De con­tra­tis­ta a in­dus­trial

Con ba­se en Ca­sil­da, la fa­mi­lia To­rre­si co­men­zó ha­ce 85 años su tra­ba­jo vin­cu­la­do al cam­po. A tra­vés de cin­co ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­ron de con­tra­tis­tas a pro­duc­to­res y aho­ra se ani­ma­ron e ins­ta­la­ron un mo­lino ha­ri­ne­ro. His­to­ria pa­ra con­tar.

Clarin - Rural - - INTEGRACIÓN PRODUCTIVA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Cu­rio­si­dad, ca­pa­ci­dad e in­no­va­ción son tres pi­la­res que les han per­mi­ti­do a la fa­mi­lia To­rre­si, du­ran­te ca­si 85 años y cin­co ge­ne­ra­cio­nes, rein­ven­tar­se des­de Ca­sil­da pa­ra sub­sis­tir, apro­ve­chan­do las vas­tas opor­tu­ni­da­des que ofre­ce el sec­tor agroa­li­men­ta­rio.

His­tó­ri­ca­men­te pres­ta­do­res de ser­vi­cios agrí­co­las co­mo con­tra­tis­tas, lue­go pro­duc­to­res, aho­ra se ani­ma­ron a la in­dus­tria­li­za­ción con la ins­ta­la­ción de un mo­lino dual (tri­go y maíz o sor­go).

El ob­je­ti­vo fi­nal es avan­zar en la ca­de­na ha­cia la pro­duc­ción de fi­deos y po­len­ta, y apro­ve­char los de­ri­va­dos de la mo­lien­da pa­ra con­ver­tir pro­teí­na ve­ge­tal en ani­mal a tra­vés de un feed­lot. To­do, me­di­do y cuan­ti­fi­ca­do, ba­jo un sis­te­ma tra­za­ble que pue­den “leer” di­rec­ta­men­te los con­su­mi­do­res en la gón­do­la.

Agro­to­rre­si na­ció co­mo em­pre­sa en 1930 fun­da­da por Juan Vi­cen­te To­rre­si, ta­ta­ra­bue­lo de los her­ma­nos Gus­ta­vo y Damián, quie­nes

Los To­rre­si tra­ba­jan so­bre 80 hec­tá­reas pro­pias en Ca­sil­da y 4.500 al­qui­la­das

hoy, jun­to a su pa­dre Ro­ge­lio, han de­ci­di­do su­mar la mo­lien­da co­mo re­cur­so pa­ra es­ca­par a los vai­ve­nes de la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos. Así, los tres, jun­to a Mar­ta Mat­tie­vich (ma­dre y es­po­sa, res­pec­ti­va­men­te) for­man hoy Agro­to­rre­si In­dus­tria­le.

“Vi­mos que sien­do só­lo con­tra­tis­tas y pro­duc­to­res ha­bía mu­chos mo­men­tos en los que se nos po­nía di­fí­cil; por eso pen­sa­mos en el mo­lino co­mo una al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca pa­ra oxi­ge­nar la em­pre­sa”, le ex­pli­có Ro­ge­lio a Cla­rín Ru­ral. El hombre sien­te mu­cha ale­gría de que sus dos hi­jos, lue­go de ter­mi­nar sus es­tu­dios, ha­yan de­ci­di­do vol­ver a la em­pre­sa pa­ra in­yec­tar­le ideas re­no­va­das.

“Pa­ra mí, es un or­gu­llo enor­me pro­ce­sar lo que pro­du­ci­mos”, re­cal­có Ro­ge­lio y su hi­jo, Gus­ta­vo, re­co­no­ció: “La idea la te­nía­mos des­de ha­ce mu­chos años, pe­ro plas­mar­la era com­pli­ca­do por la aven­tu­ra eco­nó­mi­ca que sig­ni­fi­ca­ba”.

Gus­ta­vo es­tá en­car­ga­do del área co­mer­cial en la em­pre­sa. La con­cre­ción del sue­ño lle­gó en 2011, con un cré­di­to del Ban­co Na­ción, y la 2013/14 fue la pri­me­ra cam­pa­ña que mo­lie­ron. El mo­lino en sí cos­tó al­re­de­dor de 250.000 dó­la­res, pe­ro a eso hay que su­mar­le los si­los y la in­fra­es­truc­tu­ra.

