Lo ba­ra­to sa­le ca­ro

Las ma­le­zas re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes a her­bi­ci­das son uno de los ma­yo­res pro­ble­mas de la agri­cul­tu­ra. Mu­chos no le pres­ta­ron aten­ción, pe­ro aho­ra su con­trol ya im­pli­ca has­ta 40% de los cos­tos en so­ja. Los nú­me­ros de Sta. Fe, Cór­do­ba y Bs. As., en de­ta­lle.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Man­te­ner la pre­sión de las ma­le­zas en ni­ve­les eco­nó­mi­ca y eco­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­bles hoy cues­ta bas­tan­te más ca­ro que po­cas cam­pa­ñas atrás. Las es­pe­cies re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a di­fe­ren­tes her­bi­ci­das es­tán ge­ne­ran­do gas­tos ex­tra en to­dos los cul­ti­vos, aun­que la más afec­ta­da es la so­ja.

Un gru­po de téc­ni­cos de la zo­na cen­tral del país, don­de el pro­ble­ma de las ma­le­zas di­fí­ci­les se vie­ne agra­van­do, de­ta­lla­ron, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral y con pla­ni­llas en mano, cuán­to cues­ta ma­ne­jar a las vie­jas co­no­ci­das y a las nue­vas es­pe­cies pro­ble­ma.

Luis Ne­gru­chi, que tie­ne ba­se en Ve­na­do Tuer­to, San­ta Fe, pe­ro que ex­tien­de su área de tra­ba­jo tam­bién al nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, se­ña­la que el in­cre­men­to del gas­to en her­bi­ci­das pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas pro­ble­ma cre­ció en el or­den del 100% al 150%.

“Se pa­só de gas­tar 50 a 70 dó­la­res por hec­tá­rea en la cam­pa­ña 2012/13 a pre­su­pues­tar gas­tos de 100 a 170 dó­la­res en es­ta cam­pa­ña, de­pen­dien­do del pro­ble­ma que ha­ya en el cam­po”, de­ta­lla.

En la zo­na en la que tra­ba­ja el téc­ni­co, los ma­yo­res pro­ble­mas de con­trol se pro­du­cen con el yu­yo co­lo­ra­do re­sis­ten­te y la ra­ma ne­gra, que son es­pe­cies que es­tán te­nien­do muy al­ta pre­sión en los lo­tes, aun­que tam­bién acla­ra que son cre­cien­tes las con­sul­tas por ca­sos de Ch­lo­ris y Tri­chlo­ris.

Ne­gru­chi ex­pli­ca que es­te au­men­to de los cos­tos en so­ja es­tá da­do por la adop­ción de más di­ver­si­dad de her­bi­ci­das, pe­ro que tam­bién son más ca­ros.

“Ac­tual­men­te, el gas­to de her­bi­ci­das re­pre­sen­ta un 35% del costo de la so­ja”, ma­ni­fies­ta. Y ad­vier­te, por otra par­te, que los pro­duc­to­res, en la ma­yo­ría de ca­sos, “reac­cio­nan” cuan­do la pro­ble­má­ti­ca en el lo­te es de gran mag­ni­tud y son ais­la­dos los ca­sos de los pro­duc­to­res que de­ci­den to­mar ac­cio­nes pre­ven­ti­vas co­mo par­te de su es­tra­te­gia de ma­ne­jo.

“Re­cién es­te año, cuan­do los pro­ble­mas con las ma­le­zas ya son muy evi­den­tes, co­mo no lo fue­ron an­te­rior­men­te, los pro­duc­to­res se es­tá lle­van­do el pri­mer gol­pe de efec­to”, ma­ni­fies­ta el téc­ni­co. Co­mo par­te de las es­tra­te­gias “de­fen­si­vas”, di­ce, hay un ma­yor uso de her­bi­ci­das re­si­dua­les y gra­mi­ni­ci­das.

