La ho­ra de sa­lir del la­be­rin­to

Clarin - Rural - - MERCADOS -

En los úl­ti­mos años vie­ne cre­cien­do la con­cien­cia de la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción en­tre los pro­duc­to­res de ali­men­tos y los con­su­mi­do­res. Muy le­ja­na pa­re­ce ser hoy la dis­tan­cia en­tre la se­mi­lla, el cul­ti­vo, las va­cas, los po­llos y el pla­to de co­mi­da en la me­sa. La ur­ba­ni­za­ción mun­dial lle­va a que la bre­cha en­tre la ciu­dad y el cam­po se agran­de.

La co­mi­da es un po­ten­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción que a tra­vés del tac­to, el ol­fa­to, la vis­ta y el gus­to lle­ga a los con­su­mi­do­res, por lo me­nos, tres ve­ces al día. Lo frus­tran­te es no po­der vin­cu­lar la me­sa con la ac­ti­vi­dad del cam­po a pe­sar del po­de­ro­so víncu­lo de la co­mi­da.

La le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción de la po­bla­ción so­bre qué es lo que es­ta­mos con­su­mien­do es cre­cien­te. Pe­ro la in­for­ma­ción cla­ra, con­cre­ta y acep­ta­da por to­dos es la gran au­sen­te en es­te de­ba­te. Pa­re­cie­ra que es­ta­mos en el me­dio de un la­be­rin­to don­de hay pa­re­des cons­trui­das con una amal­ga­ma de ma­te­ria­les ta­les co­mo des­in­for­ma­ción, mi­tos, pre­jui­cios, cer­te­ras ver­da­des y, en al­gu­nos ca­sos, me­dias ver­da­des que a ve­ces son las más com­ple­jas a la ho­ra de co­mu­ni­car­nos.

Po­ca es­cu­cha y mu­cha po­si­ción to­ma­da de an­te­mano di­fi­cul­tan el diá­lo­go en mu­chas oca­sio­nes. De­más es­tá de­cir que el mie­do y la des­con­fian­za “ven­de”, y no fal­tan quie­nes ha­cen una for­ma de vi­da de la ac­ti­vi­dad pa­ra ge­ne­rar con­fu­sión. Ver­da­de­ros “con­fu­sio­nis­tas” pro­fe­sio­na­les que sí sa­ben del ma­ne­jo de los pre­jui­cios, pe­ro que co­no­cen de fi­lo­so­fía chi­na de épo­cas pre­cris­tia­nas.

Por otro la­do, las ex­pli­ca­cio­nes con ri­gu­ro­sos da­tos cien­tí­fi­cos en mu­chos ca­sos no han lle­ga­do a com­pren­der­se y me­nos aún a ge­ne­rar la con­fian­za de los con­su­mi­do­res. Es­ta fal­ta de co­ne­xión en­tre la pro­duc­ción del cam­po y la me­sa de los con­su­mi­do­res, no es un pro­ble­ma de nues­tro país so­la­men­te.

Co­mo ejem­plos, po­de­mos ci­tar el re­cha­zo vis­ce­ral ha­cia la bio­tec­no­lo­gía pa­ra su uso en la agri­cul- tu­ra en el con­ti­nen­te eu­ro­peo. En nues­tro país, los cues­tio­na­mien­tos se cen­tran más en la apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios (mal lla­ma­das “fu­mi­ga­cio­nes”).

En Eu­ro­pa se la to­ma de otra ma­ne­ra. A sim­ple vis­ta quien re­co­rre la cam­pi­ña eu­ro­pea pue­de ver los cul­ti­vos agrí­co­las a es­ca­sos me­tros de las zo­nas po­bla­das. En ese ca­so, la bue­na in­for­ma­ción, su­ma­da a la res­pon­sa­bi­li­dad de la in­dus­tria y de los pro­duc­to­res, y las re­gu­la­cio­nes ade­cua­das, lo­gra­ron una ar­mo­nía que aflo­ra en los cam­pos del vie­jo con­ti­nen­te. Ca­sas y po­bla­dos ro­dea­dos de cul­ti­vos don­de se uti­li­zan prác­ti­ca­men­te los mis­mos pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios que en nues­tro país.

Sa­bi­do es que pa­ra sa­lir de un la­be­rin­to, hay que ha­cer­lo por arri­ba, su­gi­rien­do de ese mo­do que si el ca­mino con­ven­cio­nal no fun­cio­na es im­pe­ra­ti­vo bus­car una so­lu­ción su­pe­ra­do­ra.

En es­te ca­so, una lla­ve pa­ra sa­lir del la­be­rin­to se­ría la pa­la­bra “trans­po­co- pa­ren­cia” a la ho­ra de co­mu­ni­car­nos. ¿Qué pa­sa­ría si en lu­gar de las frus­tran­tes pa­re­des que no nos per­mi­ten en­con­trar sa­li­das tra­ba­ja­mos en trans­pa­ren­tar el la­be­rin­to?

Mu­chas ma­ne­ras po­si­bles hay pa­ra me­jo­rar la trans­pa­ren­cia. Las cer­ti­fi­ca­cio­nes pue­den ser un ca­mino, no ex­clu­yen­te por cierto. Al­gu­nos pro­duc­to­res ya es­tán ge­ne­ran­do vi­si­tas a sus cam­pos in­vi­tan­do a au­to­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les que a pe­sar de vi­vir a es­ca­sos ki­ló­me­tros de los cam­pos no co­no­cen la reali­dad de la pro­duc­ción. Na­die es cul­pa­ble de no co­no­cer lo que no se mues­tra. Ojos que ven y ma­nos que to­can su­pe­ran a cual­quier cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria. Des­de ya que es­to es li­mi­ta­do, pe­ro es un co­mien­zo que ya es­tá fun­cio­nan­do.

Si su­ma­mos las re­des so­cia­les ex­pli­can­do qué ha­ce­mos, có­mo tra­ba­ja­mos, si mos­tra­mos las ca­ras de las per­so­nas que to­dos los días es­tán en el tam­bo, los ca­mio­ne­ros, los trac­to­ris­tas, los men­sua­les de a ca­ba­llo, el acer­ca­mien­to y el efec­to mul­ti­pli­ca­dor se­rá ma­yúscu­lo y a su vez de ba­jo costo.

Diá­lo­go, puer­tas abier­tas, re­des so­cia­les y trans­pa­ren­cia pue­den ser las re­ce­tas que acer­quen a pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res achi­can­do la bre­cha y, a su vez, po­ten­cian­do am­bas ener­gías pa­ra una me­jor ali­men­ta­ción de to­dos. El mun­do lo reclama y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo agri­cul­to­res. No só­lo se tra­ta de pro­du­cir bien sino que lle­gó el mo­men­to de me­jo­rar nues­tra co­mu­ni­ca­ción y los víncu­los con la sociedad. t

Un ca­mino. La cer­ti­fi­ca­ción de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las (BPA) en los cul­ti­vos pue­de ayu­dar a ge­ne­rar con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.