Los her­ma­nos sean uni­dos

En Qui­mi­lí, San­tia­go del Es­te­ro, Pablo y Mar­tín Mi­ret­ti le cam­bia­ron la ca­ra a un cam­po so­lo de cría y baja pro­duc­ti­vi­dad. Pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas, si­lo de maíz y sor­go y más tec­no­lo­gía con­vir­tie­ron a la re­cría en el es­la­bón clave. Aho­ra, ya sa­can no­vi­llos

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Apren­der a ma­ne­jar los re­cur­sos dis­po­ni­bles pue­de mo­di­fi­car por com­ple­to las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, y la ga­na­de­ría ac­tual es un cla­ro de ejem­plo de es­to.

In­te­grán­do­la con la agri­cul­tu­ra y en­con­tran­do las me­jo­res es­pe­cies fo­rra­je­ras pa­ra ca­da re­gión, los pro­duc­to­res se ani­man a adop­tar los es­que­mas que más con­ven­gan se­gún el con­tex­to del mer­ca­do. Es el ca­so de la fa­mi­lia Mi­ret­ti, que trans­for­mó un cam­po de cría en uno de re­cría y ter­mi­na­ción, y aho­ra ven­de ani­ma­les ter­mi­na­dos a la ex­por­ta­ción y al mer­ca­do in­terno.

Los Mi­ret­ti son oriun­dos de Cór­do­ba, pe­ro des­em­bar­ca­ron en San­tia­go del Es­te­ro en el año 2.000, con la com­pra del es­ta­ble­ci­mien­to Los Pues­tos, de 6.900 hec­tá­reas, ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad de Qui­mi­lí, en el es­te de la pro­vin­cia. La in­ten­ción ini­cial fue desa­rro­llar un plan­teo de cría, pe­ro con el tiem­po el po­ten­cial pro­duc­ti­vo del cam­po cre­ció, y aho­ra los her­ma­nos Pablo y Mar­tín se ani­man a la re­cría y la ter­mi­na­ción. ¿La clave? El 80 por cien­to del cam­po cuen­ta con pas­tu­ras a ba­se de gat­ton pa­nic, una es­pe­cie me­ga­tér­mi­ca de gran adap­ta­ción al am­bien­te que, bien ma­ne­ja­da, per­mi­te su­mar ki­los du­ran­te to­do el año.

Su es­que­ma mues­tra el enor­me po­ten­cial de es­ta zo­na y otras de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res, tan­to que fue ele­gi­do re­cien­te­men­te por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) pa­ra rea­li­zar una jor­na­da abier­ta a to­dos los pro­duc­to­res que qui­sie­ran ver los se­cre­tos de es­te es­ta­ble­ci­mien­to.

“Con las ins­ta­la­cio­nes que fui­mos me­jo­ran­do y la gran ofer­ta fo­rra­je­ra del gat­ton pa­nic, au­men­tó mu­cho la pro­duc­ti­vi­dad. En­ton­ces em­pe­za­mos a ver que el sis­te­ma de cría era muy rí­gi­do pa­ra el ma­ne­jo por­que te­nía­mos una va­ca por hec­tá­rea, y por ca­da va­ca pro­du­cía­mos el 70 por cien­to de un ter­ne­ro, es de­cir 80 ki­los de car­ne por hec­tá­rea; ese era nues­tro te­cho pro­duc­ti­vo”, re­cuer­da Mar­tín Mi­ret­ti, en diá­lo­go con

Cla­rín Ru­ral, mien­tras ob­ser­va un lo­te de ter­ne­ros Bra­ford. Y agre­ga: “Cuan­do em­pe­za­mos a ver los sis­te­mas de re­cría, que nos per­mi­tían in­ten­si­fi­car la car­ga, pa­sa­mos de esos 80 ki­los a 160 ki­los por hec­tá­rea, como te­ne­mos hoy”.

Con el cre­ci­mien­to del ro­deo de re­cría, la ma­yo­ría de las va­cas fue­ron en­via­das a otros cam­pos. En sin­cro­nía con es­te mo­vi­mien­to, en 2013 la em­pre­sa de los Mi­ret­ti com­pró la ca­ba­ña Pi­la­gá, de Co­rrien­tes, una re­fe­ren­cia in­dis­cu­ti­ble pa­ra la ra­za Bra­ford, que has­ta en­ton­ces es­ta­ba en ma­nos del gru­po bra­si­le­ro Mar­frig. Es allí, en­ton­ces, don­de hoy se con­cen­tra el ro­deo de vien­tres que abas­te­ce de ter­ne­ros de bue­na ca­li­dad a los lo­tes san­tia­gue­ños.

Ade­más de los Bra­ford, se pue­den ver al­gu­nos lo­tes de Bran­gus, la otra ra­za fuer­te del nor­te.

