Des­ta­can la ex­pan­sión de las pla­gas en el maíz

El ex­per­to Da­niel Igar­zá­bal ad­vier­te que es­ta y otras pla­gas vie­nen cre­cien­do por el uso in­de­bi­do de las nue­vas tec­no­lo­gías que tie­ne el cul­ti­vo.

Clarin - Rural - - TAPA - Da­niel Igar­zá­bal Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El ex­per­to Da­niel Igar­zá­bal ex­pli­ca por qué su­ce­dió.

Ha­ce tiem­po nos ol­vi­da­mos de ha­cer tra­ta­mien­tos pa­ra pla­gas en maíz. Eso ocu­rrió por­que irrum­pie­ron los ma­te­ria­les ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos con to­le­ran­cia o re­sis­ten­cia a de­ter­mi­na­dos in­sec­tos per­ju­di­cia­les. Pri­me­ro con el ba­rre­na­dor de la ca­ña y la apa­ri­ción de los even­tos MG. Lue­go los que to­le­ra­ban el ata­que de la oru­ga co­go­lle­ra mi­li­tar. To­das es­tas tec­no­lo­gías fue­ron rá­pi­da­men­te adop­ta­das por el pro­duc­tor, aun­que no en la to­ta­li­dad de sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas.

Es­tas tec­no­lo­gías de plan­tas mo­di­fi­ca­das po­seen ge­nes que ex­pre­san cier­tas to­xi­nas, so­lo pre­ju­di­cia­les pa­ra los in­sec­tos re­fe­ri­dos. Pe­ro una par­te muy im­por­tan­te de la tec­no­lo­gía no fue te­ni­da en cuen­ta, o no qui­sie­ron te­ner­la en cuen­ta, o era más fá­cil no te­ner­la en cuen­ta: la de re­fu­gios apa­rea­dos.

¿Por qué las plan­tas de maíz que ha­ce 5 o 6 años eran prác­ti­ca­men­te in­mu­nes al ata­que de la oru­ga co­go­lle­ra, hoy son su pan de ca­da día? Cuan­do una po­bla­ción de in­sec­tos es ex­pues­ta per­ma­nen­te­men­te, du­ran­te va­rios años, a un mis­mo fac­tor de con­trol (llá­me­se in­sec­ti­ci­da o plan­tas mo­di­fi­ca­das con ge­nes que ex­pre­san una to­xi­na), hay in­di­vi­duos que pue­den adap­tar­se en su mi­sión te­rre­nal de per­pe­tuar la es­pe­cie. Es de­cir, apa­ri­ción de al­gu­nos in­di­vi­duos que pau­la­ti­na­men­te ge­ne­ran me­ca­nis­mos que to­le­ran y re­sis­ten es­tas tec­no­lo­gías y lo trans­mi­ten a su des­cen­den­cia. Cuan­do es­tos in­di­vi­duos son mu­chos se di­ce que que­bra­ron la re­sis­ten­cia.

Pa­ra quie­nes no es­tán en el te­ma y no en­tien­den bien de que se tra­ta, hay una ma­ne­ra “más criolla” de ex­pli­car­lo. La oru­ga co­go­lle­ra es un insecto que pro­vie­ne de hue­vos pues­tos por po­li­llas que, co­mo la ma­yo­ría de los or­ga­nis­mos su­pe­rio­res, se han apa­rea­do pre­via­men­te con otras po­li­llas de su es­pe­cie. De los hue­vos (600 a 1000 por hem­bra) na­cen pe­que­ñas lar­vas que se ali­men­tan del maíz, cau­sán­do­le per­jui­cios que ter­mi­nan afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te al ren­di­mien­to.

