Co­ra­zón ga­na­de­ro en la Cuen­ca del Sa­la­do

En la his­tó­ri­ca cuen­ca ga­na­de­ra, Ro­dol­fo Nou­gués apro­ve­cha que, aho­ra, mu­chos cam­pos de­ja­ron de me­dir­se en tér­mi­nos agrí­co­las e in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra aun en los lo­tes al­qui­la­dos.

Clarin - Rural - - TAPA - Esteban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

En la prin­ci­pal re­gión ga­na­de­ra ar­gen­ti­na, Ro­dol­fo Nou­gués apro­ve­cha que, aho­ra, mu­chos cam­pos de­ja­ron de me­dir­se en tér­mi­nos agrí­co­las y cre­ce en su­per­fi­cie. In­cor­po­ra a la so­ja y el maíz y, ade­más, in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra aun en los lo­tes al­qui­la­dos.

A los 37 años de edad, lue­go de tra­ba­jar 13 años en el ca­ma­gro­pe­cua­ria po fa­mi­liar lo­ca­li­za­do en el par­ti­do bo­nae­ren­se de Sa­la­di­llo, Ro­dol­fo Nou­gués re­ci­bió un lla­ma­do de su pa­dre: que­ría ven­der los dos cam­pos que in­te­gra­ban la em­pre­sa que ma­ne­ja­ba.

Ro­dol­fo te­nía dos al­ter­na­ti­vas: o co­bra­ba la in­dem­ni­za­ción y sa­lía a bus­car tra­ba­jo (es­to ocu­rrió en el 2001, una épo­ca ma­la) o rein­ver­tar­se, de­jan­do de ser un tra­ba­ja­dor pro­fe­sio­nal (es agró­no­mo) pa­ra trans­for­mar­se en un em­pre­sa­rio.

El pa­dre de Ro­dol­fo tu­vo suer­te. Su hi­jo eli­gió la se­gun­da op­ción y des­de ahí no pa­ró ni un se­gun­do de tra­ba­jar con la ga­na­de­ría has­ta con­ver­tir­se en lo que es hoy: pro­du­ce en 5.300 hec­tá­reas, de las cua­les de­di­ca 4.000 hec­tá­reas a es­ta ac­ti­vi­dad (con más de 4.000 ani­ma­les) y 1.300 le da a la agri­cul­tu­ra.

“Nun­ca me ha­bía cues­tio­na­do cuá­les eran los in­tere­ses de mis pa­dres. Pe­ro a par­tir de ese mo­men­to com­pren­dí que un as­pec­to clave es en­ten­der la ne­ce­si­dad de los pro­pie­ta­rios de la tie­rra”, co­men­tó Nou­gués, quien ade­más es in­te­gran­te del CREA Arro­yo de las Flo­res.

Con la in­dem­ni­za­ción re­ci­bi­da, al­qui­ló uno de los dos cam­pos de la fa­mi­lia. El pa­dre li­qui­dó la ma­yor par­te del ro­deo de cría e in­ver­na­da, con ex­cep­ción de 500 va­cas, que le en­tre­gó a Ro­dol­fo con el com­pro­mi­so de sal­dar la deu­da en el tér­mino de un año.

Vi­vió aus­te­ra­men­te con los ho­no­ra­rios de ase­sor. Y se pro­pu­so rein­ver­tir to­do lo ge­ne­ra­do por el nue­vo em­pren­di­mien­to.

Co­men­zó a ar­mar un es­que­ma fo­rra­je­ro in­ten­si­vo con el ob­je­ti­vo de apro­ve­char ca­da me­tro del área ga­na­de­ra dis­po­ni­ble pa­ra po­der en­to­rar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de va­qui­llo­nas de 15 me­ses de edad.

Así, ar­mó un es­que­ma de ci­clo com­ple­to con co­rra­les de ini­cia­ción pa­ra ter­ne­ros y de ter­mi­na­ción pa­ra no­vi­llos o va­qui­llo­nas de re­cha­zo.

A par­tir de 2004, los pre­cios de la ha­cien­da y de los gra­nos co­men­za­ron a re­pun­tar. Lo­gró al­qui­lar el sec­tor ga­na­de­ro del otro cam­po fa­mi­liar, que ini­cial­men­te ha­bía arren­da­do una tía su­ya, y tam­bién el área agrí­co­la pre­sen­te en esa ex­plo­ta­ción.

