El tri­go quie­re re­sis­tir

Al cie­rre de la cam­pa­ña tri­gue­ra, un gru­po de pro­duc­to­res hi­zo un ba­lan­ce de ci­clo. A pe­sar de los ex­ce­sos de agua, los pro­ble­mas sa­ni­ta­rios y los ba­jos pre­cios, los re­sul­ta­dos lo­gra­dos son alen­ta­do­res. El po­ten­cial se man­tie­ne in­tac­to.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Al cie­rre de la cam­pa­ña tri­gue­ra, un gru­po de pro­duc­to­res hi­zo un ba­lan­ce de ci­clo con Cla­rín Ru­ral. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des agró­no­mi­cas de es­te año, más los pro­ble­mas co­mer­cia­les exis­ten­tes, los ren­di­mien­tos man­tie­nen la es­pe­ran­za en el ce­real.

Co­mo una mo­ne­da, des­de 2006 en ade­lan­te, ha­blar de tri­go con los pro­duc­to­res en se­gui­da mues­tra las dos ca­ras opues­tas: la bús­que­da de in­cre­men­tos de ren­di­mien­to y ca­li­dad con ma­ne­jo y tec­no­lo­gía, por un la­do; y los la­be­rin­tos y com­pli­ca­cio­nes que re­fie­ren a la co­mer­cia­li­za­ción, por otro. Ha­blar de “¿có­mo lo van a ven­der?” les cam­bia la ca­ra y el áni­mo. En mu­chos ca­sos ha so­ca­va­do el es­pí­ri­tu tri­gue­ro, en otros, por suer­te, aún no.

Con el ob­je­ti­vo de co­no­cer có­mo se ha pre­sen­ta­do la cam­pa­ña 2014/15 y las pers­pec­ti­vas fu­tu­ras pa­ra el ce­real de in­vierno, Cla­rín

Ru­ral con­sul­tó a pro­duc­to­res y ase­so­res de dis­tin­tas zo­nas tri­gue­ras y a re­fe­ren­tes de dis­tin­tos es­la­bo­nes de la ca­de­na.

En lo que res­pec­ta a lo es­tric­ta-

Hu­bo un me­nor uso de la tec­no­lo­gía, lo que lue­go se no­tó en los ren­di­mien­tos

men­te pro­duc­ti­vo, la pe­lí­cu­la de la cam­pa­ña tu­vo llu­vias a la siem­bra que sig­ni­fi­có un atra­so en la im­plan­ta­ción en va­rias zo­nas. En­tre los fac­to­res que re­ta­cea­ron ren­di­mien­to se des­ta­can di­fi­cul­ta­des en la efi­cien­cia del ni­tró­geno, en­fer­me­da­des y un ca­lor ex­tre­mo en oc­tu­bre que ade­lan­ta­ron la tri­lla.

A la ho­ra de pe­sar los gra­nos en la tol­va, tam­po­co hay que sos­la­yar que las di­fi­cul­ta­des co­mer­cia­les (cos­tos, in­fla­ción, pre­cios en ba­ja) con las que se sus­ci­tó la cam­pa­ña fa­vo­re­cie­ron re­cor­tes en el uso de tec­no­lo­gía que afec­ta­ron rin­de y ca­li­dad.

No es el ca­so de la em­pre­sa Isau­ra, que de­fien­de el tri­go co­mo po­cos a cos­ta de la so­ja de pri­me­ra, tan­to en el sud­es­te bo­nae­ren­se co­mo en la zo­na nú­cleo. “Sa­be­mos que ren­di­mien­to y ca­li­dad son cla­ves pa­ra lo­grar me­jo­res con­di­cio­nes co­mer­cia­les, por eso hi­ci­mos un gran es­fuer­zo fi­nan­cie­ro pa­ra no re­nun­ciar a la tec­no­lo­gía”, con­tó el res­pon­sa­ble del área de Pro­duc­ción, Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas. Aún así, sa­be que en cam­pos al­qui­la­dos, con to­do el tu­co, en mu­chos ca­sos, “el re­sul­ta­do va a ser ma­lo”.

