Cla­rín Ru­ral en San­ta Fe Bio­tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na

En San­ta Fe, el equi­po de Ra­quel Chan desa­rro­lló la so­ja to­le­ran­te a se­quía que ya se pa­ten­tó en EE.UU. Aho­ra, es­tá in­ves­ti­gan­do nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra lo­grar cul­ti­vos que aguan­ten anega­mien­tos y pro­duz­can ma­yor bio­ma­sa. Un ade­lan­to del fu­tu­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - Gas­tón Nef­fen gnef­fen@cla­rin.com

Hay un lu­gar de la ciu­dad de San­ta Fe en el que to­da­vía es ve­rano. Es el in­ver­nácu­lo del Ins­ti­tu­to de Agro­bio­tec­no­lo­gía del Li­to­ral (IAL), jun­to a la la­gu­na Se­tú­bal (en la cuen­ca del río Pa­ra­ná), en don­de la tem­pe­ra­tu­ra os­ci­la du­ran­te el día en­tre los 26° y los 32°, la hu­me­dad es­tá con­tro­la­da y hay un com­ple­jo sis­te­ma lumínico que si­mu­la 16 ho­ras de ra­dia­ción “so­lar”. El ob­je­ti­vo es imi­tar el cli­ma de la cam­pa­ña grue­sa pa­ra es­tu­diar como res­pon­den los cul­ti­vos de ve­rano a las téc­ni­cas de me­jo­ra­mien­to bio­tec­no­ló­gi­co que se es­tán in­ves­ti­gan­do.

Cos­tó 1,2 mi­llo­nes de pe­sos y es par­te de los más de 20 mi­llo­nes de pe­sos que in­vir­tió el Mi­nis­te­rio de Ciencia y Tec­no­lo­gía pa­ra cons­truir el IAL en el Cen­tro Cien­tí­fi­co Tec­no­ló­gi­co (CCT) de San­ta Fe, un po­lo cien­tí­fi­co en el que tam­bién hay em­pre­sas de in­su­mos ve­te­ri­na­rios (Zoo­vet) y se pro­du­cen bio­fár­ma­cos de al­to va­lor agre­ga­do pa­ra tra­tar a pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos y re­na­les.

La di­rec­to­ra del IAL es la Dra. Ra­quel Chan (in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Li­to­ral), quien li­de­ró el equi­po que desa­rro­lló la tec­no­lo­gía HB4, que le con­fie­re a los cul­ti­vos to­le­ran­cia a se­quía.

Es­ta pa­ten­te fue li­cen­cia­da a Bio- ce­res y tie­ne re­le­van­cia mun­dial, ya que la em­pre­sa ro­sa­ri­na y su so­cio de Es­ta­dos Uni­dos (Ar­ca­dia Bios­cien­ces) tra­ba­ja­rá jun­to al gi­gan­te Dow Agros­cien­ces pa­ra su­mar­le nuevos even­tos api­la­dos.

En la Ar­gen­ti­na, es­ta trans­gé­ne­sis, que tu­vo como ba­se un gen del gi­ra­sol, fue apro­ba­da por la Co­mi­sión Na­cio­nal Ase­so­ra de Bio­tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (Co­na­bia) y aho­ra aguar­da la apro­ba­ción del Se­na­sa.

Pe­ro mien­tras la tec­no­lo­gía HB4 re­co­rre la eta­pa fi­nal pa­ra con­ver­tir­se en un pro­duc­to co­mer­cial que se pue­da sem­brar en los lo­tes, en el IAL ya es­tán avan­za­dos al­gu­nos desa­rro­llos bio­tec­no­ló­gi­cos que po­drían lo­grar que los cul­ti­vos “aguan­ten” me­jor los anega­mien­tos, el es­trés hí­dri­co y pro­duz­can más bio­ma­sa.

“Si bien la tec­no­lo­gía HB4 es muy bue­na, no nos po­día­mos que­dar ahí. Ne­ce­si­ta­mos se­guir in­ves­ti­gan­do pa­ra lo­grar ma­yor to­le­ran­cia a con­di­cio­nes de es­trés y nue­vas tec­no­lo­gías que per­mi­tan au­men­tar la pro­duc­ción de ali­men­tos y ener­gía”, ex­pli­có Chan, quien guió a Cla­rín Ru­ral por las mo­der­nas cá­ma­ras de cul­ti­vo y los la­bo­ra­to­rios del IAL, que se inau­gu­ró en ju­nio del año pa­sa­do y en don­de tra­ba­jan unos 50 cien­tí­fi­cos y be­ca­rios.

Al igual que otros bio­tec­nó­lo­gos, Chan ad­vier­te que los mé­to­dos clá­si­cos de me­jo­ra­mien­to de plan­tas y al­gu­nos trans­gé­ni­cos lle­ga­ron a su te­cho y se ame­se­tó su po­ten­cial, pe­ro el pro­ble­ma es que la pre­sión de­mo­grá­fi­ca y la de­man­da de ener­gía se va a ace­le­rar en los pró­xi­mos

Los en­sa­yos de los nuevos ge­nes se rea­li­za­rán en so­ja, maíz y en arroz

30 años.

