Ya apli­can re­no­va­dos es­que­mas pa­ra el con­trol de pla­gas en so­ja

Los ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de Per­ga­mino San­tia­go Bar­be­ris.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Los bue­nos rin­des en so­ja vie­nen de la mano de una com­ple­ta pro­tec­ción con­tra las ad­ver­si­da­des a las que se en­fren­ta un cul­ti­vo, den­tro de las cua­les los in­sec­tos y el com­ple­jo de en­fer­me­da­des fo­lia­res son una par­te im­por­tan­te y muy ac­tual.

Ma­ne­jar in­sec­tos y en­fer­me­da­des re­quie­re de ac­cio­nes pre­ven­ti­vas como la ro­ta­ción de cul­ti­vos, el uso de te­rá­pi­cos de se­mi­llas, la elec­ción de fe­chas de siem­bra y es­truc­tu­ra de cul­ti­vo. Si pe­se a to­das es­tas ac­cio­nes las pla­gas con­ti­núan su pro­gre­so, ha­brá que ape­lar al con­trol quí­mi­co.

Pa­ra sa­ber si las pla­gas au­men­tan en un lo­te se re­co­mien­da rea­li­zar un co­rrec­to se­gui­mien­to, con el mues­treo ade­cua­do en tiem­po y for­ma. Pa­ra es­ta­ble­cer cuán­do es ne­ce­sa­rio rea­li­zar el con­trol quí­mi­co con­vie­ne de­ter­mi­nar cuán­do esa pla­ga su­pera un um­bral de da­ño, que es la can­ti­dad de in­sec­tos ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer un da­ño si­mi­lar al cos­to de con­tro­lar­la. Pa­ra no que­dar igua­la­do se uti­li­za el um­bral de ac­ción, que es le­ve­men­te más ba­jo que el um­bral de da­ño.

Du­ran­te años el pro­duc­tor ha uti­li­za­do los um­bra­les pa­ra las dis­tin­tas pla­gas se­gún la in­di­ca­ción de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Pe­ro di­chos um­bra­les se han adap­ta­do, por ejem­plo aho­ra son es­pe­cí­fi­cos pa­ra los in­sec­ti­ci­das de vol­teo pa­ra con­tro­lar­los.

En es­te sen­ti­do, en las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas Du­pont reali­zó 45 en­sa­yos en la zo­na nú­cleo pa­ra com­pa­rar las di­fe­ren­cias en­tre la apli­ca­ción de dos mo­lé­cu­las: ry­na­xi­pir y di­no­te­fu­rán a las do­sis de mar­be­te en R3, en el ini­cio de for­ma­ción de chau­chas ver­sus un tes­ti­go sin apli­car. Só­lo se tu­vo en cuen­ta el es­ta­do fe­no­ló­gi­co y no un um­bral.

El in­ge­nie­ro y ase­sor San­tia­go Bar­be­ris, quien es­tu­vo en el día a día de los en­sa­yos, con­tó que fue­ron dos cam­pa­ñas to­tal­men­te di­fe­ren­tes en cuan­to a la pre­sen­cia de in­sec­tos. La pri­me­ra tu­vo baja pre­sión y la se­gun­da al­ta, prin­ci­pal­men­te de le­pi­dóp­te­ros y trips.

“Las res­pues­tas pro­me­dios pa­ra la pri­me­ra cam­pa­ña fue­ron de 200 kg/ha, apro­xi­ma­da­men­te, y 500 kg/ha pa­ra la se­gun­da. Es­tos da­tos nos in­di­ca­ron el im­pac­to pro­me­dio que tu­vie­ron las pla­gas du­ran­te esas cam­pa­ñas”, ex­pli­có.

Pa­ra com­pa­rar es­ta apli­ca­ción con el ma­ne­jo tra­di­cio­nal du­ran­te la se­gun­da cam­pa­ña, 2013-14, se agre­gó un tra­ta­mien­to a los en­sa­yos. “Si en R3 no se al­can­za­ba el um­bral de ac­ción, la apli­ca­ción se rea­li­za­ba al mo­men­to que se lle­ga­ra. Es­ta con­di­ción se ob­tu­vo en 5 en­sa­yos y las res­pues­tas fue­ron de apro­xi­ma­da­men­te 200 kg/ha a fa­vor de la apli­ca­ción en R3 ver­sus una apli­ca­ción con um­bral”, agre­gó Bar­be­ris.

El fac­tor co­mún fue la pre­sen­cia de le­pi­dóp­te­ros, iso­ca me­di­do­ra o an­ti­car­sia en una can­ti­dad me­nor al um­bral y en to­dos los ca­sos se de­tec­tó una pre­sen­cia im­por­tan­te de trips.

“El efec­to de de­fo­lia­ción por le­pi­dóp­te­ros más el roí­do de trips oca­sio­na un da­ño más im­por­tan­te que el que su­po­ne­mos”, ase­gu­ró Bar­be­ris.

Las con­clu­sio­nes más im­por­tan­tes del uso de es­tas dos mo­lé­cu­las res­pec­to del ma­ne­jo tra­di­cio­nal, in­di­can que, en primer lu­gar, el mo­men­to de R3 pa­ra las dos cam­pa­ñas fue coin­ci­den­te en mu­chos ca­sos con apli­ca­cio­nes de de­fo­lia­do­ras, bo­li­lle­ras, trips y, en al­gu­nos ca­sos, chin­ches. A es­to se su­ma en mu­chos lo­tes la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das

Hay nuevos ma­ne­jos y mo­lé­cu­las que cam­bian el con­cep­to de los um­bra­les

pa­ra el con­trol de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo.

Se com­pro­bó que hay una res­pues­ta en ren­di­mien­to su­pe­rior a los 200 kg/ha, se­gún in­ci­den­cia de las pla­gas. Ade­más, se ob­ser­vó per­sis­ten­cia de ac­ción por más de 21 días en los en­sa­yos pa­ra de­fo­lia­do­ras y chin­ches. “En to­dos los en­sa­yos en que se eva­luó ca­li­dad de gra­nos con prue­ba de te­tra­zo­lio se ob­tu­vie­ron va­lo­res de da­ño por chin­che in­fe­rio­res res­pec­to del tes­ti­go sin tra­tar. Y per­mi­tió ha­cer me­jo­ras en la to­ma de mues­tras pa­ra la de­ter­mi­na­ción de po­bla­ción de di­che­lops o chin­che de los cuernitos”, des­ta­có el ase­sor.

Bar­be­ris tam­bién es­tá con­ven­ci­do que es­ta tec­no­lo­gía per­mi­ti­rá es­tu­diar la ge­ne­ra­ción de um­bra­les com­bi­na­dos que de­ter­mi­nen el im­pac­to de dos pla­gas en for­ma si­mul­tá­nea.

En de­fi­ni­ti­va, se su­ma así una es­tra­te­gia di­fe­ren­te pa­ra man­te­ner a ra­ya a los in­sec­tos que ata­can los cul­ti­vos. t

Cui­da­do. La de­fo­lia­ción por le­pi­dóp­te­ros y el roí­do de trips oca­sio­na más da­ño que el que se cree, ad­vier­te Bar­be­ris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.