Los dro­nes lle­ga­ron a los feed­lots

El en­gor­de a co­rral de Jo­sé Luis Tri­vi­ño, en Mag­da­le­na, Bue­nos Ai­res, in­cor­po­ra a fon­do la tec­no­lo­gía pa­ra ga­nar en pro­duc­ti­vi­dad, in­clu­yen­do los dro­nes pa­ra di­ver­sas ta­reas y equi­pos de rie­go.

Clarin - Rural - - TAPA - MAG­DA­LE­NA, BS.AS.. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El en­gor­de a co­rral de Jo­sé Luis Tri­vi­ño, en Mag­da­le­na, Bue­nos Ai­res, in­cor­po­ra a fon­do la tec­no­lo­gía pa­ra ga­nar en pro­duc­ti­vi­dad, in­clu­yen­do los dro­nes que mo­ni­to­rean la ha­cien­da y los cul­ti­vos y equi­pos de rie­go pa­ra au­men­tar y estabilizar los rin­des .

La ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad que exi­ge el ne­go­cio agro­pe­cua­rio es­ti­mu­la la adop­ción de tec­no­lo­gías orien­ta­das a au­men­tar la efi­cien­cia del ma­ne­jo. Y cuan­do és­ta de­pen­de de la pre­ci­sión, son clave las he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras, que re­duz­can la va­ria­bi­li­dad.

Así lo en­ten­dió el feed­lot Taj­sa. En la es­tan­cia San­ta Ma­ría, en la lo­ca­li­dad de Mag­da­le­na, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, tie­ne ba­se es­te in­tere­san­te en­gor­de a co­rral que, con un ma­ne­jo ajus­ta­do, en­gor­da y ter­mi­na 22.000 ca­be­zas por año. Y que es­tá in­cor­po­ran­do has­ta los dro­nes pa­ra dar­le una in­tere­san­te vuel­ta de tuer­ca al ma­ne­jo del sis­te­ma.

Ade­más de San­ta Ma­ría, el cam­po pro­pio, tam­bién tra­ba­jan en la es­tan­cia La Ar­mo­nía, un cam­po de cría al­qui­la­do de 1.500 hec­tá­reas, a 40 ki­ló­me­tros del pri­me­ro, al que sue­ñan con mo­ni­to­rear con cua­dri­cóp­te­ros (dro­nes).

“El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la em­pre­sa es trans­for­mar to­do el ali­men­to que pro­du­ci­mos, o compramos, en car­ne. Pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te, ya que de­pen­de­mos ex­clu­si­va­men­te del va­lor agre­ga­do que le da­mos a ese ali­men­to y prin­ci­pal­men­te por­que la co­mer­cia­li­za­ción de ha­cien­da es nues­tra úni­ca fuen­te de in­gre­sos”, le cuen­ta Jo­sé Luis Tri­vi­ño, due­ño y ge­ren­te ge­ne­ral de es­te plan­teo fa­mi­liar, a Cla­rín Ru­ral, mien­tras ca­mi­na en­tre los co­rra­les.

Tri­vi­ño es in­ge­nie­ro ci­vil y se in­cli­nó a la pro­duc­ción ga­na­de­ra cuan­do los ne­go­cios fa­mi­lia­res, aje­nos com­ple­ta­men­te al agro, atra­ve­sa­ban una fuer­te cri­sis en el 2.000. Su puer­ta de en­tra­da fue la ga­na­de­ría, y el en­gor­de a co­rral el ni­cho que ocu­pa­ron.

El pro­duc­tor to­da­vía re­cuer­da sus pri­me­ras vi­si­tas al Mer­ca­do de Liniers pa­ra com­prar ha­cien­da. En esos mo­men­tos, sin te­ner to­da­vía un ani­mal pe­ro con la

fir­me in­ten­ción de de­di­car­se a la ga­na­de­ría a co­rral, fue uno de los em­pren­de­do­res que se ano­ta­ron como in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Feed­lot, cuan­do es­ta en­ti­dad da­ba sus pri­me­ros pa­sos. Es­ta se­ma­na, Tri­vi­ño fue re­elec­to como pre­si­den­te de la Cá­ma­ra (Ver

Nue­vo pe­río­do).

La his­to­ria de es­te feed­lot cuen­ta que en el año 2001 co­mien­za a fun­cio­nar con 1.000 ca­be­zas ter­mi­na­das por ci­clo. “Rá­pi­da­men­te -apun­ta Tri­vi­ño-, nos di­mos cuen­ta que el en­gor­de a co­rral es un ne­go­cio de es­ca­la y di­mos un nue­vo sal­to en la can­ti­dad de ca­be­zas ter­mi­na­das, pa­san­do a las 2.000 por ci­clo”. En el 2004, lle­gan a 4.000 ani­ma­les, en el 2007 al­can­zan los 6.000 ani­ma­les y, fi­nal­men­te, des­de el 2008, se es­ta­bi­li­zan en la ter­mi­na­ción de 8.000 ca­be­zas, que es la can­ti­dad que ter­mi­nan ac­tual­men­te en ca­da ci­clo. Des­de en­ton­ces, des­ta­ca el pro­duc­tor, “to­do el año y to­dos los años, con­ta­mos con un 70% a 75% de ocu­pa­ción de los co­rra­les”. Al res­pec­to, con­si­de­ró: “Es­ta­mos lle­gan­do a nues­tro te­cho pro­duc­ti­vo. Con­ta­mos con 1.400 ma­dres y por nues­tra su­per­fi­cie no po­de­mos sos­te­ner más de 1.500. Por eso, es­ta­mos bus­can­do otra su­per­fi­cie pa­ra al­qui­lar e in­cor­po­rar otras 1.500 hem­bras”. Esos son los desafíos de me­diano y lar­go pla­zo, ex­pli­có, y agre­gó que hoy com­pran el 85% de los ani­ma­les que en­gor­dan.

