La so­ja que lar­gó en el in­vierno

Lo ha­bi­tual es sem­brar­la en pri­ma­ve­ra. Pe­ro la fa­mi­lia To­rre­si, en San­tia­go del Es­te­ro, apro­ve­chó que te­nía bue­na hu­me­dad y lo hi­zo a prin­ci­pios de se­tiem­bre. Lo­gró co­se­char a fin de año y fue el pri­mer lo­te de la cam­pa­ña en lle­gar a Ro­sa­rio. Los pros y c

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

La lle­ga­da del pri­mer ca­mión con so­ja al puer­to de Ro­sa­rio es un he­cho des­ta­ca­do ape­nas co­mien­za ca­da año. Con el re­ma­te de es­te lo­te que ha­ce la Bol­sa de Co­mer­cio ro­sa­ri­na arran­ca for­mal­men­te la co­mer­cia­li­za­ción de la olea­gi­no­sa.

El 5 de enero lle­gó el pri­mer lo­te de 30.000 ki­los de so­ja a la ter­mi­nal del puer­to que es­tá en Ri­car­do­ne y se des­car­gó en la plan­ta de Vi­cen­tín. En­tre el 2 y el 3 de enero, la fa­mi­lia To­rre­si, con ba­se en Ca­ña­da de Gó­mez, lo co­se­chó en Los Ju­ríes, a 50 ki­ló­me­tros al nor­te de la lo­ca­li­dad de Ban­de­ra, en el sud­es­te de San­tia­go del Es­te­ro.

Ma­xi­mi­li­ano To­rre­si, res­pon­sa­ble ad­mi­nis­tra­ti­vo y de lo­gís­ti­ca de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, dia­lo­gó con

Cla­rín Ru­ral y con­tó so­bre los de­ta­lles téc­ni­cos que die­ron con una co­se­cha tan tem­pra­na y có­mo la fir­ma es com­pe­ti­ti­va, agro­nó­mi­ca­men­te, en una zo­na di­fí­cil.

Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, li­de­ra­da por Mi­guel An­gel, el pa­dre de Ma­xi­mi­li­ano, pro­du­ce en cam­pos pro­pios y de ter­ce­ros, y ade­más brin­da los ser­vi­cios de siem­bra, pul­ve­ri­za­ción y co­se­cha en­tre Ca­ña­da de Gó­mez y Los Ju­ríes. Tam­bién son due­ños de dos ca­mio­nes pa­ra el tras­la­do de los gra­nos que pro­du­cen, lo cual les ali­via­na par­te de los gas­tos en flete.

Apro­xi­ma­da­men­te, un 30% de la su­per­fi­cie en la que pro­du­cen es en cam­pos pro­pios y la res­tan­te se ha­ce en es­ta­ble­ci­mien­tos arren­da­dos. Los her­ma­nos de Ma­xi­mi­li­ano, Gon­za­lo y Ma­tías, tam­bién tra­ba­jan en la fir­ma y es­tán abo­ca­dos al área pro­duc­ti­va.

Se­gún Ma­xi­mi­li­ano, la siem­bra de es­ta so­ja pri­mi­cia fue una de­ci-

So­bre los lo­tes de la so­ja de pri­ma­ve­ra se es­tá sem­bran­do maíz de se­gun­da

sión es­tra­té­gi­ca y arries­ga­da.

“Sem­brar so­ja en fe­chas tan tem­pra­nas, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, es muy atí­pi­co en San­tia­go del Es­te­ro. So­lo se pue­de ha­cer cuan­do hay bue­nas llu­vias en oto­ño e in­vierno, las cua­les re­car­gan los per­fi­les. Con res­pec­to a es­to - di­ce To­rre­si-, aun pue­do re­cor­dar cuan­do co­se­chá­ba­mos los maí­ces de la cam­pa­ña pa­sa­da ba­jo la lluvia en ju­lio”. Así, agre­ga, to­do el equi­po de tra­ba­jo ve­nía eva­luan­do es­te com­por­ta­mien­to anor­mal del cli­ma du­ran­te la tem­po­ra­da fría y em­pe­za­ron a pen­sar en la po­si­bi­li­dad de sem­brar un do­ble cul­ti­vo de ve­rano.

“Arries­ga­mos con es­ta de­ci­sión y de­ja­mos 500 hec­tá­reas sin apli­car de­ter­mi­na­dos her­bi­ci­das que son tóxicos pa­ra la so­ja. Cuan­do en los pri­me­ros días de sep­tiem­bre llo­vie­ron unos mi­lí­me­tros pa­ra hu­me­de­cer los pri­me­ros cen­tí­me­tros del sue­lo, que era lo que se ne­ce­si­ta­ba pa­ra im­plan­tar, lo hi­ci­mos”, ex­pli­ca.

Co­mo par­te de es­te ma­ne­jo es­tra­té­gi­co de do­ble cul­ti­vo sem­bra­ron un gru­po de ma­du­rez cor­to de so­ja (gru­po 4), en una zo­na don­de se siem­bran gru­pos lar­gos, y así po­der tri­llar a fin de año.

