Hay más mul­ti re­sis­ten­tes

Se con­fir­mó la do­ble re­sis­ten­cia del yu­yo co­lo­ra­do al gli­fo­sa­to y a los her­bi­ci­das ALS.

Clarin - Rural - - AMENAZA A LA RENTABILIDAD AGRÍCOLA -

La cam­pa­ña 2014-15 es, sin du­das, la más com­pli­ca­da de los úl­ti­mos años en lo que se re­fie­re a las ma­le­zas, por el avan­ce de las re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a her­bi­ci­das. Ba­jo es­te es­ce­na­rio, es­te año co­men­zó con dos nue­vas aler­tas emi­ti­das por el REM (Red de Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes), un pro­gra­ma de Aa­pre­sid. Por un la­do, se con­fir­mó la re­sis­ten­cia múl­ti­ple al gli­fo­sa­to e in­hi­bi­do­res de la ALS (Ima­ze­ta­pir y Clo­ri­mu­rón) del yu­yo co­lo­ra­do (Ama­rant­hus hi­bri­dus, co­no­ci­do an­te­rior­men­te co­mo A. qui­ten­sis).

El estudio es­tu­vo a car­go de Die­go Us­ta­rroz y Pa­blo Be­lluc­ci­ni, in­ves­ti­ga­do­res de las Es­ta­cio­nes de INTA Man­fre­di y Mar­cos Juá­rez, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes tra­ba­ja­ron con un bio­ti­po de La­bor­de, del sud­es­te cor­do­bés.

La re­sis­ten­cia a in­hi­bi­do­res de ALS y a gli­fo­sa­to en es­ta es­pe­cie ya ha­bía si­do re­por­ta­da en 1996 y 2013, res­pec­ti­va­men­te, pe­ro has­ta el mo­men­to no en el mis­mo bio­ti­po, lo que cons­ti­tu­ye así un nue­vo ca­so de re­sis­ten­cia a dos mo­dos de ac­ción her­bi­ci­da di­fe­ren­tes.

Por otra par­te, en el de­par­ta­men­to Río Pri­me­ro, del cen­tro-nor­te cor­do­bés, se de­tec­tó un bio­ti­po de sor­go de Ale­po re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to con sos­pe­chas de pre­sen­tar tam­bién re­sis­ten­cia a gra­mi­ni­ci­das, en es­te ca­so es­pe­cí­fi­co a un her­bi­ci­da de los de ti­po “FOP”.

De­bi­do a es­to, Us­ta­rroz se en­cuen­tra rea­li­zan­do es­tu­dios que per­mi­tan con­fir­mar o des­car­tar la sos­pe­cha y, por su par­te, el REM ca­li­fi­có a es­ta es­pe­cie de­tec­ta­da con un “aler­ta ama­ri­lla” por re­sis­ten­cia múl­ti­ple a gli­fo­sa­to y ACCa­sa.

La re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to del sor­go de Ale­po es bien co­no­ci­da y exis­ten bio­ti­pos dis­per­sos en va­rias zo­nas pro­duc­ti­vas, pe­ro has­ta el mo­men­to se con­tro­la­ban con ese gru­po de gra­mi­ni­ci­das. Mas aún, con­sig­nan des­de el REM, son los gra­mi­ni­ci­das postemer­gen­tes más uti­li­za­dos a ni­vel na­cio­nal con la apa­ri­ción de las gra­mí­neas re­sis­ten­tes.

“Per­der es­tas he­rra­mien­tas es de su­ma gra­ve­dad, por­que es uno de los dos gru­pos de her­bi­ci­das se­lec­ti­vos en so­ja pa­ra el con­trol de gra­mí­neas que re­sis­ten al gli­fo­sa­to, que­dan­do úni­ca­men­te co­mo op­ción pa­ra el con­trol los in­hi­bi­do­res de ALS, los cua­les son un gru­po que cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de re­sis­ten­cias a ni­vel mun­dial”, se­ña­ló Pa­blo Ló­pez Ani­do, di­rec­tor ad­jun­to del pro­gra­ma.

Fi­nal­men­te, Mar­tín Mar­zet­ti, ge­ren­te del REM, ma­ni­fes­tó que “se hi­zo muy po­co, en los úl­ti­mos años, pa­ra evi­tar la dis­per­sión de bio­ti­pos de sor­go de Ale­po re­sis­ten­tes al gli­fo­sa­to”.

Por es­te mo­ti­vo, ase­gu­ró que es urgente to­mar me­di­das que evi­ten la dis­per­sión de es­tos bio­ti­pos sos­pe­cho­sos.

“Muy pro­ba­ble­men­te apa­rez­can en otras zo­nas, de­bi­do al cons­tan­te uso de los her­bi­ci­das de es­te gru­po, una prác­ti­ca muy di­fun­di­da pa­ra con­tro­lar al sor­go de Ale­po”, ex­pli­có, y así agre­gó que son muy im­por­tan­tes tác­ti­cas que re­tar­den la apa­ri­ción de re­sis­ten­cias.

“Co­lo­ra­do”. Su pre­sión cre­ce en zo­na nú­cleo y es más di­fí­cil de ma­ne­jar.

Lo­pez Ani­do. Re­fe­ren­te de Aa­pre­sid.

Mar­zet­ti. Ge­ren­te téc­ni­co del REM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.