Re­ve­ren­cia al rey sue­lo

Hu­go Ghio, re­co­no­ci­do pro­duc­tor cor­do­bés y pio­ne­ro de Aa­pre­sid, ha­ce 30 años que vie­ne “cons­tru­yen­do” am­bien­tes, a tra­vés del estudio y ajus­te de las ro­ta­cio­nes y el ma­ne­jo. Bus­ca lo­grar los me­jo­res y más sus­ten­ta­bles lo­tes de pro­duc­ción. Có­mo lo ha­ce.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

En la agri­cul­tu­ra, al igual que en mu­chas otras ac­ti­vi­da­des, los bue­nos re­sul­ta­dos pro­duc­ti­vos sur­gen por cau­sa y efec­to de la cons­truc­ción téc­ni­ca. Hu­go Ghio, re­co­no­ci­do pro­duc­tor del sud­es­te cor­do­bés y so­cio pio­ne­ro de Aa­pre­sid, sa­be muy bien de qué se tra­ta ha­cer in­ge­nie­ría. Des­de ha­ce más de quin­ce vie­ne “cons­tru­yen­do am­bien­tes” en Don Os­val­do, su cam­po en la lo­ca­li­dad de Ca­mi­lo Aldao, a los que se su­man otros quin­ce años an­te­rio­res de prue­bas con la siem­bra di­rec­ta.

Co­mo buen agri­cul­tor y con el co­no­ci­mien­to que le brin­da ha­ber in­da­ga­do por lar­go pla­zo en los am­bien­tes de Don Os­val­do, Ghio dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral y con­tó so­bre las prin­ci­pa­les re­sul­ta­dos, ven­ta­jas, des­ven­ta­jas y be­ne­fi­cios de ajus­tar el ma­ne­jo téc­ni­co, pa­so por pa­so, en esa cons­truc­ción.

El pro­duc­tor em­pe­zó en 1997 con la ro­ta­ción tri­go/so­ja de se­gun­da y lue­go maíz, que es la que ac­tual­men­te prác­ti­ca en su cam­po y en uni­da­des pro­duc­ti­va ve­ci­nas de las que es due­ño o al­qui­la.

Ir cons­tru­yen­do am­bien­tes des­de en­ton­ces im­pli­có un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en la pro­duc­ción de sus cul­ti­vos, en la ca­li­dad de sus sue­los y en el ma­ne­jo fle­xi­ble que le per­mi­te ha­cer fren­te a di­ver­sas con­tin­gen­cias.

Ghio re­cuer­da que tam­bién hay cues­tio­nes por ajus­tar den­tro de su ro­ta­ción es­ta­bi­li­za­da, pe­ro se alien­ta cuan­do men­cio­na los be­ne­fi­cios que fue su­man­do.

“En quin­ce años se ve una me­jo­ra en mu­chos as­pec­tos, aun­que cuan­ti­fi­car­la no re­sul­ta tan sen­ci­llo. Se ve cla­ra­men­te el cam­bio en la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos, más aun en la me­di­da en que se agre­gan nu­trien­tes. Es­tos re­sul­ta­dos cam­bian con­si­de­ra­ble­men­te con la es­tra­te­gia de fertilización. Hay un sal­to cuan­do se fer­ti­li­za con un so­lo nu­trien­te res­pec­to a cuan­do se fer­ti­li­za con dos o tres dis­tin­tos y jun­tos. Tam­bién me­jo­ra la pro­duc­ción si de la fertilización se es­pe­ra re­torno eco­nó­mi­co o so­lo se re­po­ne lo que se lle­va el cul­ti­vo”, ex­pli­ca Ghio.

Por ejem­plo, ex­pli­ca que es cla­ve fer­ti­li­zar la ro­ta­ción tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz con ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre. “Con fós­fo­ro hay que fer­ti­li­zar sí o sí to­do lo que se lle­va el cul­ti­vo. En ni­tró­geno y azu­fre hay res­pues­tas has­ta más allá de las do­sis que tie­nen re­torno eco­nó­mi­co, una cues­tión que si­gue con­vi­nien­do eco­nó­mi­ca­men­te”, se­ña­la.

Por otra par­te, cons­truir am­bien­tes en ba­se a una ro­ta­ción es­ta­ble le per­mi­te es­tar apo­ya­do co­mer­cial­men­te en tres cul­ti­vos.

“Hay tres pa­tas en las que ha­cer pie en el mer­ca­do y así se es­tá me­nos ex­pues­tos a los vai­ve­nes, aun­que hoy so­la­men­te uno de los cul­ti­vos es el que da for­ta­le­za eco­nó­mi­ca”, se la­men­ta el pro­duc­tor, en cla­ra alu­sión a la di­fi­cul­tad de ex­por­tar tri­go o maíz.

La cues­tión co­mer­cial le da pie a Ghio pa­ra teo­ri­zar so­bre el im­pac­to del mo­no­cul­ti­vo y de lo que ve cuan­do com­pa­ra su es­que­ma de lar­go pla­zo con otros de la zo­na.

