Ba­jo la pre­sión tec­no­fó­bi­ca

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­cri­bo es­tas lí­neas des­de Tou­lou­se, Fran­cia, des­pués de ha­ber re­co­rri­do du­ran­te unos días va­rias ex­plo­ta­cio­nes, con­ver­san­do con agri­cul­to­res y vi­si­tan­do em­pre­sas pro­vee­do­ras de in­su­mos quí­mi­cos y bio­ló­gi­cos. Los tiem­pos han cam­bia­do.

En mi pri­me­ra vi­si­ta a Fran­cia, en 1982, el pa­ra­dig­ma era la in­ten­si­fi­ca­ción a to­da cos­ta. La PAC (Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún) apo­ya­ba a la agri­cul­tu­ra a tra­vés de los al­tos pre­cios a to­dos los pro­duc­tos. La re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to era ge­ne­ro­sa­men­te fa­vo­ra­ble, y eso es­ti­mu­ló una ex­pan­sión fe­no­me­nal del uso de to­da cla­se de in­su­mos tec­no­ló­gi­cos.

La con­se­cuen­cia fue la con­ta­mi­na­ción, que se ex­pre­sa­ba por dis­tin­tas vías. El cé­le­bre li­bro “La Pri­ma­ve­ra Si­len­cio­sa” de Ra­chel Car­son, en los tem­pra­nos años 60, pu­so fo­co en es­te te­ma. Al­gu­nos ac­ci­den­tes en plan­tas quí­mi­cas, la eu­tro­fi­ca­ción (la­gu­nas afec­ta­das por una cre­cien­te car­ga de nu­trien­tes, fru­to del la­va­do de ni­tra­tos, fós­fo­ro y otros ele­men­tos apli­ca­dos en ex­ce­so por los pro­duc­to­res), los olo­res de los cria­de­ros de ani­ma­les, la apa­ri­ción de la “va­ca lo­ca”, pu­sie­ron en aler­ta a la so­cie­dad. Na­ció el am­bien­ta­lis­mo, los mo­vi­mien­tos en de­fen­sa de los de­re­chos de los ani­ma­les, con una im­pron­ta fuer­te­men­te tec­no­fó­bi­ca.

La ver­dad es que en lu­gar de apun­tar a co­rre­gir los ex­ce­sos y re­gu­lar en el sen­ti­do de la apli­ca­ción de me­jo­res prác­ti­cas agrí­co­las, las au­to­ri­da­des op­ta­ron por el fa­ci­lis­mo de “don­de es­tán los vo­tos”. Los agri­cul­to­res son y se­rán ca­da vez más in­sig­ni­fi­can­tes, nu­mé­ri­ca­men­te ha­blan­do, en to­das las so­cie­da­des que se desa­rro­llan. El te­ma es que no so­lo no tie­nen vo­to, sino que ca­re­cen de voz. Han fra­ca­sa­do en to­dos los in­ten­tos por fre­nar la “on­da verde”. Hoy en Fran­cia se ve cla­ra­men­te có­mo es­tán pa­gan­do las con­se­cuen­cias: es­tan­ca­mien­to, en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción de agri­cul­to­res, aban­dono de la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra, et­cé­te­ra. Eu­ro­pa re­pu­dió la bio­tec­no­lo­gía, y mu­chas com­pa­ñías de se­mi­llas han te­ni­do que lle­var sus pro­gra­mas de investigación afue­ra del con­ti­nen­te. Al­gu­nas hi­cie­ron ba­se en la Ar­gen- ti­na pa­ra to­do lo que tie­ne que ver con es­ta ma­te­ria.

En aque­lla pri­me­ra vi­si­ta de 1982, me asom­bra­ron los rin­des de tri­go. Ha­bían crea­do el “Club de los 100 Quin­ta­les”, in­te­gra­dos por to­dos los pro­duc­to­res que su­pe­ra­ban ese um­bral. Al ca­bo de un tiem­po lle­gó a la Ar­gen­ti­na la ge­ne­ra­ción Ba­guet­te, pri­me­ra irrup­ción fuer­te de la ge­né­ti­ca fran­ce­sa en nues­tra agri­cul­tu­ra. Hoy es­ta ge­né­ti­ca se ha im­pues­to de mo­do in­dis­cu­ti­ble. Y fe­liz­men­te el flu­jo si­gue vi­gen­te en es­ta es­pe­cie: en es­tos mis­mos días, Fe­de­ri­co Truc­co, CEO de Bio­ce­res, es­tu­vo vi­si­tan­do el cuar­tel ge­ne­ral de Flo­ri­mond Du­pres, que ya le pro­vee el ger­mo­plas­ma de BioTim­bó, que se anun­cia como un ma­te­rial de al­tí­si­mo po­ten­cial.

Pe­ro el nue­vo pa­ra­dig­ma de la “desin­ten­si­fi­ca­ción” ge­ne­ra tam­bién opor­tu­ni­da­des nue­vas pa­ra la tec­no­lo­gía que re­quie­ren es­tas pam­pas. Allá, tie­nen que re­tor­nar de los ex­ce­sos. Es­tán en­ton­ces crean­do so­lu­cio­nes in­tere­san­tes, como el uso de fer­ti­li­zan­tes de al­ta efi­cien­cia, rá­pi­da­men­te asi­mi­la­bles y en con­se­cuen­cia sin ries­go de la­va­do o es­co­rren­tía. He­mos vi­si­ta­do la fá­bri­ca de Agro­nu­tri­ción. La em­pre­sa ofre­ce un com­ple­jo de fós­fo­ro so­lu­ble, que con­tie­ne tam­bien pe­que­ñas do­sis de ni­tró­geno, muy efi­cien­te como arran­ca­dor en to­dos los cul­ti­vos. Van a ins­ta­lar una plan­ta en Per­ga­mino, en so­cie­dad con la lo­cal Ri­zo­bac­ter, una in­ver­sión de 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los agri­cul­to­res vi­si­ta­dos la­men­tan no con­tar con trans­gé­ni­cos. Siem­bran so­ja con cuen­ta­go­tas, sa­bien­do que no pue­den com­pe­tir sin to­le­ran­cia a gli­fo. Se sien­ten mal por­que sus co­le­gas españoles pue­den usar maí­ces Bt. Pe­ro con las po­cas he­rra­mien­tas que les que­dan, si­guen dan­do ba­ta­lla. Tie­nen, al me­nos, la se­gu­ri­dad de que ten­drán au­xi­lio eco­nó­mi­co.

Acá, no.

Pos­tal fran­ce­sa. En Fran­cia, que es una po­ten­cia tri­gue­ra, se re­gis­tra un es­tan­ca­mien­to de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.