El pi­cu­do ne­gro ame­na­za a los lo­tes so­je­ros del NOA

Es­te insecto pue­de pro­du­cir pér­di­das de has­ta un 100% en la so­ja del NOA, di­cen los ex­per­tos de Obis­po Colombres.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

Es una pla­ga que pue­de cau­sar da­ños de has­ta el 100%.

Los ma­yo­res da­ños del pi­cu­do se pro­du­cen du­ran­te el lle­na­do de gra­nos

En el no­roes­te ar­gen­tino, el com­ple­jo de pi­cu­dos que ata­ca a la so­ja cons­ti­tu­ye una pro­ble­má­ti­ca de mu­cha im­por­tan­cia­pa­ra los pro­duc­to­res.

Por es­te mo­ti­vo, es­pe­cia­lis­tas de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Obis­po Colombres, en Tu­cu­mán, ad­vier­ten, en un in­for­me, que du­ran­te enero, fe­bre­ro y mar­zo es la épo­ca de emer­gen­cia de los adul­tos del pi­cu­do ne­gro de la so­ja (Rhys­so­ma­tus sub­ti­lis), es­ti­mu­la­dos por la ocu­rren­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes. La pre­sen­cia de los adul­tos y la épo­ca de pre­ci­pi­ta­cio­nes tam­bién coin­ci­de con las eta­pas ve­ge­ta­ti­vas y re­pro­duc­ti­va de la so­ja en es­ta re­gión. De es­tas dos fa­ses, la re­pro­duc­ti­va y el lle­na­do de gra­nos son las más sen­si­bles a los da­ños.

El pi­cu­do ne­gro es una es­pe­cie con gran po­ten­cial de da­ño, que cau­sa pér­di­das de has­ta un 100% del ren­di­mien­to en la olea­gi­no­sa cuan­do no se lo con­tro­la, aler­tan los es­pe­cia­lis­tas en su in­for­me.

Por otra par­te, se­ña­lan que, te­nien­do en cuen­ta la coin­ci­den­cia del mo­men­to de má­xi­ma emer­gen­cia de adul­tos con las eta­pas re­pro­duc­ti­vas de la so­ja re­sul­ta im­por­tan­te lle­gar con ba­jos ni­ve­les de la in­fes­ta­ción al mo­men­to de lle­na­do de los gra­nos.

La fa­se co­rres­pon­dien­te al lle­na­do (R5 a R6) es la eta­pa crí­ti­ca pa­ra el ma­ne­jo del pi­cu­do, ya que es­te insecto pue­de oca­sio­nar pér­di­das del ren­di­mien­to de has­ta un 60%. En es­ta fa­se, las hem­bras co­lo­can los hue­vos en el in­te­rior de las vai­nas de la so­ja y las lar­vas, al na­cer, se ali­men­tan de los gra­nos en desa­rro­llo, afec­tan­do di­rec­ta­men­te (e in­di­rec­ta­men­te) el ren­di­mien­to del cul­ti­vo. Los da­ños in­di­rec­tos se pro­du­cen con el ata­que de pa­tó­ge­nos fún­gi­cos a los gra­nos, que afec­tan pos­te­rior­men­te su ca­li­dad, a par­tir de la he­ri­da que deja la hem­bra adul­ta en la vai­na.

Pa­ra el con­trol de es­ta pla­ga de im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca, los es­pe­cia­lis­tas tucumanos acon­se­jan los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos fo­lia­res me­dian­te el uso de prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo fi­pro­nil, or­ga­no­fos­fo­ra­dos, pi­re­troi­des y mez­clas de es­tos con neo­ni­co­ti­noi­des. Es­tas es­tra­te­gias de ma­ne­jo de in­sec­ti­ci­das de­ben ser com­ple­men­ta­rias con la apli­ca­ción de cu­ra­se­mi­llas pa­ra los ata­ques del pi­cu­do en los pri­me­ros días lue­go de la emer­gen­cia.

Al mis­mo tiem­po, los ex­per­tos sos­tie­nen que pa­ra una ma­yor efi­ca­cia de con­trol, el mo­men­to de apli­ca­ción del pro­duc­to es con la ex­po­si­ción de la pla­ga, que ocu­rre en las úl­ti­mas ho­ras de la tar­de y du­ran­te la no­che.

Los ex­per­tos con­clu­yen su in­for­me con una ad­ver­ten­cia: “En la ac­tua­li­dad exis­ten in­sec­ti­ci­das co­mún­men­te usa­dos en el cul­ti­vo de so­ja (IGR, los car­ba­ma­tos y las dia­mi­das) que no lo­gran con­tro­lar a los adul­tos de pi­cu­do ne­gro”.

Muy da­ñino. El pi­cu­do pro­vo­ca da­ños en to­do el ci­clo de la so­ja. La eta­pa más sen­si­ble es la re­pro­duc­ti­va, en pleno lle­na­do de gra­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.