Los con­se­jos de los ex­per­tos pa­ra evi­tar que las va­cas su­fran el ca­lor

Los téc­ni­cos del INTA re­co­mien­dan con­tar con bue­nos es­pa­cios de som­bra y agua­das. Tam­bién acon­se­jan prio­ri­zar las “die­tas frías” en el ve­rano.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El INTA re­co­mien­da dar ra­ción tres ho­ras des­pués del pi­co de tem­pe­ra­tu­ra.a.

Las va­cas y no­vi­llos de la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na, que tie­nen un mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo de las ra­zas bri­tá­ni­cas, tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al frío pe­ro son más sen­si­bles a las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das en la pri­ma­ve­ra y en el ve­rano. El INTA ad­vier­te que los es­tu­dios con­fir­man que la ra­dia­ción so­lar, la ve­lo­ci­dad del vien­to, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re y su con­te­ni­do de va­por de agua con­di­cio­nan el es­ta­do de con­fort de los ani­ma­les y los pue­den es­tre­sar.

El ín­di­ce de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad (ITH) es el in­di­ca­dor más uti­li­za­do pa­ra mo­ni­to­rear si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les re­sul­tan es­tre­san­tes pa­ra los bo­vi­nos, lo que per­mi­te eva­luar la si­tua­ción de los ani­ma­les y to­mar me­di­das de ma­ne­jo. Los téc­ni­cos pre­ci­san que el ran­go de tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal de con­fort es­ti­ma­do pa­ra va­cas de ra­zas bri­tá­ni­cas va de 15° a 25°.

Con el ob­je­ti­vo de cal­cu­lar los va­lo­res de ín­di­ce de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad (ITH) du­ran­te los me­ses de má­xi­mas tem­pe­ra­tu­ras, en­tre fi­nes de 2013 y de 2014, un gru­po de téc­ni­cos de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Cuen­ca del Sa­la­do del INTA, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, im­pul­sa­ron un estudio pa­ra de­ter­mi­nar cuál fue el gra­do de ries­go de es­trés tér­mi­co que su­frie­ron los bo­vi­nos de esa re­gión ga­na­de­ra, la más im­por­tan­te del país.

Los téc­ni­cos del INTA se­ña­lan que el es­trés ca­ló­ri­co afec­ta ne­ga­ti­va­men­te la pro­duc­ti­vi­dad del ani­mal, la ap­ti­tud re­pro­duc­ti­va y la sa­lud. En va­cas de tam­bo es­ta si­tua­ción ge­ne­ra una dis­mi­nu­ción en el con­su­mo de fo­rra­je de un 10% a un 20%, una ba­ja en la pro­duc­ción lác­tea y co­mo con­se­cuen­cia un me­nor pe­so del ter­ne­ro al mo­men­to del des­te­te. A su vez se ve afec­ta­da la fer­ti­li­dad, ya que se re­du­cen las ta­sas de pre­ñez por muerte em­brio­na­ria, me­nor pe­so al na­cer y dis­mi­nu­ción de la via­bi­li­dad de los ter­ne­ros.

En ani­ma­les en re­cría que su­fren es­te ti­po de cuadro, se ve afec­ta­da la ga­nan­cia dia­ria de pe­so por un me­nor con­su­mo de ali­men­to. Hay que te­ner en cuen­ta que las die­tas más con­cen­tra­das en ener­gía ge­ne­ran me­nos fer­men­ta­ción que las die­tas en ba­se a fo­rra­je. Y que las die­tas ri­cas en fi­bra son me­nos ener­gé­ti­cas y ge­ne­ran un ma­yor ca­lor me­ta­bó­li­co a raíz del tiem­po de fer­men­ta­ción.

“Los ani­ma­les en con­fi­na­mien­to son más sus­cep­ti­bles a su­frir es­trés ca­ló­ri­co, a cau­sa del ha­ci­na­mien­to su­ma­do a la po­si­ble fal­ta de ac­ce­so a som­bra”, avi­san los téc­ni­cos del INTA.

En cuan­to a la sa­ni­dad re­sul­ta im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que exis­ten mi­co­to­xi­nas ca­pa­ces de agra­var el es­trés tér­mi­co por ser ca­pa­ces de pro­du­cir hi­per­ter­mia en el ani­mal. Tal es el ca­so de la fes­tu­co­sis u otros hon­gos en­dó­fi­tos y el cor­ne­zue­lo, que pue­de es­tar pre­sen­te en di­fe­ren­tes gra­mí­neas du­ran­te el ve­rano.

En cuan­to al ma­ne­jo, los téc­ni­cos del INTA su­gie­ren pre­ver la “dis­po­ni­bi­li­dad de agua ap­ta pa­ra el con­su­mo, pro­veer de som­bra a los ani­ma­les y mo­di­fi­car los pa­tro­nes de ali­men­ta­ción, da­do que pa­ra ani­ma­les en en­cie­rre a co­rral es con­ve­nien­te dar a la tar­de más co­mi­da y me­nos a la ma­ña­na”. Una re­co­men­da­ción cla­ve es en­tre­gar el 70% del to­tal del ali­men­to dia­rio en­tre 2 y 3 ho­ras des­pués del pi­co de tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal, pa­ra evi­tar ma­nio­bras de ma­ne­jo y arreo cuan­do ha­ce más ca­lor en los po­tre­ros.

JOSE AL­MEI­DA

Ali­vio. Los lu­ga­res con som­bra son im­por­tan­tes pa­ra dar­les con­fort a los ani­ma­les y mi­ti­gar las pér­di­das por la caí­da en el rit­mo del or­de­ñe du­ran­te el ve­rano.

Aten­ti. La ma­yor par­te de la ra­ción hay que dar­la tres ho­ras des­pués del pi­co de ca­lor, di­cen los téc­ni­cos del INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.