Ac­tual­men­te, tra­ba­jan 80 hec­tá- reas pro­pias en Ca­sil­da (don­de es­tá el mo­lino y la ba­se cen­tral de la em­pre­sa) y 4.500 hec­tá­reas arren­da­das en cin­co provincias re­par­ti­das de la si­guien­te ma­ne­ra: unas 1.500 en la zo­na de Ca­sil­da, sur de San­ta Fe; otras 1.500 hec­tá­reas en Vi­lla­guay (En­tre Ríos), 1.000 hec­tá­reas en La Pam­pa y 500 hec­tá­reas en Ja­mes Craik (Cór­do­ba), don­de la cam­pa­ña pa­sa­da sem­bra­ron girasol con­fi­te­ro pa­ra ex­por­ta­ción.

Ade­más de bus­car una di­ver­si­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des que ve­nían ha­cien­do, la idea de ins­ta­lar un mo­lino pro­pio tie­ne co­mo ob­je­ti­vo apro­ve­char la di­fe­ren­cia de flete, que pue­de ser­vir no só­lo a los To­rre­si, sino tam­bién a otros pro­duc­to­res de la zo­na.

“Se­gún dón­de que­de el cam­po, es­ta­mos de 70 a 100 ki­ló­me­tros de los puer­tos, por lo que te­ne­mos la idea de aso­ciar­nos con otros pro­duc­to­res pa­ra man­te­ner el mo­lino abas­te­ci­do siem­pre; les con­vie­ne a ellos y nos con­vie­ne a no­so­tros”, ex­pli­có Gus­ta­vo.

Por otro la­do, en mo­men­tos en los que al tri­go y al maíz se les com­pli­ca pa­ra com­pe­tir­le a la so­ja, el mo­lino es una al­ter­na­ti­va pa­ra des­tra­bar las ro­ta­cio­nes ha­cia es­que­mas más sus­ten­ta­bles.

“Apun­ta­mos a un mo­lino dual por­que al po­der mo­ler tri­go y maíz nos per­mi­te im­pac­tar ha­cia atrás en la ro­ta­ción”, di­jo Gus­ta­vo. Tam­bién po­dría mo­ler gar­ban­zo y sor­go, pe­ro es­ta fa­se aún es una op­ción fu­tu­ra. Sin em­bar­go, To­rre­si se en­tu­sias­mó: “El sor­go vie­ne cre­cien­do en el mun­do co­mo el cul-

ti­vo del cam­bio cli­má­ti­co, por­que es más re­sis­ten­te a con­di­cio­nes hí­dri­cas ex­tre­mas com­pa­ra­do con el maíz; in­clu­so en Mé­xi­co es­tán cam­bian­do áreas de maíz por sor­go y ya prue­ban in­cor­po­rar la ha­ri­na de sor­go al con­su­mo con bue­na acep­ta­ción”.

Cuan­do el tri­go lle­ga a la plan­ta se le ha­cen los aná­li­sis de glu­ten, pe­so hec­to­lí­tri­co (Ph), hu­me­dad, ca­li­dad e im­pu­re­zas.

“Ha­ce­mos una pre lim­pie­za y en­tra al si­lo pul­món, don­de se mez­cla has­ta ob­te­ner 26 a 27 de glu­ten y pe­so hec­to­lí­tri­co de 78 y 80, que es lo que bus­ca­mos; lue­go pa­sa a una za­ran­da pa­ra lim­piar las úl­ti­mas im­pu­re­zas y que in­gre­se lo más lim­pio al mo­lino. Fi­nal­men­te se mo­ja pa­ra lle­var­lo a 16% de hu­me­dad, lo de­ja­mos unas 18 ho­ras y en­tra a mo­lien­da”, ex­pli­có Damián, ge­ren­te de pro­duc­ción de la com­pa­ñía.

