El tri­go, nue­va­men­te ol­vi­da­do

Clarin - Rural - - GRANOS -

Se acer­ca la co­se­cha de tri­go a la zo­na cen­tral de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la prin­ci­pal pro­vin­cia pro­duc­to­ra de es­te ce­real. Y una vez más los pro­duc­to­res tri­gue­ros te­ne­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der la co­se­cha, que se cal­cu­la en 12 mi­llo­nes de to­ne­la­das. La me­jor prue­ba de ello es que el va­lor del tri­go lo­cal se des­plo­mó el 20% en só­lo 10 días, jus­to an­tes de co­men­zar la co­se­cha.

El con­su­mo in­terno anual es de apro­xi­ma­da­men­te 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Exis­te un re­ma­nen­te de la co­se­cha an­te­rior de ca­si 2 mi­llo­nes, por lo que el sal­do ex­por­ta­ble de es­ta cam­pa­ña se­ría de ca­si 8 mi­llo­nes.

El go­bierno ha au­to­ri­za­do has­ta el mo­men­to la ex­por­ta­ción de só­lo 1,5 mi­llo­nes, in­clui­da la ex­por­ta­ción de ha­ri­na en 3 tra­mos de 0,5 mi­llo­nes. Peor que en la épo­ca del se­cre­ta­rio Guillermo Mo­reno. El go­bierno va per­fec­cio­nan­do sus me­di­das en pos de sus ob­je­ti­vos: tri­go ba­ra­to pa­ra to­dos y to­das. Eso sí, po­co.

A los ex­por­ta­do­res, que ya tie­nen mu­cha mer­ca­de­ría com­pra­da, no les in­tere­sa pu­jar con gran ahín­co por el tri­go, ya que pue­den ex­por­tar de a po­co, no co­mo en otras épo­cas cuan­do los bar­cos ha­cían co­la en Ro­sa­rio y Bahía Blan­ca pa­ra car­gar tri­go, du­ran­te to­do el ve­rano.

Hoy en día po­de­mos de­cir que los ROE ver­de (per­mi­sos de ex­por­ta­ción) son mu­cho más per­ju­di­cia­les que las re­ten­cio­nes y de he­cho el pre­cio que pa­ga la mo­li­ne­ría y la ex­por­ta­ción es me­nor al FAS teó­ri­co (pre­cio de ex­por­ta­ción me­nos re­ten­cio­nes), fa­vo­re­cien­do de es­ta for­ma los gran­des ex­por­ta­do­res, que son 5 ó6, y a los mo­li­nos, per­ju­di­can­do así a los pro­duc­to­res de tri­go.

Cuan­do le co­men­té es­ta si­tua­ción a un sim­pa­ti­zan­te del kirch­ne­ris­mo me di­jo: “por su­pues­to, es­tas me­di­das son correctas por­que fa­vo­re­cen a 40 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res y no a 60 mil pro­duc­to­res de tri­go”. Los kirch­ne­ris­tas no se dan cuen­ta, o no quie­ren dar­se cuen­ta, de que la Ar­gen­ti­na pue­de pro­du­cir más de 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go y que te­ne­mos un mer­ca­do muy pró­xi­mo, Bra­sil, ávi­do del tri­go ar­gen­tino. La­men­ta­ble­men­te al go­bierno no le in­tere­sa la ma­yor pro­duc­ción y la ex­por­ta­ción, sino so­la­men­te fa­vo­re­cer a los con­su­mi­do­res. To­do es­to se en­cua­dra en la ba­nal ex­cu­sa de de­fen­der la me­sa de los ar­gen­ti­nos.

Es­tá de­mos­tra­do que el tri­go tie­ne una ba­ja in­ci­den­cia en el pre­cio fi­nal del pan: al­re­de­dor del 10 % del pro­duc­to fi­nal. El mo­li­ne­ro y el pa­na­de­ro se apro­pian de la ren­ta del pro­duc­tor, des­alen­tan­do la siem­bra y per­ju­di­can­do, a la lar­ga, a to­da la sociedad.