Su­pon­ga­mos que to­das las po­li­llas son ori­gi­nal­men­te de co­lor blan­co. Es­tas po­li­llas da­rán des­cen­dien­tes (lar­vas ) que se mue­ren cuan­do con­su­men una plan­ta que fue ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­da, ya que no so­por­tan la to­xi­na que fue in­du­ci­da en es­tos ma­te­ria­les. Sin em­bar­go, en­tre tan­tos mi­les de in­di­vi­duos, unos po­cos tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­le­rar la to­xi­na y lle­gan a com­ple­tar el ci­clo. Las po­li­llas que emer­jan se­rán ne­gras. Cuan­do se cru­zan dos po­li­llas blan­cas la des­cen­den­cia es blan­ca (sus­cep­ti­ble a la to­xi­na). Pe­ro cuan­do se cru­zan dos ne­gras, la des­cen­den­cia es to­da ne­gra (re­sis­ten­te a la to­xi­na). Cuan­do se cru­za una blan­ca y una ne­gra, la des­cen­den­cia es blan­ca, y si­gue sien­do sus­cep­ti­ble a la to­xi­na.

Por eso, la gran es­tra­te­gia pa­ra cui­dar es­tos ma­te­ria­les ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos era la cons­truc­ción de re­fu­gios, que son plan­tas de maíz no mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te, las cua­les, al ali­men­tar­se la co­go­lle­ra y de­jar des­cen­den­cia, son to­das blan­cas y de­ben sem­brar­se en blo­ques apa­rea­dos, en el mis­mo lo­te de las maí­ces mo­di­fi­ca­dos. Los in­di­vi­duos que pro­vie­nen de los re­fu­gios, al cru­zar­se con al­gu­na pro­ba­ble ne­gra que hu­bie­ra sur­gi­do de las plan­tas trans­gé­ni­cas, ha­ce que su des­cen­den­cia sea blan­ca.

Pe­ro es­ta par­te de la tec­no­lo­gía fa­lló. Ca­si no se adop­ta­ron los re­fu­gios. Ca­si to­das las plan­tas de maíz eran ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das. No hu­bo ge­ne­ra­ción de blan­cas. ¿Cau­sas? Mu­chas, y res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das en­tre los pro­duc­to­res,

Una par­te im­por­tan­te de la tec­no­lo­gía son los re­fu­gios, que po­cos uti­li­zan

los se­mi­lle­ros y el Es­ta­do. Que los se­mi­lle­ros no pro­veen el mis­mo hí­bri­do pa­ra re­fu­gio, que es mu­cho lío sem­brar dos se­mi­llas dis­tin­tas en el mis­mo lo­te por­que tie­nen dis­tin­to ca­li­bre, que no se su­per­vi­só que se hi­cie­ran los re­fu­gios por en­tes gu­ber­na­men­ta­les, que no ha­cen fal­ta los re­fu­gios por­que es­tas plan­tas son “de plás­ti­co”….

La cam­pa­ña agrí­co­la pa­sa­da tu­vo ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas que fa­vo­re­cie­ron la su­per­abun­dan­cia de po­li­llas de co­go­lle­ro. Ha­ce mu­cho que no se veía una po­bla­ción tan gran­de. Y en una po­bla­ción muy gran­de, el por­cen­ta­je de in­di­vi­duos ne­gros es mu­cho ma­yor y la po­si­bi­li­dad de que se cru­cen en­tre ellos tam­bién. Sin re­fu­gios y con mu­chas ne­gras, los maí­ces son aho­ra sus­cep­ti­bles al ata­que de la oru­ga co­go­lle­ra.

¿Y aho­ra qué? La res­pues­ta es sim­ple y ter­mi­nan­te. Pa­ra que el maíz ex­pre­se el ren­di­mien­to que tie­ne ge­né­ti­ca­men­te de­ter­mi­na­do, ha­brá que ha­cer tra­ta­mien­tos pa­ra evi­tar mer­mas de ren­di­mien­to por el co­go­lle­ro. t

No­ta de la Redacción: el au­tor es pro­fe­sor ti­tu­lar de Zoo­lo­gía Agrí­co­la en la Fa­cul­tad de Cien­cias Agro­pe­cua­rias de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba.

¡Ay bi­chi­to!. La oru­ga, ha­cien­do es­tra­gos en la plan­ta de maíz. El año pa­sa­do, el cli­ma fa­vo­re­ció que hu­bie­ran mu­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.