“Has­ta el mo­men­to, el ma­ne­jo del pro­ble­ma de­pen­de de los in­su­mos, pe­ro la can­ti­dad de pro­duc­tos se aca­ba y la si­guien­te eta­pa es­ta­rá ata­da a bue­nas es­tra­te­gias de ma­ne­jo”, vis­lum­bra. Y ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de abor­dar es­ta pro­ble­má­ti­ca con una “vi­sión sis­té­mi­ca”, tan­to a ni­vel de lo­te co­mo a ni­vel zo­nal.

En otra zo­na, ha­cia el sud­es­te cor­do­bés, Jo­sé Luis Zor­zín, ase­sor pri­va­do de em­pre­sas agro­pe­cua­rias e in­te­gran­te de Aa­pre­sid en Mar­cos Juá­rez, de­ta­lla, con pre­ci­sión, có­mo vie­nen in­cre­men­tán­do­se los gas­tos en her­bi­ci­das.

“Ha­ce cin­co cam­pa­ñas atrás, apro­xi­ma­da­men­te, con un ma­ne­jo tra­di­cio­nal de her­bi­ci­das, sem­bran- do una so­ja RR más va­rias apli­ca­cio­nes de gli­fo­sa­to, se gas­ta­ba en to­do el ci­clo unos 40 dó­la­res por hec­tá­rea”, apor­ta con pre­ci­sión. Y agre­ga: “Los pri­me­ros pro­ble­mas sur­gie­ron con la lle­ga­da de la ra­ma ne­gra. En esos ca­sos, con apli­ca­cio­nes de 2,4-D, ade­más de ma­yo­res do­sis de gli­fo­sa­to por hec­tá­rea y el uso de re­si­dua­les y hor­mo­na­les, el gas­to subió 1,85 ve­ces res­pec­to al tra­di­cio­nal. Los si­guien­tes pro­ble­mas fue­ron las gra­mí­neas re­sis­ten­tes, co­mo Eleu­si­ne in­di­ca o Echi­no­chloa co­lo­na. Pa­ra es­tas es­pe­cies, el ma­ne­jo im­pli­ca­ba her­bi­ci­das preemer­gen­tes, re­si­dua­les y post emer­gen­tes, con lo cual el gas­to se ele­vó 2,45 ve­ces”.

Sin em­bar­go, en el sud­es­te cor­do­bés, ya se re­gis­tran tam­bién mu­chos ca­sos de lo­tes ata­ca­dos por el yu­yo co­lo­ra­do.

“Con un me­dia in­fes­ta­ción de yu­yo co­lo­ra­do, lo cual es una si­tua­ción muy co­mún por es­ta zo­na, el gas­to en her­bi­ci­das se ele­va 2,8 ve­ces por so­bre el ma­ne­jo tra­di­cio­nal, y si la in­fes­ta­ción es al­ta pue­de au­men­tar el gas­to has­ta más de 4 ve­ces”, afir­ma Zor­zín.

Co­mo fac­to­res a fa­vor, el téc­ni­co di­ce que no au­men­ta­ron la can­ti­dad de apli­ca­cio­nes to­ta­les de pro­duc­tos que se ha­cen por hec­tá­rea y se no­ta, ade­más, más con­cien­cia por par­te de los pro­duc­to­res pa­ra ro­tar prin­ci­pios ac­ti­vos. En es­te sen­ti­do, el téc­ni­co cor­do­bés agre­ga que el ma­ne­jo cultural de las ma­le­zas, co­mo son las ro­ta­cio­nes con gra­mí­neas, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra o el cam­bio de la fe­cha de siem­bra, son bue­nas es­tra­te­gias que com­ple­men­tan al uso de los her­bi­ci­das.

