La bio­tec­no­lo­gía, en el cen­tro

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Ya es­tá en mar­cha la úl­ti­ma cam­pa­ña de la era K. La pró­xi­se ma, se co­se­cha­rá con un nue­vo go­bierno.

To­dos sa­be­mos que el fu­tu­ro es una ca­ja de Pandora. Allí se arre­mo­li­nan to­dos los vi­cios, pe­ro en el fon­do -di­ce la mi­to­lo­gía-, anida la Es­pe­ran­za.

Con­vie­ne, en­ton­ces, ana­li­zar al­gu­nas no­ti­cias de es­tos días que qui­zá ha­yan pa­sa­do al­go des­aper­ci­bi­das, en el fá­rra­go de los dis­la­tes que ocu­pan to­da la pan­ta­lla.

Las más in­tere­san­tes tie­nen que ver con la bio­tec­no­lo­gía, sin du­da la lla­ve maes­tra de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, a la que “el mo­de­lo” le pu­so el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. Vea­mos.

Pri­me­ra no­ti­cia: Chi­na li­be­ró el MIR 162 (Díp­te­ra), un even­to bio­tec­no­ló­gi­co de Syn­gen­ta. Es­to des­tra­ba una si­tua­ción muy de­li­ca­da, ya que el go­bierno chino ha­bía man­da­do pa­ra atrás va­rios em­bar­ques de maíz es­ta­dou­ni­den­se que con­te­nían es­te ma­te­rial ge­né­ti­co. El he­cho de­ri­vó en una de­man­da ju­di­cial mi­llo­na­ria de par­te de ADM (uno de los gran­des tra­ders afec­ta­dos) con­tra Syn­gen­ta.

Pe­ro la reali­dad siem­pre se su­ble­va: Chi­na es­tá apro­ve­chan­do la ba­ja de los pre­cios agrí­co­las pa­ra reha­cer stocks, y aun­que es el se­gun­do pro­duc­tor mun­dial de maíz, ne­ce­si­ta se­guir im­por­tan­do.

La no­ti­cia le dio un im­pul­so adi­cio­nal a la co­ti­za­ción del ce­real en Chica­go, que ya ve­nía su­bien­do de mo­do con­sis­ten­te.

Sor­pre­sa en los mer­ca­dos, por­que ya es­tá aden­tro la su­per­co­se­cha y sin em­bar­go los pre­cios van pa­ra arri­ba. Y es­to su­ce­de a pe­sar de la caí­da del pe­tró­leo, que co­mo to­dos sa­be­mos, tie­ne va­sos co­mu­ni­can- tes muy fuertes con los pre­cios agrí­co­las. El eta­nol si­gue sien­do com­pe­ti­ti­vo, ba­tien­do ré­cords de ela­bo­ra­ción. Pe­ro eso es mo­ti­vo de otro aná­li­sis.

La se­gun­da no­ti­cia es lo­cal, y sue­na a pa­ra­do­ja. Un hi­jue­lo del gru­po Don Ma­rio, la crea­ti­va Ku­ma­gro, anun­ció un acuer­do con Gro­bo­co­pa­tel Her­ma­nos pa­ra ace­le­rar el desa­rro­llo de so­ja no trans­gé­ni­ca.

La bio­tec­no­lo­gía es la lla­ve maes­tra de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas

El acuer­do in­clu­ye una in­ver­sión de 20 mi­llo­nes de dó­la­res, des­ti­na­dos en­tre otras co­sas a la ela­bo­ra­ción de in­gre­dien­tes ali­men­ti­cios a par­tir de po­ro­to “GMO free”.

Don Ma­rio es una em­pre­sa for­mi­da­ble. Más de la cuar­ta par­te de la so­ja que se pro­du­ce en el mun­do tie­ne ori­gen en su ge­né­ti­ca. La ba- es su ger­mo­plas­ma, al que se le in­tro­du­je­ron los ge­nes de in­te­rés agro­nó­mi­co co­mo el RR pri­me­ro y lue­go el pa­que­te RR2 Bt (“In­tac­ta”). Pe­ro tu­vie­ron la vi­sión de con­ti­nuar con el desa­rro­llo de sus pro­pios ma­te­ria­les. Y de pron­to se en­cuen­tran con la po­si­bi­li­dad de un nue­vo ne­go­cio: aten­der el ni­cho (que siem­pre exis­tió) pa­ra so­ja li­bre de trans­gé­ni­cos, que aho­ra es más atrac­ti­vo por­que se han di­lui­do bas­tan­te las ven­ta­jas ini­cia­les del pa­que­te “gli­fo más RR”.

La irrup­ción de ma­le­zas to­le­ran­tes ha­ce que el costo de pro­duc­ción y la com­ple­ji­dad cre­cien­te del ma­ne­jo tien­de a em­pa­re­jar la ecua­ción. La “pri­ma”, que an­tes no era in­tere­san­te, de pron­to em­pie­za a ser­lo.

La al­ter­na­ti­va In­tac­ta de Mon­san­to po­dría re­no­var la bre­cha tec­no­ló­gi­ca, pe­ro el mer­ca­do acep­ta a re­ga­ña­dien­tes las con­di­cio­nes que pre­ten­de su men­to­ra.

La ter­ce­ra no­ti­cia tie­ne que ver con Bio­ce­res, la for­mi­da­ble crea­ción de un gru­po de pro­duc­to­res lí­de­res, que es­ta se­ma­na in­for­mó sus avan­ces a los ac­cio­nis­tas.

En po­cos años, Bio­ce­res lo­gró desa­rro­llar un port­fo­lio bio­tec­no­ló­gi­co su­ma­men­te atrac­ti­vo, con al­gu­nos pro­duc­tos de al­to im­pac­to glo­bal a pun­to de ca­ra­me­lo.

La qui­mo­si­na, un sus­ti­tu­to del cua­jo que se uti­li­za ma­si­va­men­te pa­ra la pro­duc­ción de que­so, se ob­tie­ne a par­tir del cár­ta­mo mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te. Ya hay una plan­ta pi­lo­to en pro­duc­ción.

Pe­ro la gran es­pe­ran­za es el pa­que­te de ge­nes de to­le­ran­cia a stress que ya se pre­sen­tó pa­ra su des­re­gu­la­ción en la Co­mi­sión Na­cio­nal Ase­so­ra de Bio­tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (Conabia).

Re­cor­de­mos que es­te even­to re­ci­bió la ben­di­ción de Ar­ca­dia, una em­pre­sa ca­li­for­nia­na que in­vir­tió fuer­te en Bio­ce­res y es­tá con­du­cien­do el pro­ce­so de apro­ba­ción en los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.