¿La car­ne y la le­che pue­den es­pe­rar?

Clarin - Rural - - 7 DÍAS POR EL CAMPO - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

Pi­can­do las ven­tas. La di­fí­cil si­tua­ción que atra­vie­sa el ne­go­cio agrí­co­la en la Ar­gen­ti­na ca­si no ex­clu­ye ru­bros. Y tam­bién le pe­ga a la ma­qui­na­ria, por múl­ti­ples fac­to­res. Uno de los que ha inf lui­do fuer­te en los úl­ti­mos años es el de las res­tric­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes. Hay má­qui­nas que, por su ca­li­dad, tec­no­lo­gía e in­ver­sión que re­quie­ren, es ca­si im­po­si­ble pro­du­cir en la Ar­gen­ti­na, como las pi­ca­do­ras de fo­rra­je de primer ni­vel mun­dial que re­vo­lu­cio­na­ron la pro­duc­ción de car­ne y le­che en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. La lí­der ab­so­lu­ta del seg­men­to es la ale­ma­na Claas, que vie­ne pa­de­cien­do las res­tric­cio­nes. Pa­ra mues­tra, bas­ta un bo­tón. El año pa­sa­do só­lo pu­die­ron ven­der un ter­cio de las má­qui­nas que co­lo­ca­ron en el 2011, úl­ti­mo año “nor­mal”. En am­bos, la mar­ca co­pó cer­ca del 80% del mer­ca­do. Pe­ro, por las tra­bas a las im­por­ta­cio­nes, hu­bo mu­chas me­nos má­qui­nas pa­ra ven­der. Pa­ra el 2015, los de Claas es­pe­ran una me­jo­ra, y es­ti­man co­lo­car en el país al me­nos cer­ca de la mi­tad de las má­qui­nas que ven­dían an­tes de las res­tric­cio­nes.

Una lí­der, a me­dia má­qui­na. Los pro­ble­mas del sec­tor fie­rre­ro im­pac­tan en las fá­bri­cas de ma­qui­na­ria y en sus pro­vee­do­res. Un ejem­plo de ello es la re­co­no­ci­da em­pre­sa Mu­sian Can­cia­ni, con 50 años de tra­yec­to­ria y que abas­te­ce con sus llan­tas a ca­si to­das las em­pre­sas im­por­tan­tes de ma­qui­na­ria agrí­co­la ra­di­ca­das en Ar­gen­ti­na y en Bra­sil. Has­ta el 2013, la com­pa­ñía ve­nía pro­du­cien­do en­tre 110.000 y 120.000 llan­tas anua­les, en su plan­ta de la cor­do­be­sa Mar­cos Juá­rez. Pe­ro el año pa­sa­do lo ce­rra­ron con ven­tas que ca­ye­ron a un po­co más de la mi­tad de esas cifras. “Hay em­pre­sas del sec­tor que es­tán pa­ra­das”, ex­pli­can en Mu­sian Can­cia­ni. La fir­ma ve­nía con el im­pul­so fuer­te de la de­man­da de Bra­sil, al que des­ti­na el 70% de su pro­duc­ción, pe­ro la suba de los cos­tos en dó­la­res en la Ar­gen­ti­na (in­fla­ción en pe­sos y dó­lar ofi­cial ca­si sin cam­bios en­tre enero de 2014 y enero de 2015), les es­tá ero­sio­nan­do se­ria­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad en te­rri­to­rio bra­si­le­ño.

Achi­can­do do el “pool”. Ed­gard Ra­mí­rez es uno de los tres so­cios de un “pool” de siem­bra con ba­se en Cór­do­ba que en 2008, el año del conf lic­to por la Re­so­lu­ción 125, sem­bra­ba 34.000 hec­tá­reas. Hoy, “so­lo” es­tán tra­ba­jan­do 10.700, to­do so­bre cam­po al­qui­la­do (en Cór­do­ba tie­nen 7.000 y 3.700 en Sal­ta). Ra­mí­rez le co­men­tó a Cla­rín Ru­ral que “nues­tro ob­je­ti­vo como em­pre­sa ape­nas es lle­gar bien pa­ra­dos a 2016”. Y agre­ga que “si no tu­vié­ra­mos una es­truc­tu­ra que man­te­ner, creo que nos hu­bie­ra con­ve­ni­do ba­jar la per­sia­na y los tres so­cios vi­vir de la ca­za y de la pes­ca”. To­dos es­tos años se han ve­ni­do achi­can­do. De to­das for­mas, no pier­da las esp es­pe­ran­zas y apun­ta a ob­te­ner rin­des porp arri­ba de lo nor­mal. “Es lo úni­coú que nos pue­de sal­var. Sino, se­rá otro año de que­bran­to”, se lam la­men­ta.

Con es­tán­da­res ar­gen­ti­nos. gen­tino La se­ma­na pa­sa­da se co­no­ció que EE.UU. acep­tó los es­tán­da­res que pro­pu­so la Ar­gen­ti­na pa­ra el in­gre­so del bio­dié­sel na­cio­nal al mer­ca­do del país del nor­te. Un al­to di­rec­ti­vo de esa in­dus­tria a ni­vel lo­cal ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral que EE.UU. es un mer­ca­do gran­de, pe­ro que bá­si­ca­men­te se abas­te­ce a sí mis­mo y es bas­tan­te ce­rra­do, con exi­gen­cias me­dioam­bien­ta­les muy fuer­tes. Pa­ra po­der ex­por­tar­les, hay que de­mos­trar que se cum­plen esas nor­mas, que in­clu­yen que el pro­duc­to pro­ven­ga de áreas que ha­yan es­ta­do en pro­duc­ción agrí­co­la des­de ha­ce mu­chos años y que la so­ja que se usa en la fa­bri­ca­ción del bio­dié­sel no se mez­cle con otra pa­ra usos di­fe­ren­tes, por ejem­plo. Se tra­ta de di­ver­sos pun­tos que de­ben ase­gu­rar la tra­za­bi­li­dad de to­do el pro­ce­so, del cam­po al bar­co. “En 2014 les ex­por­ta­mos 200.000 to­ne­la­das, cer­ti­fi­ca­das con el es­que­ma que usan allá. Aho­ra, lo que apro­ba­ron es un es­que­ma de cer­ti­fi­ca­ción es­pe­cí­fi­co pa­ra la Ar­gen­ti­na, que tie­ne en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des de la pro­duc­ción lo­cal”, pre­ci­só el eje­cu­ti­vo. De to­das for­mas, ade­lan­tó que no es­ti­man que los vo­lú­me­nes ex­por­ta­dos va­yan a cam­biar rá­pi­da­men­te, lo que lle­va­rá tran­qui­li­dad a los fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses, cu­yo lobby es po­de­ro­so y po­drían ver a la in­dus­tria ar­gen­ti­na como una com­pe­ten­cia fuer­te. t

Ed­gard Ra­mí­rez. Pa­só de sem­brar unas 34.000 hec­tá­reas a “so­lo” 10.700.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.