Y con­clu­ye con una com­pa­ra­ción cla­ve: “Ac­tual­men­te, aque­llos lo­tes con pro­ble­mas de ra­ma ne­gra, me­dia in­fes­ta­ción de yu­yo co­lo­ra­do y man­cho­nes ais­la­dos de gra­mí­neas re­sis­ten­tes, gas­tan unos 166 dó­la­res por hec­tá­rea pa­ra los con­tro­les. Es­ta, que es una si­tua­ción muy co­mún en mi zo­na, im­pli­ca unos 2,7 quin­ta­les más de so­ja en gas­to de her­bi­ci­das, te­nien­do en cuen­ta el pre­cio ac­tual del grano”.

Un ter­cer co­no­ce­dor, Die­go Pérez, ase­sor de los gru­pos Gálvez y Las Pe­ta­cas, de CREA, mues­tra ci­fras muy cla­ras, co­mo sus co­le­gas.

“En cua­tro cam­pa­ñas se pa­só de un gas­to, por un con­trol tra­di­cio­nal, de 60 dó­la­res por hec­tá­rea, a gas­tar 90 dó­la­res, sin con­tar la apli­ca­ción”, di­ce. En los ca­sos que ma­ne­ja, Pérez di­ce que la prin­ci­pal es­tra­te­gia que se bus­ca ins­ta­lar es la “pre­ven­ti­va”, com­bi­nan­do el uso de agro­quí­mi­cos y un ma­ne­jo cultural de las ma­le­zas con achi­ca-

mien­to de hi­le­ras, cam­bios en la fe­cha de siem­bra o la elec­ción de cul­ti­va­res de so­ja más fo­lio­sos que cie­rren rá­pi­da­men­te el en­tre­sur­co pa­ra li­mi­tar la lle­ga­da de luz a las es­pe­cies in­va­so­ras.

Pe­ro las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas tam­bién im­pli­can otras tác­ti­cas de ma­ne­jo. “An­tes se ha­cían unas cin­co apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das en to­do el ci­clo de la so­ja y aho­ra con el fin de con­tro­lar a las ma­le­zas en es­ta­do de plán­tu­la se ha­cen en­tre ocho a nue­ve apli­ca­cio­nes”, ad­vier­te el téc­ni­co.

En es­ta re­gión, el au­men­to del gas­to en di­ver­sos her­bi­ci­das es al­to y re­pre­sen­ta un 40% de los cos­tos di­rec­to de sem­brar so­ja. Con­si­de­ran­do que al gas­to de her­bi­ci­das (90 dó­la­res por hec­tá­rea) se le agre­gue el gas­to de apli­ca­ción (25 dó­la­res más por hec­tá­rea), Pérez sos­tie­ne: “Si es­tás en el ne­go­cio de al­qui­ler de cam­pos, en el que el mar­gen que se pre­ten­de por hec­tá­rea es, apro­xi­ma­da­men­te, 120 dó­la­res, con es­te au­men­to de costo pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas, un pro­duc­tor se que­da afue­ra del ne­go­cio”.

Más cla­ro, éche­le agua.

En pri­mer plano.

Una plan­ta de ra­ma ne­gra, en un

lo­te de la zo­na nú­cleo. Es una gran

ame­na­za.

Ra­ma ne­gra. Es­ta es­pe­cie fue una de las más pro­ble­má­ti­cas de los úl­ti­mos tiem­pos. Con al­ta pre­sión en los lo­tes, los pro­duc­to­res ya sa­ben có­mo ma­ne­jar­la.

Sor­go de Ale­po. Una de las pri­me­ras es­pe­cies con re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to.

Ne­gru­chi. En el sur de San­ta Fe y nor­te de Bs. As. Du­pli­có el gas­to por el te­ma.

Pérez. Ase­sor en el cen­tro San­ta Fe. Apues­ta fuer­te a un ma­ne­jo pre­ven­ti­vo.

Zor­zín. En el sud­es­te cor­do­bés. Allí, el “yu­yo co­lo­ra­do” obli­ga a in­ver­tir más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.