Se su­mó que co­men­zó a al­qui­lar otros cam­pos de la zo­na pa­ra ha­cer agri­cul­tu­ra. “En el ci­clo 2008/09 sem­bré unas 1.600 hec­tá­reas, pe­ro con la se­quía per­dí el 30% del ca­pi­tal to­tal. Lo que me sal­vó fue ha­ber in­ver­ti­do en ga­na­de­ría”, re­cor­dó.

Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de Nou­gués pa­ra lo­grar es­te cre­ci­mien­to fue po­ner en pro­duc­ción cam­pos que ya no se al­qui­lan pa­ra

agri­cul­tu­ra.

El hom­bre re­la­tó que los cam­pos fa­mi­lia­res arren­da­dos se ex­plo­tan en el mar­co de con­tra­tos con un pla­zo de 10 años, en los cua­les, si bien el in­qui­lino se com­pro­me­te a rea­li­zar to­das las me­jo­ras ne­ce­sa­rias, se re­ser­va el de­re­cho de co­brar las cuo­tas no amor­ti­za­das de las in­ver­sio­nes con­cre­ta­das en ca­so de que el con­tra­to, una vez fi­na­li­za­do, no sea re­no­va­do. Pa­ra cal­cu­lar el va­lor de las amor­ti­za­cio­nes, las in­ver­sio­nes se con­si­de­ran en ki­los de car­ne.

“El año pa­sa­do me ofre­cie­ron cam­pos a 50 kg/ha de car­ne que en 2013 se ha­bían al­qui­la­do a 7 qq/ha de so­ja. Pe­ro, al no te­ner in­fra­es­truc­tu­ra ga­na­de­ra, es di­fí­cil po­ner­los en pro­duc­ción”, ex­pli­có.

Ese mo­de­lo de ne­go­cios, que sur­gió a par­tir de una ne­ce­si­dad fa­mi­liar, es aho­ra una he­rra­mien­ta útil pa­ra po­ner en pro­duc­ción es­ta­ble­ci­mien­tos que ya no son via­bles pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la, pe­ro que no pue­den re­gre­sar a la ga­na­de­ría fá­cil­men­te por fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra. “Es­toy por ha­cer un con­tra­to de arren­da­mien­to a cin­co años en el que va­mos a in­cor­po­rar la cláu­su­la de las amor­ti­za­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar la rea­li­za­ción de las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias”, in­di­có.

Por su par­te, el sec­tor agrí­co­la del cam­po fa­mi­liar se arrien­da a 120 kg/ha de car­ne, mien­tras que otro sec­tor de­di­ca­do a la agri­cul­tu­ra de un cam­po de la zo­na se tra­ba­ja a por­cen­ta­je (25% del fí­si­co pa­ra el pro­pie­ta­rio).

“El acuer­do a por­cen­ta­je es­tá di­se­ña­do en fun­ción de los in­tere­ses del pro­pie­ta­rio del cam­po. Al que es ga­na­de­ro me com­pro­me­to a abas­te­cer­lo de los gra­nos que ne­ce­si­ta pa­ra su co­rral de ter­mi­na­ción, de ma­ne­ra tal que en las ro­ta­cio­nes agrí­co­las se prio­ri­zan el maíz y la ce­ba­da”, se­ña­ló.

Y agre­gó que, pa­ra abas­te­cer­se de maíz en es­ta cam­pa­ña, lo cam­bió por so­ja con una em­pre­sa agro­pe­cua­ria de Sa­la­di­llo. Ca­da una to­ne­la­da de so­ja en­tre­ga­da, Nou­gués re­ci­bió dos to­ne­la­das dde maíz,í

“Me aho­rré los cos­tos de co­mer­cia­li­za­ción de la olea­gi­no­sa y me abas­te­cí del ce­real pa­ra ali­men­tar el en­gor­de a co­rral que hay en uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos”, de­ta­lló Nou­gués mien­tras re­co­rría uno de los cam­pos que tra­ba­ja jun­to a

Cla­rín Ru­ral.

Ade­más, co­men­tó que los al­quiell le­res de cam­pos ga­na­de­ros ex­tra­fa­mi­lia­res se ha­cen con un pla­zo mí­ni­mo de cin­co años.

En lo ga­na­de­ro, va­le la pe­na des­ta­car que en uno de los cam­pos del sis­te­ma pro­du­ce ac­tual­men­te ca­si 380 ki­los de car­ne por hec­tá­rea/ año, un nú­me­ro in­tere­san­te.

