Los “puen­tes ver­des” pa­ra pa­sar el in­vierno

En fe­cha óp­ti­ma de siem­bra, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra son una al­ter­na­ti­va a los bar­be­chos lar­gos de in­vierno. Al­gu­nas cla­ves de su ma­ne­jo.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra son al­ter­na­ti­vas pa­ra es­ta épo­ca.

Se van des­pe­jan­do los lo­tes lue­go de los cul­ti­vos de ve­ra- no y hay que pla­ni­fi­car qué ha­cer en el in­vierno.

Ac­tual­men­te, ca­da zo­na atra­vie­sa su pro­pia reali­dad pro­duc­ti­va pe­ro en ca­si to­das las re­gio­nes se­gui­rá sin sem­brar­se tri­go.

Una de las es­tra­te­gias pa­ra ocu­par los po­tre­ros y evi­tar los bar­be­chos tan lar­gos en­tre dos cul­ti­vos de ve­rano es la siem­bra de los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. Al mo­men­to de sem­brar es­tos puen­tes ver­des hay que con­si­de­rar cues­tio­nes que son clave. “Los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra se pue­den sem­brar con dis­tin­tos objetivos”, ex­pli­ca Mi­rian Ba­rra­co, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de cul­ti­vos de INTA Ge­ne­ral Vi­lle­gas, en el oes­te bo­nae­ren­se, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Y agre­ga: “Ini­cial­men­te, se sem­bra­ron como una he­rra­mien­ta pa­ra con­tro­lar los pro­ble­mas de ero­sión. Lue­go, cuan­do au­men­tó el mo­no­cul­ti­vo de so­ja, se adop­ta­ron las gra­mí­neas pa­ra au­men­tar la co­ber­tu­ra y la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los y man­te­ner la ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca en el in­vierno. Fi­nal­men­te, cuan­do co­men­za­ron a in­ten­si­fi­car­se los pro­ble­mas con al­gu­nas ma­le­zas, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra se siem­bran pa­ra com­pe­tir con las es­pe­cies di­fí­ci­les”.

La ex­per­ta des­ta­ca que al mo­men­to de de­ci­dir la siem­bra de un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra es im­por­tan­te, prin­ci­pal­men­te, su ob­je­ti­vo y pen­sar en el cul­ti­vo si­guien­te.

“An­te de sem­brar hay que pen­sar en el con­su­mo de agua. Por ejem­plo, los cul­ti­va­res de cen­teno de ci­clo cor­to, por te­ner un ci­clo de me­nos días, con­su­men me­nos agua. Ade­más con me­nor con­su­mo de agua, es­tas es­pe­cies pro­du­cen más ma­te­ria se­ca que la ave­na o el rai­grás. Por es­te mo­ti­vo, el cen­teno es­tá me­jor adap­ta­do a zo­nas sub­hú­me­das y se­miá­ri­das”, re­gio­na­li­za la es­pe­cia­lis­ta y des­ta­ca tam­bién que es­te ce­real es un cul­ti­vo que to­le­ra más el frío y los in­vier­nos se­cos.

Por otra par­te, Ba­rra­co pien­sa en aque­llas zo­nas que pa­de­cie­ron de ex­ce­sos hí­dri­cos y aun tie­nen anega­mien­tos o na­pas al­tas.

“En si­tua­cio­nes con ex­ce­so de hu­me­dad, la fi­na­li­dad al sem­brar un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra de­be ser de­pri­mir la na­pa. Por eso es me­jor es­tra­te­gia sem­brar un cul­ti­vo más con­su­mi­dor de agua de ci­clo lar­go. En es­tos ca­sos tam­bién pue­de im­plan­tar­se un cen­teno de ci­clo lar­go, una ave­na o un rai­grás”, se­ña­la.

Res­pec­to a la com­pe­ten­cia con las ma­le­zas, que tan­tos pro­ble­mas es­tá oca­sio­nan­do en el cen­tro y nor­te del país, la ex­per­ta co­men­ta que hay tra­ba­jos he­chos en otros paí­ses que evi­den­cian que los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra pro­du­cen sus­tan­cias es­pe­cia­les que in­hi­ben el cre­ci­mien­to de otras es­pe­cies, sin em­bar­go, en Ar­gen­ti­na eso aun no fue com- pro­ba­do. Si afir­mó que son bue­nas he­rra­mien­tas pa­ra com­pe­tir por los re­cur­sos am­bien­ta­les con las ma­le­zas, siem­pre y cuan­do, ten­gan las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra su cre­ci­mien­to. En­tre los as­pec­tos que op­ti­mi­zan su desa­rro­llo es­tá la siem­bra tem­pra­na, a par­tir de la cual el cul­ti­vo ex­plo­ra me­jor el am­bien­te pro­duc­ti­vo. Con es­ta tác­ti­ca de ma­ne­jo, el cul­ti­vo se se­ca an­tes y ha­brá una ventana tem­po­ral ma­yor an­tes de la siem­bra del cul­ti­vo de ve­rano.

Otras de las es­tra­te­gias in­tere­san­tes es sem­brar vi­cia (sa­ti­va o vi­llo­sa) que ade­más apor­tan ni­tra­tos pa­ra el cul­ti­vo si­guien­te. Al res­pec­to, Ba­rra­co co­men­ta: “La vi­cia es una bue­na op­ción como cul­ti­vo de co­ber­tu­ra si lue­go se siem­bra un maíz tar­dío. Pa­ra que es­ta le­gu­mi­no­sa pue­da fi­jar el ni­tró­geno at­mos­fé­ri­co y lue­go lo de­je dis­po­ni­ble, hay que es­pe­rar has­ta su flo­ra­ción que es mo­men­to en el que fi­ja más ni­tró­geno. Eso re­tra­sa el se­ca­do y así la plan­ta con­su­me más agua. De es­ta ma­ne­ra es ne­ce­sa­rio de­jar una la ventana de tiem­po des­pués del se­ca­do pa­ra que se de­gra­de y se acu­mu­le agua has­ta la siem­bra del maíz”. t

Ba­rra­co. Ex­per­ta de INTA Vi­lle­gas.

Cen­teno. Es­ta es­pe­cie con­su­me po­ca agua y pro­du­ce ma­te­ria se­ca de ca­li­dad.

Vi­cia. Una le­gu­mi­no­sa an­tes de maíz.

Ave­na. Pue­de ro­tar­se con la so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.