Ad­vier­ten so­bre la muerte sú­bi­ta que le pe­ga a la so­ja

La es­pe­cia­lis­ta Mer­ce­des Scan­dia­ni la ex­pli­ca a fon­do.

Clarin - Rural - - TAPA - Mer­ce­des Scan­dia­ni Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En las úl­ti­mas cam­pa­ñas del cul­ti­vo de so­ja se ha ob­per­ma­ne­ce ser­va­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do del Sín­dro­me de la Muerte Sú­bi­ta (SMS) en lo­tes de pro­duc­ción de to­das las re­gio­nes de la Ar­gen­ti­na. La mis­ma si­tua­ción se da en zo­nas so­je­ras de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Bra­sil, Pa­ra­guay, Bo­li­via, y Uru­guay. Por las pér­di­das que cau­sa es­tá con­si­de­ra una de las cua­tro en­fer­me­da­des más per­ju­di­cia­les que afec­tan a los cul­ti­vos.

Aun­que ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les y la­bo­ra­to­rios pri­va­dos es­tán abo­ca­dos al estudio de es­ta pro­ble­má­ti­ca sa­ni­ta­ria, ya se han es­ta­ble­ci­dos téc­ni­ca de ma­ne­jo ba­sa­das prin­ci­pal­men­te en la elec­ción de cul­ti­va­res de buen com­por­ta­mien­to y el tra­ta­mien­to de se­mi­llas con fun­gi­ci­das.

Los or­ga­nis­mos cau­sa­les son hon­gos ha­bi­tan­tes de sue­lo: 4 es­pe­cies de Fu­sa­rium dis­tin­tas (F. vir­gu­li­for­me , F. tu­cu­ma­niae,, F. bra­si­lien­se y una es­pe­cie nue­va Fu­sa­rium cras­sis­ti­pi­ta­tum) y, si bien exis­ten evi­den­cias de la ocu­rren­cia de in­fec­cio­nes muy tem­pra­nas, en­tre 3 y 4 días des­pués de la emer­gen­cia, la cla­ra ex­pre­sión sin­to­má­ti­ca ocu­rre en los es­ta­dos re­pro­duc­ti­vos avan­za­dos R4 y R5. Es­tas es­pe­cies no son cau­san­tes de po­dre­dum­bre de la se­mi­lla y de ti­zón de plán­tu­las en pre y pos-emer­gen­cia, a di­fe­ren­cia de otras es­pe­cies de Fu­sa­rium ( co­mo F. so­la­ni, F. oxys­po­rum, F. gra­mi­nea­rum, F. se­mi­tec­tum) que sí afec­tan el stand de plan­tas en es­ta­dos tem­pra­nos del cul­ti­vo.

Las con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la en­fer­me­dad, tam­bién co­no­ci­da co­mo el sín­dro­me de la muerte re­pen­ti­na, in­clu­yen sue­los pro­duc­ti­vos fér­ti­les, hú­me­dos, siem­bra di­rec­ta con mu­chos años de so­ja sin ro­ta­ción. La se­ve­ri­dad es ma­yor con tiem­po fres­co, hú­me­do y sue­los com­pac­ta­dos con dre­na­je de­fi­cien­te. Di­chas con­di­cio­nes, en el mo­men­to de la emer­gen­cia y pos­te­rio­res a flo­ra­ción, son muy fa­vo­ra­bles pa­ra que se pro­duz­ca la in­fec­ción de las raí­ces y lue­go po­dre­dum­bre con­jun­ta­men­te con la ex­pre­sión de los sín­to­mas fo­lia­res.

La en­fer­me­dad, de­tec­ta­da por pri­me­ra vez en 1991 en Ar­kan­sas Es­ta­dos Uni­dos, cau­sa dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to. El ni­vel de pér­di­da es va­ria­ble, y de­pen­de de va­rios fac­to­res, en­tre ellos de la es­pe­cie de Fu­sa­rium, ge­no­ti­po, edad de la plan­ta al mo­men­to de la in­fec­ción, si­tio de in­fec­ción en la raíz, am­bien­te, con­di­cio­nes edá­fi­cas, pro­pie­da­des fí­si­co-quí­mi­cas del sue­lo y fe­cha de siem­bra.

