Y los dó­la­res flu­ye­ron, más allá de po­lé­mi­cas

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA -

Los ver­des de la co­se­cha. El 2014 qui­zás fue el año más po­lé­mi­co en cuan­to a las li­qui­da­cio­nes de dó­la­res pro­ve­nien­tes de las ex­por­ta­cio­nes de la agroin­dus­tria, por­que las acu­sa­cio­nes de re­te­ner los gra­nos que el Go­bierno dis­pa­ró so­bre los pro­duc­to­res fue­ron más fuertes que nun­ca. Sin em­bar­go, los da­tos fi­na­les del año mues­tran que fue el se­gun­do con ma­yo­res li­qui­da­cio­nes. La in­for­ma­ción que re­co­pi­la la Cá­ma­ra de la In­dus­tria Acei­te­ra de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (CIA­RA) pre­ci­sa que el 2014 ce­rró con 24.143 mi­llo­nes de dó­la­res, mon­to so­lo su­pe­ra­do en el 2011, cuan­do se al­can­za­ron 25.133 mi­llo­nes de dó­la­res. Lue­go, en 2012 y 2013, “ape­nas” se ha­bían su­pe­ra­do los 23.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro más allá de la po­lé­mi­ca, hay un da­to que va­le le pe­na des­ta­car: en 10 años, es­tas ci­fras más que se du­pli­ca­ron, ya que en 2004 y 2005, las li­qui­da­cio­nes se ubi­ca­ron en “ape­nas” unos 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

• Au­tos, pro­pie­da­des y agro. ¿Có­mo re­sis­tie­ron dis­tin­tos sec­to­res de la eco­no­mía, in­clu­yen­do al agro, los em­ba­tes de la re­ce­sión en el 2014 y las me­di­das del Go­bierno que les pe­gan de lleno? Mi­ran­do los nú­me­ros ma­cro de ca­da uno que se co­no­cie­ron es­ta se­ma­na, que siem­pre “ocul­tan” par­ti­cu­la­ri­da­des, el agro pa­re­ce ha­ber lo­gra­do la me­jor en­tre las ma­las per­fo­man­ces. El sec­tor au­to­mo­triz re­gis­tró pa­ten­ta­mien­tos 28% me­no­res a los del 2013, re­tro­ce­dien­do a los ni­ve­les del 2010. La ven­ta de pro­pie­da­des en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que mar­ca una re­fe­ren­cia en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, ca­yó has­ta no­viem­bre un 9% anual. Las ex­por­ta­cio­nes del agro, en cam­bio, su­pe­raron en 2014 a las de los dos años pre­ce­den­tes, co­mo se de­ta­lla en el pá­rra­fo an­te­rior.

• Los bio­ló­gi­cos van a fon­do. Las com­pa­ñías lí­de­res en la pro­duc­ción de ino­cu­lan­tes en el país, que des­de ha­ce unos años se iden­ti­fi­can con la más am­plia de­fi­ni­ción de fa­bri­can­tes de “pro­duc­tos bio­ló­gi­cos”, si­guen apre­tan­do el ace­le­ra­dor, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa el agro hoy. Los de Ri­zo­bac­ter, en Per­ga­mino, apo­ya­dos en su alian­za es­tra­té­gi­ca con Syn­gen­ta, si­guen mi­ran­do fuer­te a los mer­ca­dos del ex­te­rior. En esa lí­nea, ha­ce po­cos días re­ci­bie­ron a una de­le­ga­ción de Chi­na, que re­co­rrió la plan­ta y avan­zó en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­to y tec­no­lo­gía. En la pri­me­ra fi­la del mer­ca­do tam­bién es­tá la ex Ni­tra­gin, aho­ra de­no­mi­na­da Mon­san­to BioAg, fru­to de la alian­za, se­lla­da a ini­cios de 2014, en­tre la da­ne­sa No­vozy­mes, que ha­bía ad­qui­ri­do la com­pa­ñía, y Mon­san­to. A pe­sar de la de­ba­cle del tri­go de los úl­ti­mos años, aho­ra se lan­za con un nue­vo ino­cu­lan­te pa­ra ese cul­ti­vo, que le da­rá más vi­gor a las raí­ces. Bia­gro, que ter­cia­ba en la pe­lea del seg­men­to, fue ad­qui­ri­da el año pa­sa­do por el gi­gan­te ale­mán Ba­yer, que aún no pa­re­ce ha­ber­le da­do un rum­bo cla­ro a su nue­va com­pa­ñía. Y lue­go hay fir­mas que quie­ren ga­nar te­rreno, co­mo Ba­ren­brug, de ori­gen ho­lan­dés y ba­se lo­cal tam­bién en Per­ga­mino, que re­cien­te­men­te se lan­zó con ino­cu­lan­tes desa­rro­lla­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra dis­tin­tas re­gio­nes del país.

• Los agro­quí­mi­cos, con buen año. En es­tos días de ba­lan­ces, el sec­tor de los agro­quí­mi­cos tam­bién co­men­zó a ha­cer el su­yo. Y los nú­me­ros mues­tran que, en tér­mi­nos glo­ba­les, re­gis­tró un cre­ci­mien­to des­ta­ca­do, so­bre to­do en el con­tex­to di­fí­cil que atra­vie­sa la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Una ca­li­fi­ca­da fuen­te del ne­go­cio di­jo a Cla­rín Ru­ral que es­ti­ma que el 2014 ce­rró con ven­tas to­ta­les de agro­quí­mi­cos cer­ca­nas a los 2.800 o 2.900 mi­llo­nes de dó­la­res. La ci­fra sig­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to de en­tre 8% y 11% con res­pec­to a los 2.600 que fac­tu­ró el seg­men­to en el 2013. Los pro­duc­tos que más cre­cie­ron -in­di­có la fuen­te- fue­ron her­bi­ci­das se­lec­ti­vos (co­mo con­se­cuen­cia bá­si­ca­men­te de la ex­pan­sión de la pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas), in­sec­ti­ci­das (mu­chos ata­ques de pla­gas du­ran­te la cam­pa­ña pa­sa­da) y fun­gi­ci­das. Tam­bién se ven­die­ron más her­bi­ci­das no se­lec­ti­vos (gli­fo­sa­to), aun­que se tra­ta de un ne­go­cio que, en ge­ne­ral, apor­ta me­nos mar­gen a las em­pre­sas. El in­for­man­te agre­gó que un ru­bro que no re­gis­tró cre­ci­mien­to fue el de tra­ta­mien­to de se­mi­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.