¡Aguan­ten el tri­go y el maíz!

Des­de San­ta Fe, Ga­briel Bear­zot­ti tra­ba­ja unas 12.000 hec­tá­reas y apues­ta a sos­te­ner las ro­ta­cio­nes con am­bos ce­rea­les con­tra viento y ma­rea. El gran va­lor de los re­cur­sos hu­ma­nos y una ad­mi­nis­tra­ción efi­cien­te.

Clarin - Rural - - TAPA - CARLOS PE­LLE­GRI­NI, SAN­TA FE EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Re­pe­ti­das son las his­to­rias en el au­to­mo­vi­lis­mo en la que dos com­pa­ñe­ros de equi­po, con la mis­ma “he­rra­mien­ta” (el vehícu­lo) tie­nen re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes. La “mu­ñe­ca” del pi­lo­to es clave. Po­dés te­ner un Fór­mu­la Uno y es­tre­llar­lo en la primer cur­va. Apli­ca­do a la agri­cul­tu­ra, la me­jor bio­tec­no­lo­gía y las me­jo­res má­qui­nas pue­den fla­quear sin una bue­na ges­tión y un per­so­nal ca­pa­ci­ta­do que co­ro­ne la in­ver­sión en los otros re­cur­sos.

Es­to es lo que su­ce­de en Carlos Pe­lle­gri­ni, en el cen­tro-oes­te san­ta­fe­sino. Allí tie­ne su ba­se la em­pre­sa Kely­mar, de ori­gen y fi­lo­so­fía fa­mi­liar, que lo­gró su desa­rro­llo a par­tir de cua­tro pi­la­res: una bue­na ad­mi­nis­tra­ción, la au­to­su­fi­cien­cia que les brin­da con­tar con ma­qui­na­rias pro­pias pa­ra to­das las la­bo­res, tec­no­lo­gía de pun­ta en in­su­mos y la ca­pa­ci­ta­ción de sus re­cur­sos hu­ma­nos.

Así, pro­du­cen tri­go, so­ja, maíz, pe­ro tam­bién sor­go y ar­ve­ja, de ma­ne­ra efi­cien­te en una su­per­fi­cie de 12.000 hec­tá­reas

“Pa­ra mí, to­do em­pe­zó ha­ce unos 27 años, cuan­do me re­ci­bí de con­ta­dor pú­bli­co y em­pe­cé a en­tre­ve­rar las ho­ras que es­ta­ba en el es­tu­dio tra­ba­jan­do con mi pa­dre con el tiem­po en los cam­pos de la fa­mi­lia”, re­cor­dó Ga­briel Bear­zot­ti, pre­si­den­te del Gru­po Kely­mar.

“So­mos muy de­fen­so­res del maíz y el tri­go den­tro de la ro­ta­ción, buscamos una agri­cul­tu­ra per­ma­nen­te de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble pa­ra que se man­ten­ga en el tiem­po”, ex­pli­có.

En al­gu­nos cam­pos op­tan por tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja y en otros (me­jo­res zo­nas) ha­cen tri­go/so­ja-maíz-ar­ve­ja/maíz de se­gun­da.

Ha­ce tres cam­pa­ñas que em­pe­za­ron con la le­gum­bre como al­ter­na­ti­va in­ver­nal.

“Ve­ni­mos cre­cien­do año a año. Ac­tual­men­te es­ta­mos en 500 hec­tá­reas de ar­ve­ja y con un gru­po de pro­duc­to­res es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer vo­lu­men no só­lo pa­ra el mer­ca­do in­terno sino tam­bién pa­ra po­der ven­der a Bra­sil”, con­tó Bear­zot­ti.

La ro­ta­ción se pro­po­ne como un círcu­lo vir­tuo­so, por­que “es in­ne­ga­ble la im­por­tan­cia que tie­nen la tec­no­lo­gía en im­ple­men­tos e in­su­mos”, pe­ro “po­ner el fo­co en man­te­ner ro­ta­cio­nes sus­ten­ta­bles per­mi­te te­ner un pi­so de ren­di­mien­tos más allá de có­mo ven­ga el cli­ma”.

