El galgo al­can­zó a la lie­bre

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Tras va­rios años de co­rrer des­de atrás, la ofer­ta mun­de dial de gra­nos y sus de­ri­va­dos lo­gró equi­pa­rar a la de­man­da. El galgo al­can­zó a la lie­bre. Y, aun­que to­dos los ex­per­tos coin­ci­den en que el equi­li­brio es pre­ca­rio, cual­quier es­fuer­zo que per­mi­ta ge­ne­rar ma­yor con­su­mo se con­vier­te en es­tra­té­gi­co, pa­ra el agro y pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal. Que, ya sa­be­mos, son la mis­ma co­sa.

Los dos dri­vers que mo­vie­ron la de­man­da mun­dial de bá­si­cos agrí­co­las fue­ron la tran­si­ción die­té­ti­ca en Asia y la ex­pan­sión de los bio­com­bus­ti­bles. La Ar­gen­ti­na su­po to­mar ven­ta­ja de am­bos fe­nó­me­nos.

La ex­pan­sión de la agroin­dus­tria so­je­ra es un fe­nó­meno co­lo­sal.

En vein­te años, el país se con­vir­tió en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de ha­ri­na de so­ja (aban­de­ra­da de las pro­teí­nas ve­ge­ta­les, ba­se de la pro­duc­ción de to­do ti­po de pro­teí­nas ani­ma­les des­de el co­lap­so de la an­cho­ve­ta pe­rua­na, a par­tir de 1970).

Las plan­tas de crus­hing per­mi­ten mo­ler la to­ta­li­dad de la so­ja pro­du­ci­da en el país. El otro de­ri­va­do es el acei­te, don­de tam­bién la Ar­gen­ti­na ocu­pa des­de ha­ce años el primer lu­gar en el po­dio.

La cas­ca­da de va­lor no se frenó en es­tos dos pro­duc­tos prin­ci­pa­les. A par­tir de la abun­dan­te ma­te­ria pri­ma dis­po­ni­ble, el acei­te, lle­ga­ron enor­mes in­ver­sio­nes en el “down stream”. De la no­che a la ma­ña­na, la Ar­gen­ti­na se con­vir­tió en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de bio­die­sel.

Es­to per­mi­tió re­ti­rar del mer­ca­do mun­dial una con­si­de­ra­ble can­ti­dad de acei­te, lo que im­pac­tó en for­ma di­rec­ta en su co­ti­za­ción.

La cri­sis ge­ne­ra­da por la de­ci­sión eu­ro­pea de fre­nar, con ar­gu­men­tos fa­la­ces, el in­gre­so de bio­die­sel ar­gen­tino, se pu­do pa­liar con un au­men­to del cor­te en el mer­ca­do in­terno y con la apa­ri­ción de al­gu­na nue­va opor­tu­ni­dad en el fren­te ex­terno.

Sin em­bar­go, la caí­da del pre­cio in­ter­na­cio­nal de los com­bus­ti­bles vuel­ve a cas­ti­gar a es­ta in­dus­tria. Una bue­na no­ti­cia fue la acep­ta­ción, por par­te de las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les de los Es­ta­dos Uni­dos, de la con­di­ción de “sus­ten­ta­ble” del bio­die­sel ar­gen­tino, lo que per­mi­te sos­te­ner un mer­ca­do de 300.000 to­ne­la­das anua­les.

Es ape­nas el 7% de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, pe­ro ayu­da en es­to sos­te­ner de­man­da a cual­quier pre­cio.

En el mis­mo ca­mino de sos­te­ner de­man­da, se ubi­ca la sa­ga del eta­nol de ce­rea­les. En los úl­ti­mos dos años se inau­gu­ra­ron cin­co plan­tas, que pue­den di­ge­rir 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de maíz que, de lo con­tra­rio, fluirían al mer­ca­do mun­dial y ter­mi­na­rían en­gro­san­do la ofer­ta.

To­das es­tas nue­vas plan­tas tie­nen pla­nes de ex­pan­sión, mien­tras hay otros pro­yec­tos en las ga­te­ras.

Más allá del im­pac­to ma­cro­eco­nó­mi­co, la cons­truc­ción y ope­ra­ción de es­tas plan­tas han ge­ne­ra­do una enor­me can­ti­dad de em­pleos de al­ta ca­li­dad. Des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal, no so­lo con­tri­bu­yen a sus­ti­tuir ener­gía fó­sil por re­no­va­ble.

En el ca­so de la plan­ta de ACABio de Vi­lla Ma­ría, es­tán cap­tu­ran­do dió­xi­do de car­bono pro­du­ci­do en la fer­men­ta­ción, con tec­no­lo­gía de la bel­ga Des­met. Se lo van a pro­veer a una fá­bri­ca lo­cal que hoy ob­tie­ne ese pro­duc­to (y lo ven­de a ela­bo­ra­do­ras de ga­seo­sas) a par­tir del gas na­tu­ral.

Y ha­blan­do de gas, va­le la pe­na ob­ser­var lo que es­tá su­ce­dien­do en la cor­do­be­sa Río Cuar­to, don­de se inau­gu­ró ha­ce un par de años la pri­me­ra plan­ta de eta­nol por par­te de Bio 4, una so­cie­dad en­tre pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios e in­ver­so­res lo­ca­les.

Con va­rios de los mis­mos ac­cio­nis­tas, han cons­trui­do una plan­ta de bio­gás de 1 MW, que es­tá lis­ta pa­ra em­pe­zar a ope­rar ni bien la adua­na li­be­re el des­pa­cho a pla­za de la uni­dad ge­ne­ra­do­ra.

El res­to es­tá cons­trui­do y ya co­mien­zan a lle­nar­se los bun­kers con si­lo de maíz, la ma­te­ria pri­ma que fer­men­ta­rá en los di­ges­to­res pa­ra pro­du­cir el bio­gás que ali­men­ta­rá al gru­po ge­ne­ra­dor.

Es una me­tá­fo­ra del país que vie­ne. Hay mu­cha ta­rea por ha­cer. Cons­truir y re­cons­truir. t

Cual­quier es­fuer­zo por lo­grar ma­yor con­su­mo es cen­tral pa­ra el agro y el país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.