El con­su­mi­dor tam­po­co se vio fa­vo­re­ci­do por las me­di­das in­ter­ven­cio­nis­tas del go­bierno, pues mien­tras el pan subió des­de el 2006 de $ 2,50 a $ 25 por ki­lo, unas diez ve­ces, el tri­go au­men­tó me­nos de tres ve­ces su va­lor, pues de $ 400 por to­ne­la­da pa­só a $ 1000.

Es­ta se­ma­na tu­ve el pri­vi­le­gio de asis­tir al pri­mer Con­gre­so de Eco­no­po­lios no­mía Po­lí­ti­ca, or­ga­ni­za­do por el Cen­tro de la Coope­ra­ción que res­pon­de al dipu­tado Car­los He­ller, en con­jun­to con la Uni­ver­si­dad de Quil­mes, que ha si­do un se­mi­lle­ro de “La Cám­po­ra” y que ha co­lo­ca­do a mu­chos fun­cio­na­rios en las dis­tin­tas áreas del go­bierno.

En di­cho con­gre­so, en una de sus po­nen­cias, se ha­bla­ba so­bre de qué for­ma se po­dían apro­piar de ma­yor ren­ta so­je­ra, co­mo si ya no se hu­bie­sen apo­de­ra­do bas­tan­te. En­tre otras me­di­das, su­ge­rían crear un en­te que par­ti­ci­pa­ra en el co­mer­cio de gra­nos co­mo la ex Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos pa­ra, de esa for­ma, apro­piar­se de más ren­ta agra­ria de los pro­duc­to­res y los ex­por­ta­do­res. Mien­tras tan­to, fa­vo­re­cen a los moa gra­na­rios y per­ju­di­can a los pro­duc­to­res.

Cuan­do los con­ser­va­do­res crea­ron las jun­tas de gra­nos y car­nes, lo hi­cie­ron con la fi­na­li­dad de de­fen­der al pro­duc­tor fren­te a los gran­des mo­no­po­lios gra­na­rios y fren­te a los fri­go­rí­fi­cos ingleses. Si fue­ra esa la fi­lo­so­fía, hoy el tri­go ten­dría pre­cio sos­tén pa­ra de­fen­der a los pro­duc­to­res y no es­ta­ría­mos en ma­nos de los ex­por­ta­do­res y los mo­li­nos. Los jó­ve­nes de la Cám­po­ra y el kirch­ne­ris­mo tie­nen otra idea: la quie­ren re­crear pe­ro con la fi­na­li­dad de apro­piar­se de la ren­ta gra­na­ria. Más to­da­vía.

No pue­do en­ten­der co­mo al­gu­nos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, muy po­cos afor­tu­na­da­men­te, apo­yan a es­te go­bierno, pa­ra el cual só­lo so­mos unos pa­rá­si­tos que vi­vi­mos del “yu­yo”, que por efec­to y gra­cias a la fo­to­sín­te­sis y a la fér­ti­les tie­rras de la pam­pa hú­me­da se sien­tan a es­pe­rar, to­man­do ma­te, que la so­ja crez­ca y nos brin­de ge­ne­ro­sa su fru­to.

El prin­ci­pal pro­ble­ma de los pro­duc­to­res ru­ra­les en la Ar­gen­ti­na es que so­mos po­cos vo­tos y ca­si no te­ne­mos re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Pa­ra el go­bierno so­mos un nú­me­ro de CUIT al cual hay que per­se­guir y or­de­ñar en to­do lo más po­si­ble, sin dar­se cuen­ta de que so­mos el sec­tor más di­ná­mi­co y efi­cien­te de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Po­dría­mos ge­ne­rar mu­chos más dó­la­res sin ne­ce­si­dad de men­di­gar­los a los chi­nos o a otros y vi­vir con lo nues­tro o te­ner más dó­la­res pa­ra las im­por­ta­cio­nes, que son tan ne­ce­sa­rias y es­tán tan lle­nas de res­tric­cio­nes. t

¡A tri­llar, mi amor!. Un lo­te tri­gue­ro que ya co­men­zó a ser le­van­ta­do en el nor­te de Bue­nos Ai­res. Des­de 2006 has­ta hoy, el ki­lo de pan pa­só de $ 2,50 a na­da me­nos que $ 25, mien­tras que la to­ne­la­da de tri­go pa­só $ 400 a $ 1.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.