Des­cu­bren que las plan­tas son so­li­da­rias en­tre ellas.

Lo hi­cie­ron ex­per­tos lo­ca­les. Po­dría im­pul­sar los rin­des.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

“Sue­na in­creí­ble, pe­ro las plan­tas pue­den re­co­no­cer a sus pa­rien­tes por la for­ma de su cuer­po y ac­túan en con­se­cuen­cia”, ase­gu­ró Ma­ría Crepy, téc­ni­ca del INTA Con­cep­ción del Uru­guay, En­tre Ríos e in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet.

Jun­to a Jor­ge Ca­sal, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y je­fe del La­bo­ra­to­rio de Fi­sio­lo­gía Mo­le­cu­lar de Plan­tas del Ins­ti­tu­to Le­loir, los es­pe­cia­lis- tas ana­li­za­ron el com­por­ta­mien­to de Ara­bi­dop­sis tha­lia­na, una es­pe­cie de cru­cí­fe­ra muy usa­da co­mo mo­de­lo en es­tu­dios de fi­sio­lo­gía ve­ge­tal.

Así, des­cu­brie­ron que las plan­tas se re­co­no­cen me­dian­te se­ña­les quí­mi­cas de las raí­ces y, ade­más, dis­tin­guen si sus ve­ci­nas son pa­rien­tes o no a tra­vés de re­cep­to­res de luz, lla­ma­dos fo­to­rre­cep­to­res.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción fue re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca “New Phy­to­lo­gist”.

“La luz re­fle­ja­da por ca­da plan­ta –ex­pli­có Ca­sal– con­fi­gu­ra un per­fil de luz y de som­bras que fun­cio­na co­mo un se­llo de iden­ti­dad que pue­de ser vis­to por otras plan­tas me­dian­te fo­to­rre­cep­to­res y dis­tin­guir, así, el pa­ren­tes­co de sus ve­ci­nas”.

El estudio tam­bién re­ve­ló que cuan­do las plan­tas te­nían ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas si­mi­la­res ca­da una di­rec­cio­na­ba el cre­ci­mien­to de sus ho­jas ha­cia fue­ra de la hi­le­ra, mi­ni­mi­zan­do la in­ter­fe­ren­cia con sus ve­ci­nas. En cam­bio, si los per­fi­les ge­né­ti­cos eran di­fe­ren­tes, en lu­gar de coope­rar en­tre ellas, com­pe­tían por la luz.

“Es un re­sul­ta­do muy sor­pren­den­te” ase­gu­ró Ca­sal, quien ade­más in­te­gra el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fi­sio­ló­gi­cas y Eco­ló­gi­cas Vin­cu­la­das a la Agri­cul­tu­ra (IFEVA) de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía (UBA). Y agre­gó: “Las plan­tas nos en­se­ñan que si nos po­ne­mos de acuer­do, re­sig­nar un po­co de sí mis­mas pue­de re­dun­dar en un be­ne­fi­cio pa­ra to­dos”.

Es­ta in­for­ma­ción de­ter­mi­na que, en vez de com­pe­tir por el es­pa­cio y por el ac­ce­so a la luz, coope­ran en­tre sí pa­ra apro­ve­char­lo, no in­di­vi­dual, sino co­lec­ti­va­men­te. Por ejem­plo, cuan­do las plan­tas in­ter­ec­tuan en­tre sí, amon­to­nan sus pro­pias ho­jas de mo­do que se som­brean en­tre ellas y, co­mo to­das ha­cen lo mis­mo, se re­du­ce el som­brea­do mu­tuo. Co­mo con­se­cuen­cia, cuan­do to­das las plan­tas de la hi­le­ra apar­tan sus ho­jas de las ve­ci­nas, ca­da una rin­de más en pro­duc­ción de se­mi­llas.

“Es­te be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo es ma­yor que el costo in­di­vi­dual”, sos­tu­vo Ca­sal y agre­gó que es­te ha­llaz­go po­dría me­jo­rar el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos en me­nos es­pa­cio y con más pro­duc­ción de gra­nos.

Idea. Se­gún Jor­ge Ca­sal, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y je­fe de Fi­sio­lo­gía Mo­le­cu­lar del Ins­ti­tuo Le­loir, el ha­llaz­go de la coope­ra­ción en­tre plan­tas po­dría tras­la­dar­se a los cul­ti­vos pa­ra me­jo­rar los rin­des.

En in­ver­nácu­lo. Ma­ría Crepy ob­ser­van­do la in­ter­ac­ción en­tre plan­tas ve­ci­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.