To­do lo que va, no vuel­ve

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Ha­ce 23 años, tras una du­ra ne­go­cia­ción en­tre el ru­ra­lis­mo y el go­bierno me­ne­mis­ta, se al­can­zó un acuer­do tras­cen­den­te: el cam­po acep­ta­ba que se le im­pu­sie­ra el IVA (has­ta en­ton­ces la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria es­ta­ba exen­ta) a cam­bio de la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Fue un buen tra­to, y el cam­po res­pon­dió tal co­mo lo ha­bía pro­me­ti­do. Mu­chos tu­vie­ron enor­mes di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción, pe­ro los que en­ten­die­ron tem­pra­na­men­te la nue­va ecua­ción le sa­ca­ron am­plio pro­ve­cho. Se ha­bía mo­di­fi­ca­do la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to, aba­ra­tan­do la tec­no­lo­gía.

El mis­mo dó­lar pa­ra com­prar, que pa­ra ven­der. Me­nos uni­da­des de tri­go o de so­ja pa­ra pa­gar una de her­bi­ci­da, fer­ti­li­zan­te o sem­bra­do­ra.

La res­pues­ta, tras un bre­ve pe­río­do de in­duc­ción, fue una fe­no­me­nal ex­plo­sión tec­no­ló­gi­ca.

En diez años, en­tre 1996 y 2005, el cam­po in­cre­men­tó un 50% la su­per­fi­cie cul­ti­va­da, pe­ro du­pli­có la pro­duc­ción. Es de­cir, au­men­tó tam­bién un 50% los rin­des agrí­co­las. Y al mis­mo tiem­po, se ex­pan­dió el stock va­cuno y se du­pli­có la pro­duc­ción lác­tea a pe­sar de la caí­da de la su­per­fi­cie des­ti­na­da a la ga­na­de­ría.

Con me­nos hec­tá­reas se pro­du­cía más car­ne y más le­che. Ade­más, me­jo­ra­ba la ca­li­dad sa­ni­ta­ria de los ro­deos, li­be­rán­do­nos del fla­ge­lo de la af­to­sa (más allá del reflujo del 2001) y en­tran­do de lleno en la era de la in­ten­si­fi­ca­ción. La in­ver­na­da tra­di­cio­nal fue en bue­na me­di­da sus­ti­tui­da por el en­gor­de a co­rral, agre­gan­do va­lor a los gra­nos.

Tran­si­tá­ba­mos la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, la del achi- que de la bre­cha tec­no­ló­gi­ca con el res­to del mun­do agrí­co­la.

Pe­ro así co­mo no hay mal que du­re cien años, no hay bien que du­re diez años. En el 2002 vol­vie­ron las re­ten­cio­nes, que fue­ron acep­ta­das (a re­ga­ña­dien­tes, pe­ro acep­ta­das al fin) sin que na­die com­pren­die­ra su im­pac­to en el flu­jo de tec­no­lo­gía.

Por iner­cia, y tam­bién por la per­sis­ten­te suba de los pre­cios inuni­dad

A par­tir de 2008, el cam­bio tec­no­ló­gi­co pier­de trac­ción. Pe­ro el Mer­co­sur avan­za

ter­na­cio­na­les, la pro­duc­ción si­guió cre­cien­do. Pe­ro el cam­bio tec­no­ló­gi­co en­tra­ba en cuar­to men­guan­te, y a par­tir de 2008 pier­de trac­ción de­fi­ni­ti­va­men­te.

Mien­tras tan­to, los ve­ci­nos del Mer­co­sur aprie­tan el ace­le­ra­dor y apro­ve­chan a fon­do el vien­to de co­la.

De pron­to, nos da­mos cuen­ta que aque­lla transac­ción de IVA ver­sus Re­ten­cio­nes, se con­vier­te en IVA más de­re­chos de ex­por­ta­ción. Y en­ci­ma el agro tie­ne que so­por­tar las dia­tri­bas ali­men­ta­das des­de lo más al­to del po­der kirch­ne­ris­ta, que sal­tó pe­li­gro­sa­men­te del plano dis­cur­si­vo a la agre­sión, con la ro­tu­ra de los si­lo­bol­sa, el ata­que con­tra el Re­na­tre y su men­tor el sin­di­ca­lis­ta Je­ró­ni­mo Ve­ne­gas, y aho­ra con la es­ta­ti­za­ción del IPCVA.

Es­te Ins­ti­tu­to fue crea­do por con­sen­so in­terno del sec­tor, con apor­tes pri­va­dos (70% los ga­na­de­ros y 30% los fri­go­rí­fi­cos). Aho­ra hay un nue­vo im­pues­to. Pa­ra col­mo, en el cam­po sa­ben bien que to­do lo que va, no vuel­ve.

La ga­na­de­ría va­cu­na es una al­ter­na­ti­va pa­ra ex­por­tar los gra­nos con va­lor agregado.

La de­man­da internacional es­tá en ple­na ex­pan­sión. Aus­tra­lia aca­ba de ce­rrar un acuer­do con Chi­na pa­ra em­bar­car un mi­llón de ani­ma­les en pie por año. No­so­tros no ne­ce­si­ta­mos car­gar bar­cos con ter­ne­ros. En la Ar­gen­ti­na hay enor­me ca­pa­ci­dad ocio­sa en la me­jor in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca.

Pe­ro en los úl­ti­mos años, la fal­sa di­co­to­mía con­su­mo ver­sus ex­por­ta­ción lle­vó a li­qui­dar mi­llo­nes de ca­be­zas y, ade­más, a achi­car el pe­so de fae­na.

Con el sim­ple ex­pe­dien­te de fo­men­tar la ex­por­ta­ción, au­men­ta­ría el pe­so de fae­na y abun­da­ría la car­ne pa­ra am­bos mer­ca­dos. Pe­ro su­ce­de exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

La car­ne pa­ga un 15% de de­re­chos de ex­por­ta­ción, más allá de la cues­tión del atra­so cam­bia­rio, que afec­ta a to­dos los sec­to­res ex­por­ta­do­res. Aho­ra apa­re­ció la cuo­ta 481, pa­ra car­ne de feed­lot con des­tino a Eu­ro­pa.

Una nue­va opor­tu­ni­dad, que co­mo re­za el ada­gio de la tri­bu afri­ca­na Wo­fol, los mi­la­gros que man­da Dios, so­lo son apro­ve­cha­dos por quie­nes es­tán des­pier­tos. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.