Pa­ra­do jun­to a un lo­te de ter­ne­ros zai­nos, el ase­sor Jo­sé Ma­nu­bens ex­pli­ca: “La pro­duc­ti­vi­dad del gat­ton pa­nic y su ci­clo pro­duc­ti­vo (pri­ma­ve­ro-es­ti­val) ha­cen que se com­ple­men­te bien la pas­tu­ra con un sis­te­ma re­cría”. En es­te con­tex­to, el 20 por cien­to de la su­per­fi­cie del cam­po pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas es­tá des­ti­na­do a la agri­cul­tu­ra, pe­ro con el fo­co siem­pre pues­to en la ga­na­de­ría.

La ro­ta­ción so­ja/maíz/sor­go apor­ta al sue­lo un 50% de gra­mí­neas y se uti­li­za como ba­se pa­ra su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca de la

du­ran­te el in­vierno y pa­ra ter­mi­na­ción a co­rral.

“La su­ple­men­ta­ción in­ver­nal de

re­cría per­mi­tió el uso de su­ple­men­tos pro­tei­cos, de ce­rea­les de pro­duc­ción pro­pia del cam­po y de si­la­jes de pas­tu­ras”, di­ce Ma­nu­bens.

Con el ac­tual es­que­ma de pro­duc­ción, la car­ga por hec­tá­rea en Los Pues­tos es de 0,8 equi­va­len­te va­ca. El sis­te­ma se ini­cia con la en­tra­da de los ter­ne­ros al des­te­te con­ven­cio­nal

des­te­te pre­coz (el 40 por cien­to de los ter­ne­ros son pro­pios y el res­to se com­pra), a los que se lle­va has­ta los 140-170 ki­los.

En in­vierno, tras la pri­me­ra he­la­da, se co­mien­zan a su­ple­men­tar a los ter­ne­ros pa­ra ase­gu­rar una ga­nan­cia dia­ria de 600 gra­mos por ani­mal du­ran­te 100 a 120 días, pe­río­do en el que las pas­tu­ras es­tán se­cas.

Esa ga­nan­cia de pe­so es es­tra­té­gi­ca en to­do el ci­clo, por­que per­mi­te man­te­ner un buen desa­rro­llo de los ani­ma­les. “Es­ta me­di­da per­mi­te, ade­más de man­te­ner ga­nan­cias de pe­so in­ver­na­les, acor­tar la du­ra­ción de la in­ver­na­da sin re­sen­tir el pe­so fi­nal del no­vi­llo”, ex­pli­ca Ma­nu­bens, y agre­ga que se usan grano de maíz o de sor­go, si­lo de sor­go fo­rra­je­ro, se­mi­lla o pe­llet de al­go­dón y nú­cleo vi­ta­mí­ni­co con urea.

“El vo­lu­men de su­ple­men­ta­ción va­ría en­tre el 30 y el 40 por cien­to del con­su­mo to­tal del ani­mal, de­pen­dien­do de la ofer­ta fo­rra­je­ra y la ga­nan­cia de las tro­pas. El ob­je­ti­vo de es­ta eta­pa es que los no­vi­llos ten­gan al ini­cio del ve­rano un pro­me­dio de en­tre 210 y 240 ki­los”, de­ta­lla el ase­sor. Du­ran­te el ve­rano, los no­vi­llos pas­to­rean gat­ton pa­nic de la me­jor ca­li­dad po­si­ble, y lle­gan al oto­ño con pe­sos de en­tre 300 y 340 ki­los. Al lle­gar a es­te pe­so in­gre­san al feed­lot pa­ra ser ter­mi­na­dos en 90 días. Una par­te de los ani­ma­les va a la ex­por­ta­ción y otra al con­su­mo in­terno.

Su­man­do la ter­mi­na­ción a co­rral, la pro­duc­ción de car­ne por hec­tá­rea al­can­za los 240 ki­los.

“El sis­te­ma es­tá ba­sa­do en dos prin­ci­pios: apro­ve­char la al­ta car­ga en el ve­rano so­bre fo­rra­jes y su­ple­men­tar es­tra­té­gi­ca­men­te en in­vierno a ba­se de ener­gía y fi­bra”, di­ce Mi­ret­ti. Y lo ha­ce pa­re­cer sim­ple.

Ba­jo el sol san­tia­gue­ño. Pablo (izq.) y Mar­tín Mi­ret­ti, con un lo­te de Bra­ford. Al fon­do, maíz.

Unio­nes que ha­cen la fuer­za. izq., los her­ma­nos Mi­ret­ti. Pablo (de ca­mi­sa más cla­ra), jun­to an­te la mi­ra­da aten­ta de un ro­deo de no­vi­lli­tos Bra­ford. Arri­ba, pa­nic se her­ma­na con el mon­te san­tia­gue­ño, que apor­ta pa­ra los ani­ma­les en pas­to­reo.

Es­tra­té­gi­co. A la iz­quier­da, un si­lo de se des­ti­na a la su­ple­men­ta­ción in­ver­nal. Lue­go de las pri­me­ras he­la­das, fun­da­men­tal pa­ra los ter­ne­ros. Arri­ba, Jo­sé Ma­nu­bens, ase­sor téc­ni­co de los con un lo­te de Bran­gus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.