El cul­ti­vo más di­fí­cil de “do­mar” es el tri­go, por­que el ren­di­mien­to lo ter­mi­nan de re­don­dear los ca­lo­res pre­vios a co­se­cha, los de oc­tu­bre, que son clave en el lle­na­do. Así, de­pen­dien­do­pen­dien de es­ta con­di­ción crí­ti­ca, los rin­des os­ci­lan en­tre 2.800 y 4.500 ki­los por hec­tá­rea.

La ca­ra con­tra­ria es el maíz, que años atrás les da­ba do­lo­res de ca­be­za pe­ro que en las úl­ti­mas cam­pa­ñas han con­se­gui­do estabilizar bas­tan­te.

“Ade­más del tra­ba­jo que ha­ce­mos no­so­tros de ma­ne­jo, con la con­ser­va­ción de la hu­me­dad, la co­ber­tu­ra o la fer­ti­li­za­ción, hay un apor­te im­por­tan­te de las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra que los ren­di­mien­tos su­peren los 100 quin­ta­les”, apun­tó el con­ta­dor.

En so­ja de pri­me­ra apun­tan a 4.200 ki­los y en so­ja de se­gun­da a 3.500.

“Hay que acla­rar que en nues­tra zo­na he­mos es­ta­do beneficiados en las úl­ti­mas cam­pa­ñas con muy bue­nas con­di­cio­nes hí­dri­cas y si

De las 12.000 hec­tá­reas, 5.000 son pro­pias y el res­to, arren­da­das.

bien es cier­to que en al­gu­nos lo­tes hu­bie­ron ex­ce­sos, mu­chos otros cam­pos se be­ne­fi­cia­ron”, ex­pli­có Bear­zot­ti.

Las fer­ti­li­za­cio­nes siem­pre se ha­cen a par­tir de un aná­li­sis de sue­lo; en tri­go y maíz se ha­ce un apor­te de fós­fo­ro y ni­tró­geno, ade­más de agre­gar sul­fa­to de amo­nio que que­da como re­si­dual pa­ra la so­ja si­guien­te. La so­ja, ade­más, res­pon­de al fós­fo­ro.

Pa­ra ar­ve­ja, la ba­se de fer­ti­li­za­ción es si­mi­lar a la de so­ja y tie­ne la ven­ta­ja pa­ra el sis­te­ma de que se com­ple­men­ta muy bien con el cul­ti­vo de maíz.

“De­ja el lo­te un po­co an­tes que el tri­go y tie­ne el plus de que el maíz cap­ta el re­si­dual de fer­ti­li­za­ción de la ar­ve­ja”, des­ta­có Bear­zot­ti, pa­ra quien es­ta le­gum­bre se es­tá con­vir­tien­do en un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co, ade­más de sus be­ne­fi­cios agro­nó­mi­cos, por­que “no es­tá in­ter­ve­ni­do por el Go­bierno” y co­la­bo­ra con la ca­ja de fin de año.

El grue­so de la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge­na­da se ha­ce lí­qui­da. “He­mos op­ta­do por el lí­qui­do por la ra­pi­dez y las ven­ta­jas que ofre­ce en ab­sor­ción y po­ca vo­la­ti­li­za­ción”, ex­pli­có el pro­duc­tor.

La idea de tra­ba­jar to­das las hec­tá­reas con ma­qui­na­ria y per­so­nal pro­pio cons­ti­tu­ye un con­di­men­to es­pe­cial que no tie­nen mu­chas em­pre­sas de la en­ver­ga­du­ra de Kely­mar.

“El to­tal de la su­per­fi­cie que tra­ba­ja­mos la ha­ce­mos con equi­pos pro­pios de siem­bra, pul­ve­ri­za­ción y co­se­cha. Tra­ba­jan unas 80 per­so­nas dis­tri­bui­das en ocho equi­pos de cam­po”, es­pe­ci­fi­có Bear­zot­ti.

Has­ta tie­nen ta­lle­res de re­pa­ra­ción y acon­di­cio­na­mien­to pro­pios.