Los pri­me­ros sín­to­mas ge­ne­ral­men­te se ma­ni­fies­tan a par­tir de flo­ra­ción, aun­que pue­den ob­ser­var­se en eta­pas ve­ge­ta­ti­vas. Los sín­to­mas fo­lia­res tí­pi­cos con­sis­ten en clo­ro­sis con pos­te­rior ne­cro­sis in­ter­ner­val, se­me­jan­te a las cau­sa­das por otros pa­tó­ge­nos. Hay me­nor desa­rro­llo y po­dre­dum­bre de raí­ces, por lo cual las plan­tas afec­ta­das pue­dan ser fá­cil­men­te ex­traí­das del sue­lo, y la mé­du­la blan­ca. En oca­sio­nes se pue­den ob­ser­var sig­nos so­bre las raí­ces, re­pre­sen­ta­dos por ma­sa de co­ni­dios ama­ri­llos, azu­les, ver­des, y ob­ser­var­se man­cha­do ro­ji­zo en el cue­llo de las plan­tas que mue­ren pre­ma­tu­ra­men­te en for­ma ais­la­da, más co­mún­men­te en gru­pos, o a ve­ces dis­tri­bui­das por to­do el lo­te.

Es­tu­dios rea­li­za­dos du­ran­te 2011, en Per­ga­mino (Bue­nos Ai­res), mar­can­do en un lo­te plan­tas en­fer­mas ver­sus sa­nas en ca­da una de 6 lí­neas de siem­bra, per­mi­tie­ron de­ter­mi­nar una in­ci­den­cia pro­me­dio de 51% y una re­duc­ción en el pe­so de 1000 gra­nos del or­den del 17,3%. En In­ri­vi­lle (Cór­do­ba) se re­gis­tra­ron pér­di­das de ren­di­mien­to de 58%, en Leo­nes de 54% y en Mar­cos Juá­rez de 47%. En el cen­tro-nor­te de San­ta Fe, pa­ra es­ta úl­ti­ma cam­pa­ña, se de­ter­mi­nó una pre­va­len­cia de lo­tes con SMS del 60% en so­ja de pri­me­ra y del 15% en so­ja de se­gun­da.

La siem­bra de cul­ti­va­res de buen com­por­ta­mien­to cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de ma­ne­jo del SMS. Pe­ro ade­más en el ma­ne­jo in­te­gra­do de la en­fer­me­dad se de­ben con­si­de­rar otras me­di­das co­mo el tra­ta­mien­to de se­mi­llas, prác­ti­cas cul­tu­ra­les (fe­chas y pro­fun­di­dad de siem­bra, cul­ti­vos an­te­ce­so­res, re­duc­ción de la com­pac­ta­ción), con­trol bio­ló­gi­co, as­pec­tos nu­tri­cio­na­les e in­duc­ción de los me­ca­nis­mos de de­fen­sas.

En­tre las me­di­das de ma­ne­jo ex­plo­ra­das, el tra­ta­mien­to de la se­mi­lla es la he­rra­mien­ta más di­rec­ta, ya que se tra­ta de co­lo­car un pro­duc­to efi­cien­te o fun­gi­tó­xi­co en la se­mi­lla pa­ra que lue­go pro­te­ja a las raí­ces de las in­fec­cio­nes tem­pra­nas.

La es­tra­te­gia más re­co­men­da­ble es uti­li­zar un te­rá­pi­co de se­mi­lla fun­gi­ci­da de am­plio es­pec­tro de con­trol y que sea com­pa­ti­ble con la uti­li­za­ción de ino­cu­lan­tes. La com­bi­na­ción de los prin­ci­pios ac­ti­vos Flu­dio­xo­nil con el me­ta­la­xil y el tia­ben­da­zol ha re­sul­ta­do ser la he­rra­mien­ta más efi­cien­te pa­ra re­du­cir o erra­di­car la apa­ri­ción de es­ta en­fer­me­dad. t No­ta de la Redacción: la au­to­ra es Res­pon­sa­ble de Pro­yec­tos Fi­to­pa­tó­ge­nos de Ri­zo­bac­ter.

Con­di­cio­nes. In­flu­ye mu­cho si el sue­lo es fér­til, hú­me­do y si hay mu­chos años de mo­no­cul­ti­vo de so­ja en siem­bra di­rec­ta. Ade­más, la se­ve­ri­dad es ma­yor con tiem­po fres­co y sue­los com­pac­ta­dos con dre­na­je de­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.