Aho­ra, a dar vuel­ta la pá­gi­na

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Lla­ma la aten­ción la li­ge­re­za con que se tra­ta la cues­tión de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, la mo­chi­la que ter­mi­nó do­blan­do la es­pal­da del cam­po. Por­que a pe­sar de la bue­na co­se­cha de so­ja, la reali­dad es que la som­bra del es­tan­ca­mien­to im­preg­na to­da la es­ce­na.

La ma­yor par­te de los po­lí­ti­cos, eco­no­mis­tas y ase­so­res coin­ci­den en que los de­re­chos de ex­por­ta­ción cons­ti­tu­yen un “mal im­pues­to” y que de­be ser sus­ti­tui­do por al­gún me­ca­nis­mo más plau­si­ble. Pe­ro la so­ja es su lí­mi­te. El ar­gu­men­to sue­na ra­zo­na­ble: “no va­mos a des­fi­nan­ciar al Es­ta­do”.

El PRO, que lan­zó la pro­pues­ta más ami­ga­ble con el cam­po, plan­teó una re­duc­ción de 5% por año, lle­gar a 0 en sie­te cam­pa­ñas.

Es de­ma­sia­do tiem­po. Los pre­cios han caí­do un 35%, la ren­ta­bi­li­dad es nu­la y se da la pa­ra­do­ja de una co­se­cha ré­cord de 57 mi­llo­nes de to­ne­la­das, con un re­sul­ta­do eco­nó­mi­co ne­ga­ti­vo.

Aun­que no tan­to como los de­más cul­ti­vos, don­de só­lo za­fan quie­nes al­can­zan rin­des cer­ca­nos a la fron­te­ra de lo po­si­ble, y en cam­po pro­pio.

Hay mu­chos me­ca­nis­mos pa­ra ter­mi­nar con es­ta ga­be­la sin des­fi­nan­ciar al Es­ta­do. Pue­den sus­ti­tuir­se por el im­pues­to a las ga­nan­cias, re­te­nien­do en la pri­me­ra ven­ta pe­ro a cuen­ta de es­te gra­va­men. Ya he­mos ha­bla­do del efec­to de los de­re­chos de ex­por­ta­ción so­bre la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía.

Obli­ga a des­ti­nar una pro­por­ción ma­yor del pro­duc­to pa­ra la com­pra de los in­su­mos. Es­to mo­to­ri­za la des­in­ver­sión. Se uti­li­zan me­nos uni­da­des de in­su­mos, se in­cor­po­ran me­nos equi­pos, la pro­duc­ción se ha­ce más “ex­ten­si­va”.

Me­nos pro­duc­ción en la mis­ma su­per­fi­cie. Me­nos rin­de. Es lo que es­ta­mos vi­vien­do con la de­ba­cle de los ce­rea­les, como el tri­go y el maíz, que lan­gui­de­cen a pe­sar de la cre­cien­te ofer­ta tec­no­ló­gi­ca.

Pe­ro si los de­re­chos de ex­por­ta­ción im­pac­tan en la agri­cul­tu­ra, mu­cho más gra­ve es lo que su­ce­de con los pro­duc­tos de va­lor agre­pa­ra ga­do. En primer lu­gar, la car­ne va­cu­na.

La ima­gen bu­có­li­ca que su­pi­mos cons­truir­le a nues­tra ga­na­de­ría bo­vi­na ali­men­ta la idea de que un no­vi­llo es ca­si un ani­mal de ca­za.

En reali­dad, un no­vi­llo gor­do es el re­sul­ta­do de una cas­ca­da de va­lor im­po­nen­te, que se ini­cia con el sal­to de un to­ro de al­ta ge­né­ti­ca so­bre una va­ca con 150 años de mes­ti­za­je.

A los nue­ve me­ses ese sal­to se con­vir­tió en un ter­ne­ro de 35 ki­los. Ocho me­ses des­pués, mul­ti­pli­có por seis el pe­so de na­ci­mien­to. Se deste­ta con 180 ki­los. Desa­rro­lla so­bre pra­de­ras sem­bra­das en cam­pos de uso agrí­co­la du­ran­te otros seis me­ses, y al fi­nal se los en­cie­rra en un co­rral pa­ra ter­mi­nar­los con gra­nos.

Ese pro­duc­to de al­tí­si­mo va­lor agre­ga­do va lue­go a la plan­ta fri­go­rí­fi­ca, don­de con­ti­núa el pro­ce­so con la fae­na, se­pa­ra­ción de sus com­po­nen­tes, em­pa­que, frío y des­pa­cho. Bueno, es­te pro­duc­to, que en úl­ti­ma ins­tan­cia es agri­cul­tu­ra con va­lor agre­ga­do, tri­bu­ta un 15% de de­re­chos de ex­por­ta­ción.

A di­fe­ren­cia de la so­ja, don­de cla­ra­men­te las re­ten­cio­nes tie­nen un ob­je­ti­vo de ca­ja, en el ca­so de la car­ne va­cu­na el tras­fon­do es la famosa de­fen­sa de la me­sa de los ar­gen­ti­nos.

La reali­dad es que el cas­ti­go ter­mi­nó con una enor­me di­la­pi­da­ción del ca­pi­tal ga­na­de­ro.

En una fá­bri­ca de tor­ni­llos, si el tor­ni­llo de­jó de ser ne­go­cio, se ven­den los tor­nos o se de­di­can a otra co­sa.

En la fá­bri­ca de car­ne, los tor­nos son las va­cas, que tam­bién son car­ne. La li­qui­da­ción de va­cas ge­ne­ró abun­dan­cia co­yun­tu­ral de car­ne, man­te­nien­do ba­jos los pre­cios. Pe­ro un día la car­ne se aca­bó.

Hoy la Ar­gen­ti­na tie­ne la car­ne más ca­ra de la re­gión, mien­tras Bra­sil, Uru­guay, Pa­ra­guay y has­ta Chile han ocu­pa­do po­si­cio­nes de pri­vi­le­gio en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal.

En unos ca­sos con vo­lu­men, en otros con ca­li­dad.

Hay mu­cho pa­ra re­cons­truir. Tan­to pa­ra car­ne como pa­ra le­che. Mu­chos ya se es­tán pre­pa­ran­do. Sa­ben que es­ta­mos por dar vuel­ta la pá­gi­na. t

Al­gu­nos ya se es­tán pre­pa­ran­do, por­que hay que re­cons­truir mu­cho en el cam­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.