Ima­gi­nan­do el país po­si­ble

Clarin - Rural - - 7 DÍAS POR EL CAMPO - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Rio Cuar­to se con­vir­tió es­ta se­ma­na en la ca­pi­tal de la Ar­gen­ti­na po­si­ble. Ba­jo el le­ma “Ima­gi­na”, la Fun­da­ción Agro­pe­cua­ria pa­ra el Desa­rro­llo Ar­gen­tino (FA­DA) con­vo­có a más de 1.200 asis­ten­tes que des­bor­da­ron las ins­ta­la­cio­nes de la So­cie­dad Ru­ral lo­cal, pa­gan­do su en­tra­da pa­ra es­cu­char a em­pre­sa­rios de fus­te y va­rios de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les. El even­to con­den­só bue­na par­te de las co­sas que es­tán su­ce­dien­do en la pu­jan­te ciu­dad del sur de Cór­do­ba, fiel re­fle­jo del bio­rrit­mo de su sec­tor agroin­dus­trial. Un es­pe­jo don­de pue­de mi­rar­se el país en su con­jun­to; el “Ima­gi­na” re­fie­re a la Ar­gen­ti­na que vie­ne.

FA­DA se ori­gi­nó a par­tir de la ini­cia­ti­va de un gru­po de em­pre­sa­rios ru­ra­les que qui­sie­ron pa­sar de la pro­tes­ta a la pro­pues­ta. Pe­ro no so­lo cons­tru­ye­ron una en­ti­dad des­ti­na­da a ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el sec­tor. Tam­bién vie­ron la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar nuevos ne­go­cios a par­tir de las ven­ta­ni­tas que, aún en tiem­pos de di­fi­cul­ta­des y cri­sis, siem­pre se abren.

Así, el nú­cleo du­ro de quie­nes lan­za­ron FA­DA, se unió pa­ra­le­la­men­te en un pro­yec­to aso­cia­ti­vo pa­ra ge­ne­rar la pri­me­ra plan­ta de eta­nol de maíz en gran es­ca­la del país. Na­ció Bio4, la des­ti­le­ría que abrió la ca­ni­lla de es­te bio­com­bus­ti­ble, apro­ve­chan­do la ley 26043 que obli­ga­ba al cor­te de la nafta con un 5% mí­ni­mo de eta­nol. No es la úni­ca “po­lí­ti­ca ac­ti­va” po­si­ble. Pe­ro pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón.

Las po­lí­ti­cas ac­ti­vas sir­ven si se man­tie­nen como po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

La idea de los bio­com­bus­ti­bles, a ni­vel glo­bal, te­nía dos fun­da­men­tos, uno am­bien­tal y otro de mer- ca­do. La ley ar­gen­ti­na acom­pa­ña­ba la ten­den­cia. En Es­ta­dos Uni­dos, un ter­cio de la pro­duc­ción de maíz se des­ti­na a eta­nol. El cor­te lle­ga al 10%. Y a pe­sar de la baja del pre­cio del pe­tró­leo, es­te año el uso al­can­za­rá un re­cord de 130 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

El maíz ha­ce fal­ta en la ro­ta­ción. Y el cos­to de los fle­tes in­ter­nos ha­ce in­via­ble la pro­duc­ción a me­di­da que los lo­tes de cul­ti­vo se ale­jan de los puer­tos. Por eso el men­sa­je de agre­ga­do de va­lor en ori­gen ca­ló hon­do en es­tos y otros em­pren­de- do­res. En Cór­do­ba hay otras dos plan­tas de bio­eta­nol (la de ACA en Vi­lla Ma­ría y la de Bun­ge-AGD en la lo­ca­li­dad de Ale­jan­dro Ro­ca), a las que se su­ma la de Dia­ser en San Luis, la de Vi­cen­tin en Ave­lla­ne­da (San­ta Fe) y los in­ge­nios ca­ñe­ros del NOA.

El go­bierno ha te­ni­do una es­tra­te­gia si­nuo­sa en es­ta cues­tión de los bio­com­bus­ti­bles. Si bien se fue ele­van­do el cor­te a me­di­da que cre­cía la dis­po­ni­bi­li­dad, tan­to en plan­tas de eta­nol de maíz como de ca­ña de azú­car, tam­bién se le re­du­jo el pre­cio. En el ca­so del de maíz, na­da me­nos que un 30%. Lo pa­ra­dó­ji­co es que pa­ra­le­la­men­te la nafta fue su­bien­do. En con­cre­to, una in­só­li­ta trans­fe­ren­cia de in­gre­sos de la ca­de­na agroin­dus­trial del maíz, al sec­tor pe­tro­le­ro.

Pe­ro es­ta abe­rra­ción pa­sa a se­gun­do plano si se con­si­de­ra otro dis­la­te. La pro­vin­cia de Cór­do­ba no so­lo pro­du­ce el eta­nol, sino tam­bién au­tos con mo­to­res “flex”, que pue­den usar es­te bio­com­bus­ti­ble mez­cla­do con la nafta en cual­quier pro­por­ción, o in­clu­so con eta­nol pu­ro. Pe­ro es­tos au­tos flex se pro­du­cen ex­clu­si­va­men­te pa­ra el mer­ca­do bra­si­le­ño. No es­tán ho­mo­lo­ga­dos pa­ra la Ar­gen­ti­na por ra­zo­nes inex­tri­ca­bles. Con ellos, la pro­vin­cia po­dría au­to­abas­te­cer­se de com­bus­ti­ble. Tam­bién el país, que hoy gasta for­tu­nas en im­por­tar nafta y gas pa­ra pro­du­cir MTBE, un adi­ti­vo que pue­de sus­ti­tuir­se por más eta­nol.

Mien­tras tan­to, lo que el sec­tor eta­no­le­ro re­cla­ma es su­bir el cor­te del 10 al 12%, lo que ge­ne­ra­ría de­man­da adi­cio­nal pa­ra 600.000 to­ne­la­das de maíz.

Y lo mis­mo con el bio­die­sel, hoy en cri­sis por la caí­da ver­ti­cal de ex­por­ta­cio­nes. Su­bien­do el cor­te al 20%, se aho­rra­rían di­vi­sas y se vol­ve­ría a agre­gar va­lor al acei­te cru­do, me­jo­ran­do el pre­cio in­ter­na­cio­nal al re­du­cir la ofer­ta.

Sí, ima­gi­ne­mos otro país. La Ar­gen­ti­na Verde y Com­pe­ti­ti­va. t

MAR­CE­LO CA­CE­RES

Bio4. Fue la pri­me­ra plan­ta de fa­bri­ca­ción de eta­nol de maíz en la lo­ca­li­dad de Río Cuar­to, Cór­do­ba. Pe­ro ya hay más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.