Sos­tie­ne que con una ma­yor in­ten­si­fi­ca­ción re­gio­nal pue­de mo­ri­ge­rar el efec­to del as­cen­so de las na­pas freá­ti­cas, una con­se­cuen­cia que pa­ra él es­tá aso­cia­da al mo­no­cul­ti­vo de so­ja. En es­te sen­ti­do, se des­mar­ca de la pro­pues­ta que ha­ce pa­ra to­da la re­gión, ya que cree que au­men­tar sus ni­ve­les de in­ten­si­fi­ca­ción di­fi­cul­ta­ría el ma­ne­jo.

“Con es­ta ro­ta­ción, mu­chas ve­ces ten­go pro­ble­mas con los ex­ce­sos de co­ber­tu­ra. Ten­go que pla­near bien el ci­clo de los cul­ti­vos y la fe­cha de siem­bra de­bi­do a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ra que to­man los sue­los, que re­tra­san el na­ci­mien­to de las plan­tas”, afir­ma.

Re­to­man­do el te­ma de las na­pas, ad­vier­te que “con un ni­vel más al­to cues­ta man­te­ner los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad del maíz, y a ve­ces del tri­go. Ade­más, crea pro­ble­mas pa­ra sem­brar y que se es­ta­blez­can la plan­tas. Son te­mas de ab­sor­ción

de nu­trien­tes y com­pli­ca prac­ti­car una ro­ta­ción es­ta­ble”.

Al ha­blar del mo­de­lo de ma­ne­jo ac­tual que tie­ne, Ghio re­fle­xio­na y di­ce que la cap­ta­ción y re­ten­ción de agua fue­ron ideas prio­ri­ta­rias en su mo­men­to pa­ra te­ner ma­yor agua dis­po­ni­ble, pe­ro hoy ese mo­de­lo pro­duc­ti­vo con­su­me muy po­co del lí­qui­do ele­men­to. Por ese mo­ti­vo, en­fa­ti­za so­bre la im­por­tan­cia de vol­ver ha­cia un sis­te­ma de ma­yor de­man­da.

Así, ex­pli­ca que “an­tes ha­bía en una gran zo­na con es­pe­cies plu­ri­anua­les (co­mo las pas­tu­ras), cul­ti­vos más su­cios por las ma­le­zas, bar­be­chos más en­ma­le­za­dos, más cul­ti­vos de in­vierno. Ac­tual­men­te sem­bra­mos so­la­men­te el maíz, que con­su­me 500 mi­lí­me­tros. Pe­ro llue­ven 900 mi­lí­me­tros por año. En­ton­ces, los ex­ce­den­tes pa­ra al­gún la­do tie­nen que ir”.

En el te­ma de las ma­le­zas, la “cons­truc­ción de am­bien­tes” le brin­dó pro­tec­ción y un me­jor per­fil sa­ni­ta­rio, ya que la ro­ta­ción de cul­ti­vos tam­bién lo obli­ga per­ma­nen­te­men­te a ro­tar prin­ci­pios ac­ti­vos de her­bi­ci­das.

To­do es­te ma­ne­jo ajus­ta­do y el co­no­ci­mien­to de ca­da uno de los lo­tes fue de­ci­si­vo pa­ra dar otro pa­so ha­cia una agri­cul­tu­ra res­pon­sa­ble. En oc­tu­bre pa­sa­do, Ghio lo­gró la do­ble cer­ti­fi­ca­ción Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da y la norma RTRS de so­ja res­po­na­ble, que otor­ga Aa­pre­sid, en 4.850 hec­tá­reas, en­tre cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos, tan­to en el sud­es­te cor­do­bés co­mo en los cam­pos de Tren­que Lau­quen, en el oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

“Son dos es­ce­na­rios com­ple­men­ta­men­te dis­tin­tos. En el sud­es­te de Cór­do­ba hay un plan­teo pu­ra­men­te agrí­co­la y en Bue­nos Ai­res es mix­to”, de­ta­lla. Y agre­ga que el aco­mo­da­mien­to ge­ne­ral de los cam­pos, o la ca­pa­ci­ta­ción de los ope­ra­rios, fue lo que le de­man­dó más tiem­po pa­ra te­ner to­do en or­den al mo­men­to de las au­di­to­rías.

Pe­ro to­mar de­ci­sio­nes y ana­li­zar am­bien­tes es par­te de la cons­tru­ción del si­tio don­de se pro­du­ci­rá. Ghio sa­be có­mo ha­cer­lo.

En el maíz. Ghio, ha­ce po­cos días, en su cam­po de Ca­mi­lo Aldao, en el sud­es­te cor­do­bés.

Ba­jo el sol cor­do­bés. Ghio en un tri­go pron­to a co­se­char­se, ha­ce po­cos días. Por ro­ta­ción, an­tes del tri­go hu­bo maíz. El pro­duc­tor des­ta­ca los múl­ti­ples be­ne­fi­cios de te­ner dos ce­rea­les en el mis­mo lo­te el mis­mo año. Lue­go de la tri­lla se im­plan­ta­rá la so­ja de se­gun­da.

Du­que­sa. So­ja de se­gun­da, so­bre el ras­tro­jo de tri­go. Es par­te del es­que­ma de Ghio. Hoy, la so­ja apor­ta la ren­ta­bi­li­dad.

Tam­bién ga­na­de­ro. Ghio tie­ne un cam­po mix­to en el oes­te bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.