ti­fi­car un se­gu­ro, re­vi­san­do el his­to­rial de rin­des, pa­ra su­mar efi­cien­cia y pro­fe­sio­na­lis­mo en la co­mer­cia­li­za­ción y pa­ra de­fen­der­se en el ca­so de que a un pro­duc­tor quie­ran co­brar­le una ren­ta pre­sun­ta ex­ce­si­va.

Fi­nal­men­te, pa­ra el coor­di­na­dor del Pro­yec­to de Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión y el de Post­co­se­cha del INTA, Ma­rio Bragachini, la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión se va a po­ten­ciar con la lle­ga­da de los na­ti­vos di­gi­ta­les, son los que na­cie­ron en la era de la compu­tación e in­ter­net, por­que pa­ra ellos son ha­bi­tua­les, co­sas que pa­ra no­so­tros, que ve­ni­mos de otra épo­ca, son aje­nas”. t

Los rin­des se po­drán pre­de­cir en un 80%, con los mo­de­los de si­mu­la­ción

INTA

El otro po­tre­ro. En las ta­reas a cam­po, los “fie­rros” ge­ne­ran mu­cha in­for­ma­ción, que suben a la “nu­be”, que es cen­tral pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Los pro­duc­to­res y ase­so­res de­ben apren­der a pro­ce­sar­la pa­ra afi­nar las es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas.

Con to­dos los chi­ches.chi­ches Los sen­so­res y los mo­ni­to­res de siem­bra y co­se­cha per­mi­ten ajus­tar el uso de los in­su­mos pa­ra aho­rrar cos­tos y me­jo­rar la efi­cien­cia de los plan­teos agrí­co­las. La co­nec­ti­vi­dad tam­bién es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.