Pon­de­ran­do la si­tua­ción en dis­tin­tas zo­nas, He­rre­ra Ve­gas con­si­de­ró que “va a ser una bue­na cam­pa­ña”. Aun­que re­pa­sa cua­tro va­ria­bles cla­ve: “El agua ex­ce­dió la ne­ce­si­dad del cul­ti­vo en lo­tes pla­nos y eso tra­jo apa­re­ja­do pér­di­da de su­per­fi­cie, pro­ble­mas en la efi­cien­cia de ni­tró­geno y en­fer­me­da­des”. Apa­re­cie­ron fu­sa­rium, bac­te­rio­sis y ro­ya en los cam­pos del nor­te. Tam­bién hu­bo ro­ya ne­gra del ta­llo, por to­dos la­dos es­tría bac­te­ria­na y mu­cha ro­ya anaran­ja­da.

Los pro­ble­mas pa­ra ha­cer dis­po­ni­ble el ni­tró­geno afec­ta­ron la can­ti­dad de gra­nos por me­tro cua­dra­do y el por­cen­ta­je de pro­teí­na. Co­mo co­ro­la­rio, los ca­lo­res de oc­tu­bre “so­ple­tea­ron” al cul­ti­vo pro­vo­can­do gra­nos chu­zos y acor­ta­mien­to de lle­na­do.

A di­fe­ren­cia del sud­es­te, que es­pe­ra la Na­vi­dad pa­ra arran­car las co­se­chas, en el sur de San­ta Fe ya se ven va­rios lo­tes re­cién afei­ta­dos, otros con hi­le­ras ver­des de so­ja na­cien­te y al­gu­nos po­cos aún con el cul­ti­vo en pie. Pe­ro el an­dar de las co­se­cha­do­ras es in­ce­san­te.

Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do, pro­duc­to­ra en el sur de Cór­do­ba y San­ta Fe, re­co­no­ció que es­ta cam­pa­ña, el tri­go “sir­vió mu­cho pa­ra con­su­mir el agua ex­ce­den­te”. “Es­tu­vi­mos asus­ta­dos has­ta me­dia­dos

de agos­to, por­que, a pe­sar de esa dis­po­ni­bi­li­dad hí­dri­ca no se veían bue­nos, pe­ro en sep­tiem­bre, las llu­vias lo vi­go­ri­za­ron”, con­tó. La pre­si­den­ta de Aa­pre­sid se la­men­tó por­que es­ta cam­pa­ña el tri­go se hi­zo en al­gu­nos ca­sos, a cos­ta de una me­nor tec­no­lo­gía en in­su­mos. “Me­nos fer­ti­li­zan­te, ma­los con­tro­les de en­fer­me­da­des tu­vie­ron co­mo con­se­cuen­cia que el cul­ti­vo se en­tre­ga­ra rá­pi­do y con sa­bor a po­co”, sos­tu­vo.

Ahí no­más, en Ve­na­do Tuer­to, el ase­sor de L&S Group, Luis Ne­gru­chi re­mar­có el im­pac­to que tu­vo en rin­de y ca­li­dad aquel que con­tro­ló las en­fer­me­da­des. “En un en­sa­yo, vi­mos que con dos apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­da se lo­gra­ron 4.560 kg/ha mien­tras que con una, el rin­de fue de 4.100 kg/ha “, apun­tó.

Pa­ra Ne­gru­chi, la cam­pa­ña de tri­go ha si­do “bue­na, con ren­di­mien­tos en­tre 4.000 y 6.000 ki­los”. Se mos­tró en­tu­sias­ma­do por­que, co­mo lo an­ti­ci­pa­ron, “en un año con mu­cha agua, el tri­go tam­bién sir­vió pa­ra man­te­ner las ma­le­zas a raya, al­go que preo­cu­pa mu­cho y que va a cos­tar ca­ro en lo­tes que no se al­qui­la­ron o se de­ja­ron es­tar”.