To­do el pro­ce­so de mo­lien­da du­ra al­re­de­dor de trein­ta mi­nu­tos. Ac­tual­men­te pro­du­cen dos ti­pos de ha­ri­na, la tres y cua­tro ce­ros. La plan­ta, que tie­ne una ca­pa­ci­dad teó­ri­ca de trein­ta to­ne­la­das, cuen­ta con dos si­los de 1.100 to­ne­la­das y tres de 100 to­ne­la­das ca­da uno.

En los si­lo bol­sa, al la­do de la plan­ta, tie­nen guar­da­do tri­go con di­fe­ren­tes ca­li­da­des. El ob­je­ti­vo es po­der mez­clar siem­pre pa­ra ob­te­ner la ca­li­dad de glu­ten y pe­so hec­to­lí­tri­co desea­das.

La ex­trac­ción de ha­ri­na ron­da el 72% a 76% y el res­to es afre­chi­llo. Si se quie­re ob­te­ner más ha­ri­na se re­sig­na al­go de ca­li­dad.

Le­jos de des­cui­dar la ac­ti­vi­dad co­mo con­tra­tis­tas y la pro­duc­ción de gra­nos, los To­rre­si si­guen pro­cu­ran­do te­ner la me­jor tec­no­lo­gía des­de la siem­bra has­ta la co­se­cha, por­que (aho­ra más que nun­ca) sa­ben que to­do lo que se pue­da co­rre­gir en el lo­te en pos de la ca­li­dad re­per­cu­ti­rá di­rec­ta­men­te en la ha­ri­na que se ob­ten­drá en el mo­lino.

En to­dos es­tos ti­pos de em­pren­di­mien­tos, la co­lo­ca­ción tan­to del pro­duc­to co­mo del sub­pro­duc­to es lo que di­fe­ren­cia una in­ver­sión exi­to­sa de una que fra­ca­sa.

Cuan­do los To­rre­si pen­sa­ron en los ca­mi­nos pa­ra agre­gar va­lor, el ex­tru­sa­do de olea­gi­no­sas pa­ra ob­te­ner acei­te era una op­ción, en vez de la ha­ri­na. “Pe­ro nos de­ci­di­mos por la ha­ri­na por­que los sub­pro­duc­tos del mo­lino son más fá­ci­les de ven­der en es­ta zo­na que los de una acei­te­ra”, con­tó Damián.

“Na­ci­mos co­mo con­tra­tis­tas, to­man­do la pos­ta que nos de­ja­ron cua­tro ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, lue­go avan­za­mos en la mo­lien­da, y aho­ra que­re­mos se­guir con la pro­duc­ción de fi­deos e, in­clu­so, con­ver­tir en car­ne los sub­pro­duc­tos. Has­ta ya nos ins­cri­bi­mos co­mo ex­por­ta­do­res pa­ra el girasol con­fi­te­ro”, se en­tu­sias­ma Gus­ta­vo.

So­bre el fi­nal, una con­si­de­ra­ción ha­cia el fu­tu­ro: “Creo que Ar­gen­ti­na es un país de mu­chas opor­tu­ni­da­des, pe­ro te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos más en lo po­lí­ti­co; es una pe­na que sien­do la olla del mun­do no po­da­mos apro­ve­char­lo”.

Co­se­cha. Con es­ta ta­rea co­mien­za el pro­ce­so de trans­for­ma­ción del grano de tri­go. Es cla­ve lo­grar un cul­ti­vo de ca­li­dad pa­ra lue­go te­ner una ha­ri­na con­fia­ble.

To­dos To­rre­si. De iz­quier­da a de­re­cha, Ro­ge­lio (el pa­dre) y sus hi­jos Damián y Gus­ta­vo. Ca­da uno de ellos tie­ne un rol de­fi­ni­do den­tro de Agro­to­rre­si In­dus­tria­le, la em­pre­sa fa­mi­liar.

Más va­lor. Arri­ba, en dos si­los tra­di­cio­na­les se guar­dan 1.100 to­ne­la­das de gra­nos. Tam­bién se al­ma­ce­na pro­duc­ción en si­lo bol­sa. En el cen­tro, una ima­gen den­tro del mo­lino, con las mo­le­do­ras de fon­do y las bol­sas es­ti­ba­das. Aba­jo, el pro­duc­to ter­mi­na­do lue­go de la mo­lien­da del grano de tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.