Post­co­se­cha: la efi­cien­cia co­mien­za du­ran­te la trilla

Có­mo es el sen­sor que mi­de ca­li­dad mien­tras se co­se­cha.

Clarin - Rural - - TAPA - Esteban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Au­men­tar el rin­de de los cul­ti­vos es una de las prio­ri­da­maíz, des de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Pe­ro tam­bién ca­da vez tie­ne ma­yor im­por­tan­cia au­men­tar la ca­li­dad de los gra­nos.

En es­te con­tex­to, el INTA, jun­to a la em­pre­sa na­cio­nal Tec­no­Cien­tí­fi­ca, desa­rro­lló un sen­sor de ca­li­dad que brin­da el por­cen­ta­je de pro­teí­na, como así tam­bién del acei­te y al­mi­dón a ni­vel lo­te, en el mis­mo cam­po y en tiem­po real, y es­tá sien­do pro­ba­da en los cul­ti­vos de tri­go, so­ja y ce­ba­da.

“Lo que su­ce­de hoy es que se co­se­cha to­do el lo­te sin te­ner co­no­ci­mien­to de que hay va­ria­bi­li­dad en la ca­li­dad de los gra­nos”, se­ña­ló Die­go Vi­lla­rroel, uno de los téc­ni­cos del Inta Man­fre­di que tra­ba­jó en es­te pro­yec­to.

Esa co­se­cha, agre­gó el téc­ni­co, se guar­da en un si­lo bol­sa o se car­ga en ca­mio­nes sin se­gre­gar ni iden­ti­fi­car por ca­li­dad; es de­cir, se mez­cla to­do.

Así, cuan­do esos gra­nos se ven­den y pa­san por los con­tro­les de ca­li­dad que ha­cen los aco­pios o los en­tes en­car­ga­dos de rea­li­zar ese tra­ba­jo, se rea­li­za un pro­me­dio de la mues­tra. Por lo tan­to, es muy pro­ba­ble que en el lo­te que se ha­ya co­se­cha­do ese ma­te­rial ha­ya al­tos y ba­jos ni­ve­les de pro­teí­na, pe­ro cuan­do se pro­me­dia la mues­tra del ca­mión esos ni­ve­les de­caen, con el con­si­guien­te cas­ti­go o pe­na­li­za­ción en la ven­ta, por te­ner ba­jos por­cen­ta­jes de pro­teí­na.

“Al iden­ti­fi­car la va­ria­bi­li­dad en la ca­li­dad en tiem­po real con es­te equi­po, el pro­duc­tor po­dría se­gre­gar por ca­li­dad an­tes que el grano sal­ga del cam­po y al­ma­ce­nar el grano en di­fe­ren­tes bol­sas en fun­ción del con­te­ni­do de pro­teí­na o di­rec­ta­men­te en­viar los ca­mio­nes al aco­pio con una par­ti­da de gra­nos de ca­li­dad iden­ti­fi­ca­da y no un pro­me­dio de to­do el lo­te. De es­ta ma­ne­ra se ob­ten­drían bo­ni­fi­ca­cio­nes o pe­na­li­za­cio­nes en fun­ción de la ca­li­dad se­gre­ga­da”, es­pe­ci­fi­có.

Por otro la­do, Vi­lla­rroel tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a otros be­ne­fi­cios que apor­ta el equi­po.

“Se pue­de ma­ne­jar la va­ria­bi­li­dad de la ca­li­dad a cam­po y uti­li­zar los ma­pas de pro­teí­na pa­ra pla­ni­fi­car una fer­ti­li­za­ción va­ria­ble, y así au­men­tar es­tos por­cen­ta­jes de pro­teí­na del cul­ti­vo den­tro del lo­te”, ex­pli­có.

Así, el sen­sor de ca­li­dad pue­de ser una he­rra­mien­ta útil pa­ra los pro­duc­to­res que dis­pon­gan de una co­se­cha­do­ra o pa­ra los con­tra­tis­tas de co­se­cha pa­ra brin­dar esa in­for­ma­ción como adi­cio­nal al ma­pa de ren­di­mien­to.

“El Pro­yec­to Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión del INTA lle­va 8 años tra­ba­jan­do con es­te ti­po de tec­no­lo­gía y es­to sir­vió como ba­se de ex­pe­rien­cia pa­ra pro­mo­ver al desa­rro­llo de un equi­po de in­dus­tria na­cio­nal a par­tir del año 2013, cuan­do Tec­no­Cien­tí­fi­ca, jun­to a és­ta ins­ti­tu­ción, han ge­ne­ra­do el pro­to­ti­po NIRC­rop Analy­zer”, re­la­tó Vi­lla­rroel.

Por otro la­do, tam­bién el INTA desa­rro­lló, jun­to a la em­pre­sa na­cio­nal Re­le­var, el “Si­lo-Secador”, una se­ca­do­ra de gra­nos que se di­fe­ren­cia las co­mu­nes que hay en los aco­pios del país.

Se tra­ta de un sis­te­ma de se­ca­do en si­lo con ai­re na­tu­ral y baja tem­pe­ra­tu­ra di­se­ña­do pa­ra el se­ca­do de gra­nos es­pe­cia­les de al­to va­lor y al­tas exi­gen­cias de ca­li­dad.

“El grano es se­ca­do mien­tras per­ma­ne­ce in­mó­vil den­tro de un si­lo y se fuer­za la cir­cu­la­ción de ai­re en con­di­cio­nes am­bien­ta­les o ape­nas ca­len­ta­do unos po­cos gra­dos”, es­pe­ci­fi­có Die­go de la To­rre, téc­ni­co del INTA Bal­car­ce e in­te­gran­te de es­te pro­yec­to. Una de sus prin­ci­pa­les ven­ta­jas ra­di­ca jus­ta­men­te en el uso de ai­re en con­di­cio­nes prác­ti­ca­men­te de am­bien­te, lo cual im­pli­ca ba­jo con­su­mo de ener­gía por par­te del que­ma­dor.

Es­tos sis­te­mas, se­gún ex­pli­có, es­tán am­plia­men­te di­fun­di­dos en otros paí­ses como EE.UU. y son uti­li­za­dos como sis­te­ma de se­ca­do de baja es­ca­la por los pro­duc­to­res pa­ra acon­di­cio­nar y al­ma­ce­nar su pro­pia pro­duc­ción de gra­nos, so­bre to­do el maíz.

“Aun cuan­do es­tos sis­te­mas de se­ca­do tie­nen gran­des ven­ta­jas, no han lo­gra­do ins­ta­lar­se aun como una op­ción a los sis­te­mas tra­di­cio­na­les en Ar­gen­ti­na”, con­clu­yó. t

Bien ar­gen­tino. Die­go Vi­lla­rroel a pun­to de co­lo­car el sen­sor de ca­li­dad en una co­se­cha­do­ra. Die­go de la To­rre (abajo), uno de los in­te­gran­tes del Inta Bal­car­ce que desa­rro­lló otra in­no­va­ción: el si­lo secador.

So­ja y tri­go. El sen­sor de ca­li­dad sir­ve pa­ra esos cul­ti­vos y tam­bién pa­ra maíz y ce­ba­da. In­for­ma el por­cen­ta­je de pro­teí­na como así tam­bién el con­te­ni­do de

acei­te y al­mi­dón a ni­vel de lo­te, en el mis­mo cam­po y en tiem­po real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.