Tie­ne una car­ga del or­den de 2,20 EV so­bre un área de 740 hec­tá­reas. Es­te, se­gún el pro­duc­tor, es mo­de­lodl a se­gui­ri por ell res­tot dde las ex­plo­ta­cio­nes. La pro­duc­ción pro­me­dio del sis­te­ma se en­cuen­tra ac­tual­men­te en 255 kg/ha.

La otra pa­ta fun­da­men­tal pa­ra po­der lle­gar a lo que es hoy fue el ma­ne­jo ajus­ta­do del ro­deo y de las pas­tu­ras. En primer lu­gar, in­for­mó que la va­qui­llo­na a fi­nes de sep­tiem­bre re­gis­tra un área pél­vi­ca de 140 cen­tí­me­tros y si tie­ne un buen desa­rro­llo ge­ni­tal va a ser­vi­cio. Las res­tan­tes pue­den ser en­to­ra­das en el si­guien­te in­vierno, o bien ven­der­se gor­das.

En es­ta lí­nea, los ter­ne­ros des­te­ta­dos, lue­go de pa­sar unos 30 días por un co­rral de acos­tum­bra­mien­to, pa­san a pas­tu­ras con una su­ple­men­ta­ción del 1% del pe­so vi­vo.

“La prio­ri­dad es ha­cer, en lo po­si­ble, un uso in­ten­si­vo del pas­to, que pue­de ser com­ple­men­ta­do con maí­ces de pas­to­reo en ca­so de ser ne­ce­sa­rio. Es­ta­mos pa­san­do el área de ver­deos a pas­tu­ras pa­ra dis­mi­nuir el cos­to de las ra­cio­nes”, ex­pli­có.

En los me­jo­res am­bien­tes, las pra­de­ras es­tán in­te­gra­das con ce­ba­di­lla y tré­bol ro­jo o blan­co, com­ple­men­ta­das con al­gún ver­deo de in­vierno (ave­na, ce­ba­da o rai­grás); lue­go de dos años, se li­be­ran pa­ra des­ti­nar el sec­tor a la agri­cul­tu­ra. En los ba­jos dul­ces se siem­bran fes­tu­cas con Lo­tus te­nuis, mien­tras que en los ba­jos al­ca­li­nos se im­plan­ta agro­pi­ro. En es­ta cam­pa­ña la fal­ta de agua le es­tá ju­gan­do una ma­la pa­sa­da, ya que la pra­de­ra sem­bra­da con fes­tu­ca aún no ha cre­ci­do, por­que las llu­vias es­ca­sea­ron des­de fe­bre­ro, cuan­do se sem­bró, has­ta la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do llo­vie­ron cer­ca de 100 mm.

Por úl­ti­mo, sub­ra­yó que lo ha­bi­tual es que los no­vi­llos se ter­mi­nen en los co­rra­les con un pe­so de unos 360 ki­los. “Pe­ro el sis­te­ma tie­ne que adap­tar­se cons­tan­te­men­te a la cre­cien­te va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca”, in­di­có. El su­yo es un cla­ro ejem­plo de que, apos­tan­do a lar­go pla­zo y con un ma­ne­jo ajus­ta­do, se pue­den al­can­zar bue­nos re­sul­ta­dos.

En 2014 le pe­dían por un cam­po 50 kg de car­ne por ha. En 2013, 700 kg de so­ja

Una pos­tal. Nou­gués, la se­ma­na pa­sa­da en su cam­po de Sa­la­di­llo, en un lo­te clá­si­co de la zo­na.

|| || ||

¡Di­gan whisky!. La ha­cien­da, ha­ce po­cos días, en uno de los lo­tes en Sa­la­di­llo.

TTo­dosd jjun­tos.t AA­rri­ba,ib lo­sl ter­ne­ros con sus ma­dres. Lue­go de ser des­te­ta­dos pa­san unos 30 días por un co­rral de acos­tum­bra­mien­to y fi­nal­men­te a pas­tu­ras, más su­ple­men­ta­ción del 1% del pe­so vi­vo. En ven­ta. A la iz­quier­da, los ani­ma­les de des­car­te son mar­ca­dos la se­ma­na pa­sa­da, pa­ra ser co­mer­cia­li­za­dos.

Re­cur­sos. Nou­gués en la so­ja, la se­ma­na pa­sa­da. En es­ta cam­pa­ña la cam­bió por maíz con una em­pre­sa de la zo­na. Abajo, los ro­llos de re­ser­va y la em­bol­sa­do­ra. Aquí a la iz­quier­da, un lo­te de maíz en uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos que ma­ne­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.