Se­gún un re­le­va­mien­to del INTA, pa­ra el sud­es­te de Cór­do­ba, fue una cam­pa­ña con 3.000 kg/ha pro­me­dio (pi­sos de 1.400 ki­los y pi­cos de 5.000 ki­los). “Te­ne­mos un po­co me­nos de ren­di­mien­tos del que es­pe­rá­ba­mos pe­ro no son ma­los”, re­co­no­ció el pro­duc­tor Iván Lu­bat­ti.

“En el cen­tro de Cór­do­ba, en sue­los bien ro­ta­dos, fer­ti­li­za­dos y con tra­ta­mien­tos de fun­gi­ci­das a tiem­po lo­gra­mos en­tre 3.000 y 4.500 kg/ha, pe­ro los que no hi­cie­ron las co­sas bien es­tán por de­ba­jo de los 2.500”, con­tó el pro­duc­tor Lu­bat­ti. Re­co­no­ció que, hoy, “se ne­ce­si­tan 3.000 kg/ha pa­ra sa­lir he­cho”. Por eso, con­tó: “En cul­ti­vos con mu­cha tec­no­lo­gía co­mo el maíz y el tri­go, bus­ca­mos cal­zar­nos en un pre­cio pi­so a la siem­bra”.

Al ana­li­zar el fu­tu­ro del tri­go, por to­do lo que re­pre­sen­ta el cul­ti­vo, el con­sul­tor Teo Zo­rra­quín se mues­tra “op­ti­mis­ta y cree que con po­cas se­ña­les se po­drían re­cu­pe­rar las 15 o 16 mi­llo­nes de to­ne­la­das”. Sin em­bar­go, en cuan­to a la cam­pa­ña 2015/16, cree que no ha­brá cam­bios en la su­per­fi­cie. Ad­vir­tió que “hay mu­chas bom­bas de tiem­po que des­ac­ti­var y, por más que la pró­xi­ma co­se­cha se co­mer­cia­li­ce con otro go­bierno es di­fí­cil que den los tiem­pos pa­ra cam­biar las ex­pec­ta­ti­vas y que au­men­te dia­me­tral­men­te la su­per­fi­cie”.

Sem­brar tri­go mues­tra las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, pe­ro arro­jar­la al ai­re, és­ta cae siem­pre de la mis­ma ca­ra. Y eso es lo que pon­de­ran los pro­duc­to­res: la im­por­tan­cia de un cul­ti­vo cla­ve.

Lar­ga­da. En la zo­na cen­tral y nor­te del país ya co­men­zó la co­se­cha de tri­go. Los ren­di­mien­tos, en pro­me­dio, se po­si­cio­nan en­tre los 4.000 a 6.000 kg/ha.

Ex­ce­sos. Al ini­cio de la cam­pa­ña, mu­chos lo­tes tri­gue­ros su­frie­ron las con­se­cuen­cias de las ex­ce­si­vas pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Es­te año, el ce­real sir­vió pa­ra con­tro­lar las ma­le­zas du­ras. Por otra par­te, hay gran­des di­fe­ren­cias de rin­de de­bi­do al uso de fun­gi­ci­das

Luis Ne­gru­chi

Sur de San­ta Fe

El tri­go sir­vió pa­ra con­su­mir los ex­ce­den­tes hí­dri­cos. Igual­men­te, has­ta agos­to, los tri­ga­les no es­ta­ban bien, lue­go me­jo­ra­ron

Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do

Sur de San­ta Fe y Cór­do­ba

El cul­ti­vo rin­dió un po­co me­nos de lo que es­pe­rá­ba­mos. Hoy ne­ce­si­ta­mos 30 qq/ha pa­ra sa­lir eco­nó­mi­ca­men­te he­chos con el tri­go

Iván Lu­bat­ti

Cen­tro de Cór­do­ba.

Hi­ci­mos un gran es­fuer­zo fi­nan­cie­ro pa­ra no re­nun­ciar a la tec­no­lo­gía ya que ne­ce­si­ta­mos ren­di­mien­to y tam­bién ca­li­dad

Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas

Sud­es­te bo­nae­ren­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.