Pa­so a pa­so, el con­trol de ma­le­zas du­ras

Una red de ex­per­tos de­fi­nió có­mo rea­li­zar los mo­ni­to­reos y ajus­tar el ma­ne­jo de los “yuyos” re­bel­des.

Clarin - Rural - - LA RESISTENCIA A HERBICIDAS - Aa­pre­sid Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El tra­ba­jo de mo­ni­to­reo de pla­gas y en­fer­me­da­des es­tá ins­ta­la­do des­de ha­ce tiem­po den­tro de las prác­ti­cas de ma­ne­jo agro­nó­mi­co, pe­ro no su­ce­de lo mis­mo con el mo­ni­to­reo sis­te­má­ti­co de ma­le­zas a pe­sar de ser és­te un pro­ble­ma ca­da vez más gra­ve en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

Por eso, un gru­po de ex­per­tos de REM (Red pa­ra el Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes), CREA (Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la), AAPPCE (Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­tec­ción Pro­fe­sio­nal de Cul­ti­vos Ex­ten­si­vos), INTA (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria) y dis­tin­tas uni­ver­si­da­des tra­ba­ja­ron en for­ma con­jun­ta pa­ra con­sen­suar un pro­to­co­lo que per­mi­ta a quie­nes re­co­rren los lo­tes te­ner un cri­te­rio uni­fi­ca­do so­bre có­mo de­be ha­cer­se el mo­ni­to­reo.

“Es­te pro­to­co­lo per­mi­te to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en tiem­po y for­ma, com­pa­rar lo­tes y se­guir la evo­lu­ción en­tre cam­pa­ñas de una ma­ne­ra ob­je­ti­va. Ade­más, fa­ci­li­ta la pla­ni­fi­ca­ción al ini­cio de ca­da cam­pa­ña y has­ta pue­de ser­vir pa­ra de­ci­dir el va­lor de al­qui­ler que pue­de pa­gar­se de acuer­do a las ma­le­zas pre­sen­tes en el lo­te y su can­ti­dad”, ex­pli­có Mar­tín Mar­zet­ti, ge­ren­te de la REM.

El ma­ne­jo de ma­le­zas de­be ha­cer­se pen­san­do no só­lo en la ma­xi­mi­za­ción del ren­di­mien­to del cul­ti­vo ac­tual sino tam­bién de los fu­tu­ros, en un mar­co de sus­ten­ta­bi­li­dad. Así, los pro­ble­mas que pue­den cau­sar las ma­le­zas su­pe­ran en al­can­ce tem­po­ral al ci­clo de los cul­ti­vos anua­les ya que cons­ti­tu­yen pro­ble­mas del lo­te y no úni­ca­men­te del cul­ti­vo ac­tual, co­mo ocu­rre con la ma­yo­ría de las pla­gas y en­fer­me­da­des. “Las ma­le­zas van a per­ma­ne­cer en el lo­te aún cuan­do no sem­bre­mos nin­gún cul­ti­vo o ro­te­mos con uno di­fe­ren­te al ac­tual”, in­di­có Mar­zet­ti.

Por es­ta mis­ma ra­zón, co­mo ad­vier­te el pro­to­co­lo, “el cri­te­rio de um­bra­les no es útil en el ca­so de las ma­le­zas y en mu­chos ca­sos el um­bral de­be ser ce­ro, pa­ra evi­tar in­fes­ta­cio­nes que lue­go se­rán muy cos­to­sas, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mo am­bien­tal”. El pro­to­co­lo ela­bo­ra­do, se ba­só en uno desa­rro­lla­do por Eduar­do Le­gui­za­món en 2011 y plan­tea dos eta­pas: un tra­ba­jo pre­vio al mo­ni­to­reo en el lo­te y otro ya den­tro de él.

La pre­via

Pa­ra lo­grar un ma­ne­jo pro­fe­sio­nal de las ma­le­zas de­be de­fi­nir­se un ca­len­da­rio anual de mo­ni­to­reo que va­ría se­gún zo­na, cul­ti­vos y ma­le­zas más im­por­tan­tes, y que in­clu­ye co­mo mí­ni­mo me­di­cio­nes du­ran­te el bar­be­cho, al ini­cio del cul­ti­vo (has­ta el cie­rre del en­tre­sur­co) y an­tes de la co­se­cha del cul­ti­vo. Pa­ra­le­la­men­te es ne­ce­sa­rio un mo­ni­to­reo pre­vio y pos­te­rior a ca­da apli­ca­ción de her­bi­ci­da, pa­ra eva­luar su efec­ti­vi­dad.

El otro tra­ba­jo pre­vio es la de­fi­ni­ción de un ran­king de ma­le­zas de la zo­na, pa­ra te­ner pre­sen­te “qué co­sas no se le pue­den es­ca­par” a quien ha­ga el mo­ni­to­reo.

Una vez que el cul­ti­vo se desa­rro­lla, en pri­mer lu­gar se de­be iden­ti­fi­car co­rrec­ta­men­te el lo­te, así co­mo de­ter­mi­nar po­si­bles am­bien­tes a di­fe­ren­ciar. En to­dos los ca­sos se de­ben mo­ni­to­rear tres sec­to­res bien de­fi­ni­dos: cer­ca de los alam­bra­dos o bor­des, en la en­tra­da de la co­se­cha­do­ra y en el in­te­rior de lo­te. Los dos pri­me­ros con el fin de iden­ti­fi­car tem­pra­na­men­te el in­gre­so de ma­le­zas per­ju­di­cia­les al lo­te, lo que per­mi­ti­rá erra­di­car­las.

En el in­te­rior del lo­te se to­man diez si­tios de mues­treo en los cua­les se mar­can las es­pe­cies pre­sen­tes con la ayu­da de una pla­ni­lla prees­ta­ble­ci­da. Al fi­na­li­zar to­das las es­ta­cio­nes se co­lo­ca la den­si­dad y ta­ma­ño de las ma­le­zas con una es­ca­la cua­li­ta­ti­va ya es­ta­ble­ci­da.

Con to­da es­ta in­for­ma­ción se de­fi­ni­rá el ni­vel de aler­ta, es de­cir, si se re­quie­re una in­ter­ven­ción in­me­dia­ta o si se pue­de es­pe­rar a un nue­vo mo­ni­to­reo. Fren­te al avan­ce de las ma­le­zas di­fí­ci­les, es­te pro­to­co­lo cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra pla­ni­fi­car los mo­ni­to­reos y las es­tra­te­gias de ma­ne­jo de un pro­ble­ma que cre­ce. t

En fo­co. Las re­co­rri­das en los lo­tes de­ben or­ga­ni­zar­se ba­jo nor­mas pre­ci­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.