Una mi­sión sin pu­do­res

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La mi­sión pre­si­den­cial a China pa­só a se­gun­do plano, opa­ca­da por la gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos in­ter­nos, que do­mi­nan jus­ti­fi­ca­da­men­te to­das las pla­nas. Pe­ro el via­je de­jó mu­cha te­la pa­ra cor­tar, mu­chos as­pec­tos cru­cia­les pa­ra el sec­tor agroin­dus­trial. Y tam­bién re­mar­có, una vez más y como si no tu­vié­ra­mos ya bas­tan­te de lo mis­mo, las con­tra­dic­cio­nes en­tre el dis­cur­so ofi­cial y las “efec­ti­vi­da­des con­du­cen­tes”.

CFK y su mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Carlos Ca­sa­mi­que­la, se lle­na­ron la bo­ca con la vo­ca­ción agroin­dus­trial de la Ar­gen­ti­na. No fal­tó la re­ma­ni­da y pue­ril re­fe­ren­cia a la ca­pa­ci­dad de “ali­men­tar 400 mi­llo­nes de per­so­nas”, cuan­do pro­du­ci­mos fun­da­men­tal­men­te in­su­mos pa­ra la in­dus­tria ga­na­de­ra, como gra­nos fo­rra­je­ros, so­ja, ha­ri­na de so­ja y acei­te pa­ra freir mi­lan­gas y po­llos. Mu­cho me­jor ne­go­cio que pro­du­cir le­gum­bres pa­ra los po­bres del mun­do que aún no hi­cie­ron la tran­si­ción die­té­ti­ca. China es­tá en­tre los que sí la es­tán atra­ve­san­do, y es­ta es la ba­se de la vin­cu­la­ción co­mer­cial con la Ar­gen­ti­na. Ha­ce vein­te años ex­por­ta­ban al­go de so­ja, que es oriun­da de China. Es­te año im­por­ta­rán 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das de la olea­gi­no­sa, un 40% más de to­do lo que pro­du­ce la Ar­gen­ti­na. Y aquí es­tá la pri­me­ra pa­ra­do­ja. Ca­sa­mi­que­la des­em­pol­vó sin pu­dor el Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio ela­bo­ra­do ha­ce cin­co años por Ju­lián Do­mín­guez. En aquel mo­men­to, la me­ta de las 150 mi­llo­nes de to­ne­la­das de to­dos los gra­nos pa­ra el 2020 pa­re­cía ab­so­lu­ta­men­te via­ble. Pe­ro des­de el 2010 que la pro­duc­ción es­tá es­tan­ca­da en las 100 mi­llo­nes.

En­tre 1995 y 2010, ape­nas quin­ce años, la pro­duc­ción de so­ja ha­bía pa­sa­do de 15 a 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das y to­do in­di­ca­ba que se­gui­ría cre­cien­do, no tan­to por­que lo de­cía el PEA, sino por lo que ocu­rrió en los de­más paí­ses pro­duc­to­res. Cre­cie­ron los Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Pa­ra­guay, Uru­guay, Bo­li­via, co­mien­zan a des­pe­gar los paí­ses afri­ca­nos. Y aquí no pa­sa na­da.

El mi­nis­tro tam­bién hi­zo men­ción a la pu­jan­te in­dus­tria me­tal­me­cá­ni­ca vin­cu­la­da al agro. Con­vie­ne re­cor­dar­le que la ma­yor par­te de las em­pre­sas im­por­tan­tes del ru­bro han ex­ten­di­do las va­ca­cio­nes por fal­ta de ven­tas. La cri­sis abar­ca a to­dos los ren­glo­nes, des­de sem­bra­do­ras a co­se­cha­do­ras. La ayu­da que sig­ni­fi­có pa­ra es­tas em­pre­sas la vin­cu­la­ción es­tra­té­gi­ca con Ve­ne­zue­la lan­gui­de­ce, an­te los enor­mes pro­ble­mas que oca­sio­na al país bo­li­va­riano la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo.

Qui­zá el as­pec­to más in­tere­san­te, y a la vez más con­tro­ver­sial, de la mi­sión a China, fue el avan­ce en los pro­to­co­los pa­ra la ad­mi­sión de car­ne va­cu­na. La fa­se más in­tere­san­te de la tran­si­ción die­té­ti­ca es, pre­ci­sa­men­te, la in­cor­po­ra­ción de la car­ne va­cu­na. Se con­cen­tra en los seg­men­tos de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo.

En los úl­ti­mos cin­co años, China pa­só de im­por­tar na­da, a cons­ti­tuir­se en el prin­ci­pal mer­ca­do cár­ni­co del mun­do. El año pa­sa­do com­pra­ron 400.000 to­ne­la­das de equi­va­len­te con hue­so. Su prin­ci­pal abas­te­ce­dor es Aus­tra­lia, pe­ro la Ar­gen­ti­na ya ven­día al­go en for­ma di­rec­ta y otro po­co a tra­vés de Hong Kong.

Aho­ra, se­gún in­for­mó Ma­rio Ra­vet­tino, vi­ce­pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA), se avan­zó en una aper­tu­ra más ple­na. Un dato cru­cial en es­te mo­men­to, don­de los fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res pi­den a gri­tos me­di­das que les per­mi­tan su­pe­rar la tre­men­da cri­sis que los afec­ta.

Sin em­bar­go, no es só­lo cues­tión de abrir más mer­ca­dos, sino tam­bién de ge­ne­rar más fa­ci­li­da­des pa­ra aten­der­los. Ha­ce años que ni si­quie­ra se cum­ple la cuo­ta Hil­ton (con la Unión Eu­ro­pea). Re­ten­cio­nes que per­sis­ten en un in­só­li­to 15%, atra­so cam­bia­rio y la pro­fun­di­za­ción del “do­ble es­tán­dar” fis­cal y sa­ni­ta­rio co­lo­ca­ron a la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca ex­por­ta­do­ra en aler­ta ro­jo.

En­ton­ces, las bue­nas in­ten­cio­nes, los objetivos sa­nos y na­tu­ra­les de una vin­cu­la­ción es­tra­té­gi­ca de lar­go pla­zo, de­be­rán es­pe­rar a que ha­ya cam­bios drás­ti­cos en la po­lí­ti­ca sec­to­rial. t

Ca­sa­mi­que­la des­em­pol­vó sin pu­dor el plan ela­bo­ra­do por Ju­lián Do­mín­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.