El re­me­dio pa­ra los ba­jos pre­cios

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Si es cierto que los pre­cios de la ener­gía, que tan­to im­pac­to tie­nen en las co­ti­za­cio­nes agrí­co­las, es­tán ba­jan­do co­mo con­se­cuen­cia del au­men­to de la ofer­ta del sha­le en los EE.UU., que­da­rá pal­ma­ria­men­te de­mos­tra­do aque­llo de que “el re­me­dio pa­ra los al­tos pre­cios, son los al­tos pre­cios”.

El si­glo XXI des­per­tó con el pe­tró­leo a 20 dó­la­res el ba­rril. En esos va­lo­res, la ofer­ta fluía acor­de con el rit­mo de la de­man­da.

En­ci­ma, el de­ba­te am­bien­tal im­preg­na­ba el am­bien­te con el re­cla­mo de una re­duc­ción de las emi­sio­nes. Ni el ata­que a las Torres Ge­me­las, el 11/9/2001, mo­vió la agu­ja de los pre­cios.

Na­da pre­sa­gia­ba lo que su­ce­de­ría a po­co an­dar. De pron­to, el cru­do una per­sis­ten­te es­ca­la­da. En 2003 subió a 25 dó­la­res el ba­rril, a 30 un año des­pués, a 40 en el 2005, a 60 en el 2006. Y en el 2008 se dis­pa­ra­ba por en­ci­ma de los 100. Y allí se man­ten­dría, con al­gu­nos vai­ve­nes, has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas.

Es­te fe­nó­meno tu­vo va­rios pun­tos de apo­yo. El fun­da­men­to más fuer­te fue el des­ajus­te en­tre ofer­ta y de­man­da. Hu­bo, du­ran­te diez años, “más com­pra­do­res que ven­de­do­res”.

Lo mis­mo su­ce­dió con los gra­nos, cu­yos pre­cios ya en­to­na­dos por la tran­si­ción die­té­ti­ca de los paí­ses emer­gen­tes (en par­ti­cu­lar Chi­na), se en­con­tra­ron con un nue­vo “dri­ver”: los bio­com­bus­ti­bles.

A par­tir de los 50 dó­la­res el ba­rril, el pre­cio del maíz si­gue los pa­sos del pre­cio del cru­do. Por eso la co­ti­za­ción del “fo­rra­je­ro”, con­ver­ti­do en ener­gé­ti­co por la vía del eta­nol, pa­só de 120 a 250 dó­la­res la to­ne­la­da.

Con esa ten­den­cia de los pre­cios, el es­tí­mu­lo a la pro­duc­ción de maíz fue fe­no­me­nal.

La so­ja tu­vo que se­guir sus pa­sos, pa­ra evi­tar un vuel­co ma­si­vo al ce­real en el corn belt. Pe­ro ade­más la so­ja te­nía su pro­pia di­ná­mi­ca, an­te la fuer­te de­man­da de ha­ri­na pa­ra ba­lan­cea­dos y acei­te pa­ra des­tino ali­men­ti­cio y ener­gé­ti­co (bio­die­sel).

Mien­tras tan­to, lle­ga­ba al me­ri­ni­ció

Los bio­com­bus­ti­bles y la ali­men­ta­ción ani­mal ab­sor­ben el ex­ce­den­te de gra­nos

ca­do una nue­va olea­da de tec­no­lo­gía. Ma­yor po­ten­cial de ren­di­mien­to, me­jor res­pues­ta a stress am­bien­tal, agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión (fun­da­men­tal pa­ra aco­mo­dar­se al inexo­ra­ble au­men­to del costo de pro­duc­ción, por otra re­gla bá­si­ca del mer­ca­do: la de­man­da de­ri­va­da). En 2012 el corn belt pa­de­ció la peor se­quía en cien años. Las pér­di­das fue­ron muy in­fe­rio­res a las que se hu­bie­ran pro­du­ci­do 20 años atrás an­te el mis­mo fe­nó­meno.

Y des­pués vi­nie­ron dos co­se­chas ré­cord su­ce­si­vas. La ac­tual, en ple­na re­co­lec­ción, al­can­za­rá a 370 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Los pre­cios se de­rrum­ba­ron: de aque­llos 250, a me­nos de 140.

Las im­pli­can­cias de es­to son enor­mes. Lo pri­me­ro que hay que pre­gun­tar­se es qué hu­bie­ra pa­sa­do si no hu­bie­ra exis­ti­do la al­ter­na­ti­va del eta­nol. Un ter­cio de la co­se­cha tie­ne es­te des­tino.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, se con­su­mie­ron más de 1.000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz pa­ra pro­du­cir el bio­com­bus­ti­ble. Aho­ra, cuan­do “so­bran” 40 o 50 mi­llo­nes, los pre­cios se des­pa­rra­man.

Se­gun­da con­se­cuen­cia: con es­tos pre­cios se reac­ti­va la de­man­da de gra­nos pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal. Y, por su­pues­to, la de­man­da de ter­ne­ros por par­te de los feed­lots, que pa­sa­ron pe­nu­rias en los tiem­pos del maíz ca­ro. Hoy un ter­ne­ro pa­ra en­gor­dar (“fee­der cattle”) va­le cin­co dó­la­res el ki­lo vi­vo (el do­ble que en Su­da­mé­ri­ca).

Aho­ra el pe­tró­leo ba­jó a me­nos de 80 dó­la­res el ba­rril. Pe­ro el eta­nol fun­cio­na por­que el maíz ca­yó mu­cho más, así que la de­man­da se man­tie­ne.

El pro­ce­so es glo­bal. Los al­tos pre­cios im­pul­sa­ron tam­bién el desa­rro­llo mai­ce­ro de Bra­sil, de­ve­ni­do en se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial. Chi­na, se­gun­do pro­duc­tor, tam­bién cre­ció pe­ro igual no le al­can­za. Es­te año la fal­ta de agua les ju­gó una ma­la pa­sa­da. En Bra­sil se atra­sa la siem­bra de so­ja y eso va a com­pli­car más la siem­bra de maíz “sa­frin­ha” (se siem­bra so­bre ras­tro­jo de so­ja), ya ja­quea­da por la caí­da de la co­ti­za­ción.

Aun­que en la Ar­gen­ti­na no te­ne­mos re­me­dio, en el mun­do el re­me­dio pa­ra los ba­jos pre­cios se­rá … los ba­jos pre­cios. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.