De la car­ne a la bio­tec­no­lo­gía

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Bio­tec­no­lo­gía más cuo­ta feed­lot. Dos no­ti­cias de enor­je­ra, me va­lor ja­lo­na­ron la se­ma­na: la apro­ba­ción de los pri­me­ros even­tos trans­gé­ni­cos ar­gen­ti­nos, y el em­bar­que del primer con­tin­gen­te de cuo­ta feed­lot (tam­bién co­no­ci­da como “481”) con des­tino a la Unión Eu­ro­pea.

Am­bos acon­te­ci­mien­tos tie­nen un co­mún de­no­mi­na­dor. Los une la im­pron­ta de la tec­no­lo­gía en dos ru­bros cru­cia­les como par­te de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas.

La apro­ba­ción de la so­ja RR en 1996 fue sin du­da la ma­yor po­lí­ti­ca ac­ti­va pro sec­tor de los úl­ti­mos trein­ta años. Per­mi­tió la ex­pan­sión del área cul­ti­va­da, que pa­só de 20 a 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas to­man­do tie­rras has­ta en­ton­ces in­fes­ta­das con ma­le­zas pe­ren­nes como gra­món y sor­go de Ale­po. Fa­ci­li­tó el uso de siem­bra di­rec­ta, con enor­me im­pac­to en la com­pe­ti­ti­vi­dad, al ba­jar cos­tos y me­jo­rar la efi­cien­cia del uso del agua. Pe­ro ese au­men­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­da sig­ni­fi­có, como con­tra­par­ti­da, una re­duc­ción del área des­ti­na­da a la ga­na­de­ría bo­vi­na.

Es­to se ad­vir­tió prin­ci­pal­men­te en las áreas tra­di­cio­na­les de in­ver­na­da. La irrup­ción del en­gor­de a co­rral per­mi­tió com­pen­sar la caí­da del área dis­po­ni­ble, in­gre­san­do a pleno en la era de la trans­for­ma­ción de gra­nos en car­ne.

Una for­ma de po­ten­ciar la revolución agrí­co­la su­bien­do un pi­so en la es­ca­la de va­lor.

Los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos apro­ba­dos son dos: to­le­ran­cia a stress hí­dri­co, desa­rro­lla­do por Bio­ce­res/In­dear, y re­sis­ten­cia a vi­rus en papa, de Tec­no­plant. Am­bas em­pre­sas es­tán fuer­te­men­te vin­cu­la­das en el sis­te­ma pú­bli­co de investigación y desa­rro­llo.

Bio­ce­res per­te­ne­ce a un gru­po de pro­duc­to­res que de­ci­dió in­ver­tir en es­te ti­po de desa­rro­llos ha­ce al­go más de una dé­ca­da.

Tie­ne va­rios pro­gra­mas en mar­cha, pe­ro es­te es el primer gran hi­to en su cor­ta exis­ten­cia. To­le­ran­cia a stress es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de los fi­to­me­jo­ra­do­res a ni­vel mun­dial.

El even­to de Bio­ce­res/In­dear es uno de los pri­me­ros en ser apro­ba­dos por al­gún país.

Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ver­lo en en­sa­yos en Io­wa, ha­ce dos años, don­de es­tá avan­zan­do tam­bién el pro­ce­so des­re­gu­la­to­rio.

Su ma­yor efec­to no es tan­to la po­si­bi­li­dad de am­pliar el área so- avan­zan­do en zo­nas ári­das, como el apor­te a ma­yor es­ta­bi­li­dad en los rin­des.

El pa­que­te de ge­nes que otor­ga es­ta to­le­ran­cia a stress hí­dri­co ac­túa de mo­do que la plan­ta no reac­cio­ne de­fen­si­va­men­te fren­te a al­gún fal­tan­te co­yun­tu­ral de hu­me­dad, de­pri­mien­do el po­ten­cial de ren­di­mien­to.

Tec­no­plant es una em­pre­sa pro­pie­dad de Mar­ce­lo Ar­gue­lles, el co­no­ci­do em­pre­sa­rio bio­tec­no­ló­gi­co cu­yo pa­so de ma­yor re­lie­ve fue la trans­for­ma­ción ge­né­ti­ca y pos­te­rior clo­na­ción de va­cas que dan le­che con al­to con­te­ni­do de hor­mo­na de cre­ci­mien­to hu­mano.

El even­to de re­sis­ten­cia a vi­rus en papa es un apor­te sus­tan­ti­vo, pues alar­ga la vida útil de los me­jo­res clo­nes sin ne­ce­si­dad de pa­sar­los por pro­ce­sos de lim­pie­za len­tos y cos­to­sos.

Es­tas au­to­ri­za­cio­nes se co­no­cie­ron en la mis­ma se­ma­na que una mi­sión china vi­si­ta­ba el país pa­ra ana­li­zar pre­ci­sa­men­te el sis­te­ma re­gu­la­to­rio en bio­tec­no­lo­gía. La idea es au­nar cri­te­rios y ge­ne­rar víncu­los de con­fian­za, de mo­do de evi­tar que se tra­be el co­mer­cio por es­ta cues­tión. Tras­cen­dió que los ex­per­tos chi­nos que­da­ron bien im­pre­sio­na­dos con lo que vie­ne ha­cien­do el país des­de ha­ce más de vein­te años en la ma­te­ria.

Pa­san­do al ru­bro cuo­ta 481, la no­ti­cia era lar­ga­men­te es­pe­ra­da.

La for­ma más rá­pi­da de au­men­tar la pro­duc­ción de car­ne es el au­men­to del pe­so de fae­na.

Es co­no­ci­do el he­cho de que se es­tán fae­nan­do ani­ma­les muy li­via­nos, por­que el con­su­mo in­terno se orien­tó a es­te ti­po de res.

La 481 exi­ge no­vi­llos pe­sa­dos, bien ter­mi­na­dos. Pa­ra pro­du­cir­los, hay que cum­plir con un pro­to­co­lo muy es­tric­to, con no me­nos de 100 días de co­rral, ali­men­ta­dos con ra­cio­nes de al­ta den­si­dad ener­gé­ti­ca, y de no más de 30 me­ses de edad. No es pa to­dos la bo­ta e po­tro…

La apro­ba­ción de la so­ja RR fue la ma­yor po­lí­ti­ca pro sec­tor en los úl­ti­mos 30 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.