Por prac­ti­ci­dad, no op­tan por sem­bra­do­ras de gran ta­ma­ño. Pa­ra que pue­dan mo­ver­se más fá­cil en­tre lo­tes eli­gen equi­pos de 16 sur­cos a 52 cen­tí­me­tros en maíz.

En co­se­cha cuen­tan con cin­co má­qui­nas cla­se 8 y ca­be­za­les drap­per de 40 pies.

Es­ta cam­pa­ña han in­cor­po­ra­do pi­lo­to au­to­má­ti­co en las má­qui­nas y, si bien aún es cor­to el ca­mino re­co­rri­do pa­ra me­dir sus bon­da­des en lo que res­pec­ta al aho­rro en el con­su­mo de com­bus­ti­ble, Bear­zot­ti ya des­ta­ca lo que sig­ni­fi­ca pa­ra los ope­ra­do­res en la co­mo­di­dad y el au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad.

“Eso so­lo ya es un be­ne­fi­cio pro­duc­ti­vo que jus­ti­fi­ca adoptarlo”, con­si­de­ró.

Ges­tión, ma­qui­na­rias, tec­no­lo­gía de in­su­mos y, como co­ro­la­rio, el bra­zo eje­cu­tor de los ele­men­tos an­te­rio­res, los re­cur­sos hu­ma­nos que po­nen en prác­ti­ca la es­tra­te­gia desea­da.

“Apun­ta­mos mu­cho a la efi­cien­cia y en­ten­de­mos que avan­zar en el ru­bro de re­cur­sos hu­ma­nos es fun­da­men­tal; por eso apos­ta­mos a la ca­pa­ci­ta­ción. Tam­bién al con­ven­ci­mien­to de ca­da em­plea­do que tra­ba­ja en Kely­mar de por qué tie­ne que ha­cer una u otra co­sa”, sen­ten­ció Bear­zot­ti.

Es­tá cla­ro que es una su­ma­to­ria de es­la­bo­nes, y que, en su ca­be­za, la tec­no­lo­gía no des­pla­za al hom­bre. To­do lo con­tra­rio, se po­ten­cia con su sa­pien­cia.

En ple­na trilla. Bear­zot­ti, ha­ce po­cas se­ma­nas, du­ran­te la co­se­cha de tri­go, en Carlos Pe­lle­gri­ni, en el cen­tro san­ta­fe­sino. Tam­bién tra­ba­ja en otras zo­nas de la pro­vin­cia y en Cór­do­ba.

Co­se­cha. Los rin­des tri­gue­ros os­ci­lan en­tre 2.800 y 4.500 kg/ha. Bear­zot­ti (de­re­cha) con­si­de­ra a una bue­na ro­ta­ción como “un círcu­lo vir­tuo­so”.

A sem­brar. En al­gu­nos cam­pos op­tan por la ro­ta­ción tri­go/ so­ja de se­gun­da­maíz-so­ja y en otros (me­jo­res zo­nas) ha­cen tri­go/so­ja-maí­zar­ve­ja/ de se­gun­da.

En to­dos los de­ta­lles. La em­pre­sa apues­ta a ca­pa­ci­tar y con­ven­cer a los em­plea­dos. Pa­ra la ma­qui­na­ria, tie­ne unas 80 per­so­nas, dis­tri­bui­das en ocho equi­pos de cam­po.

Plan­ta de aco­pio. Ade­más de la ba­se de ope­ra­cio­nes en Carlos Pe­lle­gri­ni, la em­pre­sa, lla­ma­da Kely­mar, tam­bién es­tá en la zo­na cos­te­ra cer­ca­na a Ro­sa­rio, en el nor­te san­ta­fe­sino y en Cór­do­ba.

De­mos­tra­ción. Tie­nen un im­por­tan­te par­que de má­qui­nas pro­pias, en­tre ellas va­rias co­se­cha­do­ras con ca­be­za­les drap­per de 40 pies. Y es­ta cam­pa­ña han in­cor­po­ra­do el pi­lo­to au­to­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.