Qui­tar las­tre, cor­tar ama­rras

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

A pre­pa­rar­se pa­ra re­cu­pe­rar el rum­bo, el del cre­ci­mien­to y la ex­pan­sión

El sec­tor agroin­dus­trial ar­gen­tino tie­ne mo­ti­vos pa­ra es­tar or­gu­llo­so. Y a la vez, frus­tra­do.

Los re­sul­ta­dos de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, que se ama­só en los 80 y es­ta­lló a me­dia­dos de los 90, fue­ron con­tun­den­tes: en­tre 1995 y el 2008, la pro­duc­ción agrí­co­la se du­pli­có en vo­lu­men y cua­dru­pli­có en va­lor. Es­to úl­ti­mo, co­mo con­se­cuen­cia de un cam­bio en la ca­nas­ta de pro­duc­tos, con el avan­ce vo­lup­tuo­so de la so­ja, cu­yo va­lor du­pli­ca al de los ce­rea­les. Y tam­bién por la me­jo­ra de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, que tre­pa­ron con­sis­ten­te­men­te des­de que des­pun­tó el si­glo XXI co­mo con­se­cuen­cia de la ex­pan­sión de la de­man­da.

Al mis­mo tiem­po, cre­cía la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na, le­che, po­llos, en­tre los prin­ci­pa­les ru­bros de la pam­pa hú­me­da. Y tam­bién se asis­tía a una só­li­da ex­pan­sión de los pro­duc­tos de las eco­no­mías re­gio­na­les.

Los ex­ce­den­tes que ago­bia­ron al sec­tor du­ran­te dé­ca­das se de­rri­tie­ron en la vo­ra­ci­dad de mi­llo­nes de nue­vos con­su­mi­do­res, ge­ne­ran­do un nue­vo es­ce­na­rio internacional. Una opor­tu­ni­dad úni­ca. Y la es­tá­ba­mos apro­ve­chan­do.

Lo más no­ta­ble fue que to­do es­te cre­ci­mien­to ocu­rrió sin plan ofi­cial al­guno. Pe­ro lle­gó el “ex­pe­ri­men­to K”, que con­sis­tió en po­ner un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria de la his­to­ria. Ha­ce cua­tro años, cuan­do se lan­zó el Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio (PEA) se plan­tea­ron me­tas tan am­bi­cio­sas co­mo fac­ti­bles. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra se al­can­zan las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos, el stock ga­na­de­ro si­gue sin re­pun­tar, la pro­duc­ción de le­che es­tá es­tan­ca­da, y las eco­no­mías re­gio­na­les de ba­se agrí­co­la cru­jen ame­na­za­do­ra­men­te.

Los ideó­lo­gos del mo­de­lo se es­tán co­ci­nan­do en la sal­sa de su ig­no­ran­cia.

El país es­tá acu­cia­do por la fal­ta de di­vi­sas, cuan­do de­bie­ra na­dar en la abun­dan­cia, co­mo en los paí­ses ve­ci­nos, atra­ve­sa­dos por el mis­mo es­ce­na­rio internacional. Allí no fal­tan remedios ni in­su­mos ni tam­po­nes.

No ha­ble­mos de Uru­guay, “un país chi­co” co­mo di­cen nues­tros pla­ni­fi­ca­do­res.

Ha­ble­mos de Bra­sil, que pa­ra mu­chos fue un es­pe­jo adon­de mi­rar­se: se con­vir­tió en el nú­me­ro uno del mun­do en ca­fé, so­ja, car­ne va­cu­na, po­llo, azú­car, ju­go de naranja y eta­nol. En­tre 1991 y el 2013 pa­só de pro­du­cir 58 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos, a 187.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta ex­pan­sión, en on­ce años (en­tre 2002 y 2013) cua­dru­pli­có el in­gre­so de di­vi­sas del sec­tor, pa­san­do de 25 a 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

El año pa­sa­do, el su­pe­rá­vit de la ba­lan­za co­mer­cial agro­pe­cua­ria al­can­zó el ré­cord de 83.000 mi­llo­nes de dó­la­res. El agro se con­vir­tió en la lo­co­mo­to­ra de la eco­no­mía, con el 23% del PBI, el 30% del em­pleo y el 42% de las ex­por­ta­cio­nes.

Al go­bierno de iz­quier­da (Lu­la pri­me­ro y Dil­ma lue­go, aho­ra re­ele­gi­da) ja­más se le hu­bie­ra ocu­rri­do po­ner una ba­rre­ta en la es­ca­le­ra me­cá­ni­ca.

Es­te cre­ci­mien­to se con­vir­tió en desa­rro­llo. Co­rrien­te arri­ba, una po­de­ro­sa in­dus­tria de ma­qui­na­ria agrí­co­la, fer­ti­li­zan­tes, agro­quí­mi­cos, se­mi­llas. Co­rrien­te aba­jo, la ma­yor po­ten­cia mun­dial en pro­teí­nas ani­ma­les, fru­to de la con­ver­sión de gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­na de so­ja en car­nes y lác­teos de to­do ti­po.

Cre­cen las ciu­da­des y los pue­blos. Ma­ri­lia, en el co­ra­zón del es­ta­do de San Pa­blo, al­ber­ga in­dus­trias co­mo Jac­to, con mi­les de em­plea­dos, su pro­pia pla­ta­for­ma lo­gís­ti­ca (que da ser­vi­cio a otras in­dus­trias). John Dee­re aca­ba de inau­gu­rar su ma­yor plan­ta mun­dial pa­ra pro­du­cir pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces, en el es­ta­do de Ma­to Gros­so. Es no­ta­ble: va­rios hi­tos de nues­tra re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca go­zan de los be­ne­fi­cios de la ex­pan­sión.

Des­de com­pa­ñías de se­mi­llas (bue­na par­te de la ge­né­ti­ca de so­ja vie­ne de las ar­gen­ti­nas Ni­de­ra y Don Ma­rio) has­ta los ba­rra­les de fi­bra de car­bono que les pro­vee King Agro des­de su plan­ta de San Fernando.

Bueno, a pre­pa­rar­se. Qui­tar las­tre, cor­tar ama­rras. No es tan com­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.