La pa­tru­lla del lo­te

Téc­ni­cos y em­pre­sas que cu­bren 8 provincias y 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas crea­ron una aso­cia­ción pa­ra la pro­tec­ción pro­fe­sio­nal de los cul­ti­vos. En la mira es­tá un ne­go­cio ca­da vez más com­ple­jo, por en­fer­me­da­des, pla­gas y ma­le­zas, pe­ro con ma­yor tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Coor­de­na­das: un lo­te en el nor­te bo­nae­ren­se. Si­tua­ción: un pro­duc­tor re­co­rre su cam­po y ad­vier­te una pla­ga que no re­co­no­ce con exac­ti­tud. Sa­ca su te­lé­fono, to­ma una fo­to­gra­fía y la en­vía a su ase­sor con el da­to geo­rre­fe­ren­cia­do de la ubi­ca­ción de la pla­ga y al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas. Mien­tras es­pe­ra la res­pues­ta, sube a su ca­mio­ne­ta, y va a otro lo­te. Es una so­ja pe­que­ña con man­cho­nes de ma­le­zas que aún no ha po­di­do con­tro­lar. Tie­ne sus sos­pe­chas res­pec­to del nom­bre de la “ma­la hier­ba”, pe­ro sa­ca una fo­to y la sube a una apli­ca­ción de re­co­no­ci­mien­to de ma­le­zas que le di­rá qué ha­cer, có­mo y cuán­do.

Las nue­vas tec­no­lo­gías que han re­vo­lu­cio­na­do la pro­duc­ción de se­mi­llas y otros in­su­mos, al igual que las ma­qui­na­rias, tam­bién es­tán cam­bian­do la ma­ne­ra en la que se re­co­no­cen pla­gas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas. Fotos y da­tos via­jan del lo­te a una compu­tado­ra o una ba­se de da­tos y so­cia­li­zan la in­for­ma­ción en re­des en bus­ca de so­lu­cio­nes “just in ti­me”. Sin em­bar­go, una de las en­se­ñan­zas que de­ja­ró ca­si dos dé­ca­das de uso de gli­fo­sa­to fue que no hay que de­jar de ir al lo­te. Los ase­so­res y pro­duc­to­res de la vie­ja es­cue­la (los que tie­nen más de 40) lo sa­ben y ad­vir­tie­ron: ¡Hay que vol­ver al cam­po!

Con es­ta idea co­mo ban­de­ra, pe­ro tam­bién el ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var pro­gra­mas de pro­tec­ción pro­fe­sio­nal de cul­ti­vos de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble, pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de bue­nas prác­ti­cas y tra­ba­jar en red, un gru­po de ase­so- res de di­fe­ren­tes zo­nas pro­duc­ti­vas crea­ron la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­tec­ción Pro­fe­sio­nal de Cul­ti­vos Ex­ten­si­vos (AAPPCE).

Cla­rín Ru­ral jun­tó en Per­ga­mino a tres di­rec­ti­vos de la fla­man­te aso­cia­ción (que cu­bre 8 provincias y 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas, des­de el NOA has­ta Bue­nos Ai­res) y re­pa­só los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos que pro­mo­ve­rán las (por aho­ra) do­ce em­pre­sas que con­for­man la AAPPCE. “El prin­ci­pal desafío que te­ne­mos por de­lan­te es tra­ba­jar en red pa­ra dar con las prác­ti­cas más ade­cua­das que con­duz­can la ac­ti­vi­dad ha­cia un mar­co de ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad”, an­ti­ci­pó el ase­sor de Cu­me SRL y pre­si­den­te de la en­ti­dad, Ra­mi­ro Ovie­do Bus­tos. Su zo­na de in­fluen­cia es el sud­es­te de Cór­do­ba. Al to­pe de sus preo­cu­pa­cio­nes es­tá la fal­ta de ro­ta­cio­nes. “Es verdad que en mu­chos ca­sos apre­mia la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro es un sis­te­ma no sus­ten­ta­ble en el tiem­po, que fa­vo­re­ce el au­men­to de cos­tos en los con­tro­les y el au­men­to de las re­sis­ten­cias; por eso va­mos a tra­ba­jar pa­ra pro­mo­ver más di­ver­si­fi­ca­ción”, an­ti­ci­pó.

Pa­ra San­tia­go Bar­be­ris, de La­res SRL (vi­ce­pre­si­den­te 1° de la en­ti­dad), hoy la preo­cu­pa­ción más im­por­tan­te son las ma­le­zas. “La re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to nos obli­gó a pen­sar en otros her­bi­ci­das, que qui­zás tie­nen me­nos po­der de ac­ción y por eso hay que ata­car an­tes, con plan­tas más pe­que­ñas”, ex­pli­có. Tam­bién pe­san fuer­te la ca­li­dad y el mo­men­to de apli­ca­ción.

En una mis­ma lí­nea de pen­sa­mien­to, Juan Dall’Or­so, de AgroCon­sul­tor (vi­ce­pre­si­den­te 2° de AAPPCE), con ba­se en el cen­tro­sur de San­ta Fe, ad­vir­tió: “Hay que dar­se cuen­ta de que la agri­cul­tu­ra cam­bió. An­tes pen­sá­ba­mos só­lo en cuán­tos quin­ta­les, y aho­ra te­ne­mos que pen­sar en el cuán­to y en el có­mo, bus­can­do tec­no­lo­gías que oca­sio­nen el me­nor im­pac­to am­bien­tal y ro­tán­do­las pa­ra man­te­ner su po­der de ac­ción”.

Las bue­nas prác­ti­cas pa­ra man­te­ner a res­guar­do las tec­no­lo­gías son fun­da­men­ta­les. Así lo ejem­pli­fi­có Bar­be­ris: “El con­trol de spo­dóp­te­ra nos per­mi­tió ha­cer maí­ces tar­díos, pe­ro en es­te mo­men­to hay al­gu­nos even­tos que lo es­tán per­dien­do por­que no hi­ci­mos re­fu­gios”. Y agre­gó: “Si se­gui­mos así, va­mos a des­truir tam­bién los nue­vos even­tos de so­ja”.

El con­cep­to de red es fun­da­men­tal en el es­pí­ri­tu de la aso­cia­ción

Aguan­te el tri­go. Ha­ce po­cos días, en Per­ga­mino, Ovie­do Bus­tos (izq.), Dall’Or­so (ctro.) y Bar­be­ris.

En el maíz. El cul­ti­vo es to­do un sím­bo­lo de una agri­cul­tu­ra más sus­ten­ta­ble, que hoy fal­ta. De izq. a der., en Per­ga­mino, Ovie­do Bus­tos, Dall’ Or­so y Bar­be­ris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.