“Que­ría­mos que el cul­ti­vo se be­ne­fi­cia­ra con las pre­ci­pi­ta­cio­nes de pri­ma­ve­ra y que lle­ga­se al pe­río­do crí­ti­co en no­viem­bre con bue­na dis­po­ni­bi­li­dad de agua. La siem­bra y la emer­gen­cia fue­ron sa­tis­fac­to­rias. Lue­go del na­ci­mien­to, el cul­ti­vo pa­só unos días con tem­pe­ra­tu­ras frías y, pa­sa­do es­te fren­te, so­bre­vi­nie­ron días de muy al­ta tem­pe­ra­tu­ra. Creo que esa com­bi­na­ción afec­tó el nor­mal desa­rro­llo del cul­ti­vo y de­ter­mi­nó una ar­qui­tec­tu­ra muy ba­ja”, cuen­ta To­rre­si. Por es­te mo­ti­vo, aña­de, que­da­ron chau­cas de so­ja muy cer­ca­nas al sue­lo que la pla­ta­for­ma de la co­se­cha­do­ra no pu­do re­co­lec­tar.

“Cal­cu­la­mos que las pér­di­das fue­ron de 4 qq/ha de­bi­do a la al­tu­ra a las que es­ta­ban las vai­nas. Así ter­mi­na­mos co­se­chan­do 16 qq/ha de un plan­tío que te­nía po­ten­cial pa­ra 20 quin­ta­les”, se la­men­ta.

Es­tas pér­di­das tam­bién obli­ga­ron a los To­rre­si a cam­biar la de­ci­sión glo­bal que te­nían so­bre los lo­tes que des­pe­ja­ba la so­ja pri­mi­cia.

to­dos los in­su­mos son ca­ros pa­ra pro­du­cir. La se­mi­lla, los agro­quí­mi­cos, el fer­ti­li­zan­te, el flete…, más aun si con­si­de­ro que no­so­tros te­ne­mos las he­rra­mien­tos pro­pias pa­ra ha­cer las la­bo­res agrí­co­las. En reali­dad, su­ce­de que los gra­nos que pro­du­ci­mos no va­len”.

El nor­te pre­sen­ta mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra pro­du­cir más y me­jor. Hay que ser es­tra­té­gi­co en la pla­ni­fi­ca­ción y ajus­tar bien ca­da de­ci­sión de ma­ne­jo, más allá de las mu­chas vi­ci­si­tu­des que pre­sen­ta es­ta re­gión, so­bre to­do hoy. y so­la­men­te se la tra­tó con una apli­ca­ción de in­sec­ti­ci­da y otra de fun­gi­ci­da.

Pa­ra con­cluir, To­rre­si se re­fie­re al ne­go­cio de sem­brar en es­ta zo­na en cam­pos arren­da­dos.

“Hay ne­go­cios pun­tua­les pa­ra co­mer­cia­li­zar la so­ja en la zo­na, pe­ro se ter­mi­na pa­gan­do lo mis­mo que en­vian­do el grano a Ro­sa­rio. In­va­ria­ble­men­te, la me­jor al­ter­na­ti­va es re­co­rrer los 600 ki­ló­me­tros has­ta el puer­to”, ma­ni­fies­ta. Y, fi­nal­men­te, re­fle­xio­na, aso­cia­do a los cos­tos: “No­so­tros cree­mos que no es que es­ce­na­rio muy com­pli­ca­do. De­bi­do a la pre­sión de es­pe­cies di­fí­ci­les, co­mo Gomph­re­na, Bo­rrei­ra, ra­ma ne­gra, sor­go de Ale­po o Ch­lo­ris. Una de­mo­ra en su ma­ne­jo se pa­ga muy ca­ro”, ad­vier­te el pro­duc­tor. Pe­ro afir­ma que la in­ten­si­fi­ca­ción, cuan­do el cli­ma lo per­mi­te, co­mo se los per­mi­tió el año pa­sa­do, ayu­da en la lu­cha con­tra las ma­le­zas pro­ble­má­ti­cas, ya que se acor­tan los tiem­pos del bar­be­cho.

Sa­ni­ta­ria­men­te, la so­ja pri­mi­cia de los To­rre­si tu­vo un buen com­por­ta­mien­to, acla­ra el pro­duc­tor,

“Iba­mos a sem­brar so­ja de se­gun­da so­bre la de pri­ma­ve­ra, pe­ro el bro­ta­do que la co­se­cha­do­ra no pu­do tri­llar, di­fi­cul­ta­ría el ma­ne­jo.Ade­más, es­tá­ba­mos atra­sa­dos con la fe­cha de se­gun­da. Por eso, en los lo­tes de la so­ja de pri­ma­ve­ra es­ta­mos sem­bran­do maíz. Es­te cul­ti­vo nos apor­ta más es­ta­bi­li­dad de ren­di­mien­to en esos am­bien­tes en es­tas fe­chas”, se­ña­la To­rre­si.

San­tia­go del Es­te­ro es una zo­na que se con­vir­tió en un si­tio de re­fe­ren­cia de­bi­do a la di­fi­cul­tad pa­ra el ma­ne­jo de las ma­le­zas. “Es un

Jun­tos. En su cam­po san­tia­gue­ño de Los Ju­ríes, de izq. a der., Ma­xi­mi­li­ano, Ma­tías, Mi­guel An­gel y Gon­za­lo To­rre­si.

Tem­pra­ne­ra. La so­ja pri­mi­cia se sem­bró en sep­tiem­bre. Las bue­nas llu­vias de oto­ño e in­vierno re­car­ga­ron los per­fi­les y per­mi­tie­ron im­plan­tar en fe­cha atí­pi­ca.

Postales. A la izq., la tri­lla de la so­ja pri­mi­cia. En el cen­tro (de izq. a der.) Ma­tías, Ma­xi­mi­li­ano, Mi­guel An­gel y Gon­za­lo To­rre­si. A la der., las vai­nas, po­si­cio­na­das cer­ca del sue­lo, di­fi­cul­ta­ron la co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.