Ha­ce fal­ta un pam­pe­ro

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El cam­po es par­te de la gran es­pe­ran­za de una Ar­gen­ti­na ver­de y com­pe­ti­ti­va

No es fá­cil ocu­par­se de las co­sas del cam­po y la agroin­du­se­ra tria en es­tos mo­men­tos acia­gos. Una nu­be pes­ti­len­te se po­só so­bre es­tas pam­pas, y el pri­mer pen­sa­mien­to es que só­lo un fuer­te pam­pe­ro pue­de ba­rrer tan­ta ba­su­ra. Es de buen na­ve­gan­te ir a bus­car el vien­to fres­co.

Hay que re­cons­truir la Re­pú­bli­ca. El go­bierno ago­ni­za des­pués de abrir sin ta­pu­jos una ca­ja de Pandora de la que li­be­ra­ron, uno a uno, to­dos los vi­cios. Pe­ro en el fon­do, di­ce la le­yen­da, anida­ba la Es­pe­ran­za. Y en la Ar­gen­ti­na, el cam­po es par­te de la es­pe­ran­za. To­dos lo sa­ben, aun cuan­do la sociedad su­fre los efec­tos de la anes­te­sia po­pu­lis­ta.

El da­ño ya es­tá he­cho, pe­ro es re­ver­si­ble. La re­si­lien­cia de es­tas pam­pas se pon­drá de ma­ni­fies­to ni bien se qui­te el pie de la puer­ta gi­ra­to­ria.

Y aun­que se di­la­pi­dó la gran opor­tu­ni­dad de con­so­li­dar la cons­truc­ción de una Ar­gen­ti­na ver­de y com­pe­ti­ti­va, apro­ve­chan­do una dé­ca­da de al­tos pre­cios agrí­co­las, las con­di­cio­nes glo­ba­les si­guen sien­do am­plia­men­te fa­vo­ra­bles pa­ra el sec­tor ali­men­ti­cio.

La de­man­da con­ti­núa cre­cien­do y na­die es­pe­ra que vuel­van a acu­mu­lar­se ex­ce­den­tes de ali­men­tos, co­mo su­ce­dió en­tre 1970 y el 2000. Vea­mos.

El te­ma prin­ci­pal, aun­que no ex­clu­yen­te, es la so­ja. Un re­cien­te in­for­me del ana­lis­ta Jo­sé Fro­go­ne po­ne el fo­co, nue­va­men­te, en la de­man­da chi­na. No es el país más in­tere­san­te pa­ra la Ar­gen­ti­na, ya que Chi­na pre­fie­re com­prar po­ro­to y no sus de­ri­va­dos de va­lor agregado (ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, acei­te y bio­die­sel).

Re­cor­de­mos que la Ar­gen­ti­na tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ler el cien por cien­to de su pro­duc­ción.

Pe­ro el gi­gan­te asiá­ti­co cum­ple un pa­pel fun­da­men­tal al desago­tar los stocks de ma­te­ria pri­ma, sos­te­nien­do así las co­ti­za­cio­nes de to­dos los pro­duc­tos del com­ple­jo.

En 1998, tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar a Chi­na acom­pa­ñan­do al co­le­ga Jor­ge Cas­tro, por en­ton­ces Se­cre­ta­rio Es­tra­té­gi­co de la Na­ción. Se aca­ba­ba de ini­ciar la gran ex­pan­sión so­je­ra, de la mano de las va­rie­da­des to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to, que fa­ci­li­ta­ban la siem­bra di­rec­ta y el avan­ce so­bre tie­rras in­va­di­das por ma­le­zas pe­ren­nes co­mo el sor­go de Ale­po y el gra­món.

Se ve­nía el alu­vión y el gran te­ma dón­de co­lo­car­lo.

Les­ter Brown, el ex­pe­ri­men­ta­do ob­ser­va­dor del World Watch Ins­ti­tu­te de Was­hing­ton, es­ta­ba se­gu­ro de que la tran­si­ción die­té­ti­ca en la sociedad chi­na re­que­ri­ría enor­mes can­ti­da­des de ali­men­to pa­ra el ga­na­do.

Co­me­tí el error de men­cio­nar su li­bro “Who will feed Chi­na” (“Quien va a ali­men­tar a Chi­na”) en una ce­na con al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno. Era un te­ma muy sen­si­ble. Nos di­je­ron que se iban a au­to­abas­te­cer de so­ja y maíz.

Has­ta ese mo­men­to, ex­por­ta­ban pe­que­ñas can­ti­da­des de am­bos.

Pro­du­cían y con­su­mían 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja. Era exac­ta­men­te lo que pro­du­cía por en­ton­ces la Ar­gen­ti­na. Pe­ro en el 2000 irrum­pie­ron en el mer­ca­do, com­pran­do 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Y des­de en­ton­ces no pa­ra­ron.

En el 2008 ya im­por­ta­ban 50 mi­llo­nes. El año pa­sa­do lle­ga­ron a las 70 mi­llo­nes. Y en el 2015 ne­ce­si­ta­rán com­prar 74, a pe­sar de la ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to.

Es­to ayu­da a di­ge­rir la gran co­se­cha es­ta­dou­ni­den­se, que ya ago­tó sus ex­ce­den­tes ex­por­ta­bles. El res­to de sus ne­ce­si­da­des se­rá abas­te­ci­do des­de Su­da­mé­ri­ca.

El de­rrum­be del pe­tró­leo im­pac­ta en to­dos los commodities, y tam­bién en los agrí­co­las. Pe­ro la caí­da de los pre­cios agrí­co­las es­ti­mu­la la de­man­da de gra­nos, al aba­ra­tar la pro­duc­ción de pro­teí­nas ani­ma­les.

En los Es­ta­dos Uni­dos la de­man­da de ter­ne­ros pa­ra en­gor­de ha lle­va­do los pre­cios del “fee­der cattle” a los ni­ve­les más al­tos de la his­to­ria (cin­co dó­la­res el ki­lo vi­vo), y al­gu­nos pien­san que pue­den se­guir su­bien­do.

Chi­le, que im­por­ta car­ne, es­tá ex­por­tan­do cor­tes de gran ca­li­dad y has­ta ani­ma­les en pie (a Chi­na). So­lo ne­ce­si­ta­mos que pa­se pron­to el 2015, es­pe­ran­do ese so­plo de ai­re fres­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.