Cin­co cla­ves pa­ra cam­ba­tir a las ma­le­zas re­sis­ten­tes

Cons­ti­tu­yen un enor­me desafío pa­ra la agri­cul­tu­ra.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La re­sis­ten­cia de al­gu­nas ma­le­zas al her­bi­ci­da gli­fo­tro­lar. sa­to, y tam­bién a otros prin­ci­pios ac­ti­vos, es uno de los desafíos más im­por­tan­tes que tie­ne la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y mun­dial. Des­de el 2005, se con­fir­mó la evo­lu­ción de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to en cin­co es­pe­cies y, en los úl­ti­mos años, se de­tec­ta­ron los pri­me­ros ca­sos de re­sis­ten­cia múl­ti­ple a es­te her­bi­ci­da y a otras tec­no­lo­gías de con­trol en rai­grás y yu­yo co­lo­ra­do.

En­tre las prin­ci­pa­les ma­le­zas re­sis­ten­tes, se en­cuen­tran sor­go de Ale­po (Sorg­hum ha­le­pen­se), rai­grás anual (Lo­lium mul­ti­flo­rum), rai­grás pe­ren­ne (Lo­lium pe­ren­ne), yu­yo co­lo­ra­do (Ama­rant­hus qui­ten­sis y Ama­rant­hus pal­me­ri), ca­pín (Echi­no­chloa co­lo­na) y pa­ta de gan­so (Eleu­si­ne in­di­ca).

El pro­ble­ma es que al com­pe­tir por el agua y los nu­trien­tes del sue­lo, las ma­le­zas ge­ne­ran pér­di­das eco­nó­mi­cas, in­ter­fie­ren en la co- y se ex­pan­den en la Pam­pa Hú­me­da, el NOA y el NEA.

Un gru­po de téc­ni­cos del INTA ad­vier­te que la fal­ta de ro­ta­cio­nes, en un por­cen­ta­je muy im­por­tan­te de la su­per­fi­cie agrí­co­la ba­jo arren­da­mien­tos de cor­ta du­ra­ción, y el uso ex­clu­si­vo de gli­fo­sa­to, en mu­chos ca­sos, como úni­ca he­rra­mien­ta de con­trol, agra­vó el pro­ble­ma.

Por eso, re­co­mien­dan cin­co cri­te­rios pa­ra un ma­ne­jo in­te­gral de los lo­tes.

1- Mo­ni­to­rear los lo­tes: co­no­cer la his­to­ria del cam­po per­mi­ti­rá ajus­tar las es­tra­te­gias de ma­ne­jo de acuer­do con la co­mu­ni­dad de ma­le­zas pre­sen­tes y po­ner én­fa­sis en las es­pe­cies más di­fí­ci­les de con­ma­le­za­do Ade­más de iden­ti­fi­car el ti­po de ma­le­zas, el diag­nós­ti­co es fun­da­men­tal pa­ra ob­ser­var su es­ta­do de desa­rro­llo y pa­ra rea­li­zar un re­gis­tro de aque­llas que po­drían emer­ger. Es­ta in­for­ma­ción, a su vez, ayu­da a de­ter­mi­nar cuá­les son los her­bi­ci­das pre-emer­gen­tes que po­drían apli­car­se.

2- Di­se­ñar una es­tra­te­gia in­te­gra­da de con­trol: en ge­ne­ral, los cri­te­rios se ba­san en el uso de uno o de muy po­cos her­bi­ci­das que, uti­li­za­dos en for­ma sis­te­má­ti­ca, sim­pli­fi­can las ta­reas de con­trol y ha­cen que las ma­le­zas ge­ne­ren ma­yor re­sis­ten­cia. Pa­ra evi­tar­lo, los téc­ni­cos re­co­mien­dan lle­var a ca­bo ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos, em­plear va­rie­da­des de rá­pi­do cre­ci­mien­to en pos de ace­le­rar el cie­rre del sur­co y sem­brar cul­ti­vos de co­ber­tu­ra que de­mo­ren o re­duz­can el na­ci­mien­to de las ma­le­zas.

3- Evi­tar la pro­duc­ción de se­mi­llas de ma­le­zas re­sis­ten­tes: es­ta si­tua­ción pue­de pre­ve­nir­se con di­fe­ren­tes mé­to­dos con el ob­je­ti­vo de evi­tar una fuer­te pre­sión de se­lec­ción. Ade­más, las plan­tas que es­ca­pan a los her­bi­ci­das de­ben ser eli­mi­na­das, en lo po­si­ble, de ma­ne­ra ma­nual y cuan­do el lo­te re­cién co­mien­za a in­fes­tar­se. De igual mo­do, con la me­ta de con­te­ner su ex­pan­sión, se acon­se­ja la co­rrec­ta lim­pie­za de vehícu­los, co­se­cha­do­ras y otros equi­pos agrí­co­las an­tes de in­gre­sar al cam­po.

4- Ha­cer ro­ta­ción de cul­ti­vos: es­te con­cep­to de ma­ne­jo, ade­más de me­jo­rar la es­truc­tu­ra y bio­di­ver­si­dad del sue­lo, dis­mi­nu­ye la in­ci­den­cia de al­gu­nas es­pe­cies re­sis­ten­tes. Es­to se de­be a que el pe­río­do de cre­ci­mien­to de un cul­ti­vo – fe­cha de siem­bra y ci­clo–, la ac­ción de los her­bi­ci­das se­lec­ti­vos dis­po­ni­bles y la can­ti­dad de re­si­duos re­ma­nen­tes que que­dan en el sue­lo tras la co­se­cha cam­bian en­tre los cul­ti­vos. Es­tas di­fe­ren­cias apor­tan di­ver­si­dad al sis­te­ma y re­du­cen la pre­sión de se­lec­ción que fa­vo­re­ce la emer­gen­cia de las ma­le­zas.

5- Rea­li­zar un con­trol quí­mi­co pla­ni­fi­ca­do: en los úl­ti­mos años, el em­pleo de pro­duc­tos de sín­te­sis se trans­for­mó en el mé­to­do de in­ter­ven­ción más uti­li­za­do pa­ra el tra­ta­mien­to con­tra las ma­le­zas. Al res­pec­to, los es­pe­cia­lis­tas re­sal­tan la im­por­tan­cia de rea­li­zar un diag­nós­ti­co del es­ta­do de cre­ci­mien­to de las ma­le­zas, ya que mu­chas ve­ces las fa­llas en el con­trol con in­su­mos son con­se­cuen­cia del ca­rác­ter tar­dío de las apli­ca­cio­nes. En ese sen­ti­do, se re­co­mien­da uti­li­zar her­bi­ci­das con di­fe­ren­tes si­tios de ac­ción, en apli­ca­ción to­tal o con mo­chi­la so­bre plan­tas ais­la­das. Con el pro­pó­si­to de com­ple­men­tar es­te ti­po de con­trol, es po­si­ble te­ner en cuen­ta al­ter­na­ti­vas como el des­se­cha ma­nual y el con­trol me­cá­ni­co con la­bran­zas re­du­ci­das en ro­da­les de ma­le­zas pe­ren­nes.

Con es­tas re­co­men­da­cio­nes, es po­si­ble de­mo­rar la ex­pa­sión del pro­ble­ma a otros lo­tes, y tam­bién re­du­cir las pér­di­das que es­tán pro­vo­can­do las yu­yos re­bel­des.

Con ro­ta­cio­nes y una es­tra­te­gia de con­trol se lo­gran bue­nos re­sul­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.