Como se di­jo, el feed­lot es una ac­ti­vi­dad de ma­ne­jo pre­ci­so. Por eso, el apo­yo de la tec­no­lo­gía es clave y en es­te cam­po vie­nen apos­tan­do a la in­cor­po­ra­ción de di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas que fa­vo­rez­can al cre­ci­mien­to y el ma­ne­jo de es­ca­la.

Tri­vi­ño ex­pli­ca así las in­no­va­cio­nes: “En mar­zo ter­mi­na­mos

de ins­ta­lar el equi­po de rie­go que re­ga­rá tres círcu­los de 50 hec­tá­reas ca­da uno. Fue un pro­ce­so que de­mo­ró un año y que­ría­mos que se ter­mi­na­se en di­ciem­bre, pa­ra re­gar los cul­ti­vos de ve­rano. Como no pu­do ser, las pri­me­ras prue­bas con el rie­go las ha­re­mos con ver­deos de in­vierno, que lue­go en­si­la­re­mos”, co­men­ta.

Otra de las in­cor­po­ra­cio­nes al equi­po de tra­ba­jo (la más lla­ma­ti­va) fue la com­pra de un cua­dri­cóp­te­ro, un dron de cua­tro hé­li­ces.

“Con es­ta he­rra­mien­ta tam­bién es­ta­mos ha­cien­do las pri­me­ras prue­bas. El ob­je­ti­vo es que com­ple­men­te la ta­rea de los ope­ra­rios. Por ejem­plo, pa­ra el con­teo de la ha­cien­da, o pa­ra que sir­va en el con­trol de la­bo­res agrí­co­las”, de­ta­lló.

Y agre­gó que “si las prue­bas son sa­tis­fac­to­rias, el ob­je­ti­vo es ad­qui­rir otro dron más so­fis­ti­ca­do, que re­co­rra ma­yor dis­tan­cia, pa­ra lle­gar a la otra es­tan­cia. Así, po­dre­mos ha­cer mo­ni­to­reos sin te­ner que via­jar has­ta allí”, se en­tu­sias­ma.

El apa­ra­to, aho­ra, rea­li­za múl­ti­ples ta­reas, y has­ta con­tro­la el pi­ca­do de maíz o la con­fec­ción del si­lo (ver fo­tos más arri­ba).

Otro de los te­mas en los que ya es­tá tra­ba­jan­do la fir­ma es en la Cuo­ta 481 (o cuo­ta Feed­lot), que abar­ca a los ani­ma­les en­gor­da­dos a co­rral que se exportan con des­tino a la Unión Eu­ro­pea. Pa­ra ello ya com­pra­ron las pri­me­ras ca­be­zas y, tal como in­di­ca la nor­ma, de­be­rán es­tar cien días en un co­rral y con­su­mien­do una die­ta con al­to con­te­ni­do ener­gé­ti­co.

En el mer­ca­do in­terno, la fir­ma co­mer­cia­li­za de ter­ne­ros gor­dos de 310 ki­los a no­vi­llos de 450 ki­los.

Tri­vi­ño co­no­ce a fon­do el desa­rro­llo de su cam­po y el ne­go­cio del feed­lot. Por eso pue­de des­ta­car for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. “Es clave el fac­tor hu­mano, por­que re­quie­re de ajus­tes cons­tan­tes. Tam­bién es de­ci­si­vo lo­grar el má­xi­mo va­lor agre­ga­do por ki­lo de ali­men­to. En es­te sen­ti­do, te­ne­mos la gran ven­ta­ja de es­tar muy cer­ca de quie­nes nos pro­veen to­dos los in­su­mos. Sin em­bar­go, nues­tra pa­ta más dé­bil es la le­ja­nía al nú­cleo mai­ce­ro, que nos de­man­da al­tos gas­tos en flete”, con­clu­ye el pro­duc­tor.

Cuan­do el ma­ne­jo re­quie­re de ajus­tes pre­ci­sos y cons­tan­tes, la tec­no­lo­gía es clave, y au­men­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por eso, es­ta fir­ma, en ple­na Cuen­ca del Sa­la­do, es­tá an­dan­do (o vo­lan­do) so­bre el ca­mino de la má­xi­ma efi­cien­cia.

Vis­ta área. Los co­rra­les, fo­to­gra­fia­dos por el nue­vo evo “chi­che”chi­che

de Tri­vi­ño.

Al man­do. Tri­vi­ño, con­tro­lan­do el vue­lo del dron, fren­te a un co­rral de ter­ne­ros.

1 - La má­qui­na pi­can­do sor­go, fo­to­gra­fia­da por el dron. 2- Des­pués del pi­ca­do, los trac­to­res pi­san el ma­te­rial pa­ra ha­cer el

si­lo (otra fo­to del dron). 3- El pa­tio de co­mi­das pa­ra ha­cer las ra­cio­nes. 4- Y, fi­nal­men­te, los ter­ne­ros con­su­mien­do su die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.