Aquel via­je de la so­ja

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

En los orí­ge­nes de la ex­pan­sión so­je­ra se tra­jo se­mi­lla de EE.UU., en 1974

Es­ta se­ma­na, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en La Na­ción, el jo­ven eco­no­mis­ta Iván Or­dó­ñez re­co­ge con mu­cha pre­ci­sión (y ge­ne­ro­si­dad ha­cia mi per­so­na) una anéc­do­ta que es­te co­lum­nis­ta re­la­tó al­gu­na vez. Se re­fie­re a los orí­ge­nes de la ex­pan­sión so­je­ra, con el fa­mo­so vue­lo de los dos Hér­cu­les de la Fuer­za Aé­rea, en 1974, pa­ra traer se­mi­lla de los Es­ta­dos Uni­dos. Creo que va­le la pe­na apor­tar más de­ta­lles.

No era aquél un mo­men­to fá­cil en la re­la­ción del cam­po con el go­bierno pe­ro­nis­ta. Co­mo te­lón de fon­do, se plan­ta­ba nue­va­men­te la vi­sión de que cual­quier in­dus­tria es más plau­si­ble que las in­dus­trias agrí­co­las en to­das sus va­rian­tes.

Los ar­gu­men­tos siem­pre abs- trac­tos y a ve­ces tam­bién fa­la­ces del “efec­to mul­ti­pli­ca­dor”, “la ge­ne­ra­ción de em­pleo de ca­li­dad”, ya de por sí es­ta­ble­cían una ba­se con­cep­tual pa­ra cap­tu­rar re­cur­sos del agro, siem­pre com­pe­ti­ti­vo, y vol­car­los a la qui­me­ra his­tó­ri­ca.

Los me­ca­nis­mos de cap­tu­ra eran las re­ten­cio­nes y la in­ter­ven­ción del Es­ta­do en el co­mer­cio agrí­co­la.

Pe­ro en la se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra ha­bía des­em­bar­ca­do un gru­po de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les y pro­duc­to­res, muy in­quie­tos, que su­ma­ron sus me­jo­res es­fuer­zos a pe­sar de la ten­sa si­tua­ción en­tre go­bierno y agro.

Uno de ellos era el ingeniero agró­no­mo Ar­man­do Pa­lau, sub­se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra.

Ar­man­do te­nía una agro­téc­ni­ca en Car­los Te­je­dor (AgroOes­te), que fue una de las pri­me­ras del país. Des­de allí ha­bía si­do pro­mo­tor de la re­vo­lu­ción del sor­go, in­tro­du­cien­do el fa­mo­so NK300 que dio pros­pe­ri­dad a pue­blos que lan­gui­de­cían en la na­da, co­mo Pie­dri­tas.

Pe­ro Ar­man­do te­nía a la so­ja en su mira. Co­no­cía los es­fuer­zos de los pio­ne­ros, co­mo Pas­ca­le, Re­mus­si, Pi­quín y so­bre to­do, de Ramón Agra­sar.

Agra­sar ha­bía fundado Agro­so­ja a fi­nes de los 50. No le fue bien, pe­ro se rehí­zo cuan­do tra­jo a De­kalb a la Ar­gen­ti­na.

De­kalb aca­ba­ba de in­tro­du­cir dos va­rie­da­des ex­tra­or­di­na­rias de tri­go: el La­pa­cho y el Ta­la.

El go­bierno pe­ro­nis­ta no tu­vo me­jor idea que li­be­rar al mer­ca­do, co­mo se­mi­lla, lo que te­nían en aco­pio las plan­tas de la Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos. El ar­gu­men­to: aba­ra­tar la se­mi­lla. El re­sul­ta­do: Agra­sar tu­vo que aban­do­nar el pro­yec­to tri­go.

Pe­ro don Ramón, un ser es­plén­di­do a quien rin­do tri­bu­to en es­te ins­tan­te, te­nía bue­na re­la­ción con Pa­lau.

Sa­bien­do que el fun­cio­na­rio te­nía un plan se­rio pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo so­je­ro, lo pu­so en con­tac­to con uni­ver­si­da­des y ban­cos ge­né­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos, y le re­co­men­dó las va­rie­da­des in­di­ca­das de acuer­do con su ex­pe­rien­cia.

Pa­lau le en­co­men­dó la ta­rea de con­se­guir y traer la se­mi­lla a otro jo­ven ingeniero, Ri­car­do Sa­bán. Fue el bra­zo eje­cu­tor de la proeza. Pa­lau con­si­guió la co­la­bo­ra­ción de la Fuer­za Aé­rea, que pu­so los dos Hér­cu­les. Sa­bán or­ga­ni­zó la lo­gís­ti­ca. Se con­vo­có a los se­mi­lle­ros in­tere­sa­dos, mu­chos que re­cién em­pe­za­ban.

Los avio­nes ate­rri­za­ron en Ae­ro­par­que y des­de allí se des­pa­cha­ron va­rias to­ne­la­das de se­mi­lla di­rec­to a los mul­ti­pli­ca­do­res. Al año si­guien­te, hu­bo se­mi­lla pa­ra to­dos y co­men­zó la ex­pan­sión.

Una mo­ra­le­ja: a pe­sar del dis­la­te, de la vi­sión an­ti-agro de aquel go­bierno que ter­mi­nó en la ca­tás­tro­fe del 76, al­go se pu­so en mar­cha. Otra mo­ra­le­ja: to­do el dis­cur­so an­ti-so­ja del go­bierno kirch­ne­ris­ta es una pa­tra­ña que ni si­quie­ra co­no­ce es­tos epi­so­dios.

El re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do An­to­nio Ca­fie­ro, que sí los co­no­cía, se ani­ma­ba a una sen­ten­cia te­me­ra­ria: “la so­ja es pe­ro­nis­ta”. No lo es. La so­ja, me­tá­fo­ra de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, no tie­ne par­ti­do. Pe­ro no es un ma­ná que ca­yó del cie­lo.

En los tiem­pos de Agra­sar, la so­ja se iba en vi­cio, cre­cía pe­ro no da­ba fru­tos, se la co­mían las chin­ches, “va­nea­ba”, la aho­ga­ban los yuyos. Has­ta que, gra­cias a una ma­ra­vi­llo­sa epo­pe­ya co­lec­ti­va, se con­vir­tió en la prin­ci­pal in­dus­tria del país. Y va a más, a pe­sar de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.