“Con la pro­duc­ción ac­tual no al­can­za pa­ra ali­men­tar a las 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas más que va a ha­ber en el 2050, y so­lo hay en­tre un 5% y un 10% de po­si­bi­li­da­des de am­pliar la su­per­fi­cie cul­ti­va­ble”, es­ti­mó la in­ves­ti­ga­do­ra. Por eso, la bio­tec­no­lo­gía es clave pa­ra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria glo­bal.

Con es­te desafío en la mi­ra, los in­ves­ti­ga­do­res del IAL es­tán en­fo­ca­dos en desa­rro­llar tec­no­lo­gías que in­cre­men­ten la bio­ma­sa (más ma­te­ria verde, más se­mi­llas, más rin­de) en so­ja, maíz y arroz, y que tam­bién to­le­ren con­di­cio­nes de es­trés hí­dri­co, anega­mien­to y sa­li­ni­dad. “Son nue­vas lí­neas que lo­gran res­pues­tas ma­yo­res o dis­tin­tas en los me­ca­nis­mos de to­le­ran­cia a se­quía, anega­mien­to y en la pro­duc­ción de bio­ma­sa”, des­ta­có.

Una de ellas, que ya es­tán pa­ten­ta­da, se lla­ma HB11 y en los en­sa­yos en la plan­ta mo­de­lo (Ara­bi­dop­sis tha­lia­na) de­mos­tró que se ban­ca me­jor un anega­mien­to de 20 cen­tí­me­tros du­ran­te va­rios días -un es­ce­na­rio que se dio es­ta úl­ti­ma cam­pa­ña- y la fal­ta de agua. Es una tec­no­lo­gía ideal pa­ra sem­brar en zo­nas ba­jas e inun­da­bles, pe­ro lo in­tere­san­te es que con un cli­ma nor­mal y sin en­char­ca­mien­to en el lo­te du­pli­có la pro­duc­ción

de bio­ma­sa, en com­pa­ra­ción con la plan­ta ori­gi­nal.

Una par­te del equi­po de Chan es­tá en­fo­ca­do en re­ve­lar por qué es­tás plan­tas pro­du­cen más cuan­do no hay es­trés hí­dri­co. “Hay co­sas que sa­be­mos, por ejem­plo que es­ta tec­no­lo­gía au­men­ta la pro­duc­ción de al­mi­dón, pe­ro son in­ter­ac­cio­nes com­ple­jas que es­ta­mos in­ves­ti­gan­do a fon­do”, re­co­no­ció.

Una de las gran­des ven­ta­jas del even­to HB4, su ele­men­to “ex­qui­si­to” de­fi­nió Fe­de­ri­co Truc­co (CEO de Bio­ce­res), es que no se com­pro­me­te la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­va­res cuan­do no hay es­trés hí­dri­co (es una plan­ta que to­le­ra me­jor la se­quía y no mez­qui­na rin­de cuan­do el agua no fal­ta).

Con es­ta nue­va tec­no­lo­gía (HB11), ade­más, la pro­duc­ción de bio­ma­sa es ma­yor en la plan­ta mo­de­lo -el do­ble de rin­de- lo que da una idea del po­ten­cial de es­te even­to. “Tra­ba­jar en me­jo­rar la to­le­ran­cia al es­trés hí­dri­co es fun­da­men­tal por­que es el fac­tor que cau­sa el 50% de las pér­di­das en los cul­ti­vos. Es el más gra­ve, des­pués vie­nen las pla­gas, las en­fer­me­da­des y las he­la­das”, ex­pli­có Chan.

Ha­brá que se­guir de cer­ca la evo­lu­ción de es­tas in­no­va­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta el pre­ce­den­te de lo que se lo­gró con la tec­no­lo­gía HB4, pe­ro el ca­mino es lar­go.

En pro­me­dio, pa­san 8 años des­de que se patenta una tec­no­lo­gía has­ta que se con­vier­te en un pro­duc­to co­mer­cial. Ade­más, es un pro­ce­so que re­quie­re una in­ver­sión mi­llo­na­ria pa­ra los en­sa­yos a cam­po y la apro­ba­ción de las re­gu­la­cio­nes.

Lo bueno es que la nue­va in­fra­es­truc­tu­ra del IAL per­mi­te in­ves­ti­gar el po­ten­cial de es­tos ge­nes en cul­ti­vos de in­te­rés agro­nó­mi­co. Es un pa­so im­por­tan­te, que con­so­li­da el fu­tu­ro del po­lo bio­tec­no­ló­gi­co que cre­ce en San­ta Fe.

En el in­ver­nácu­lo. Chan (der.), con los bio­tec­nó­lo­gos Gómez (izq.) y Cam­pi.

FO­TOS: JO­SE AL­MEI­DA

Al ti­món. La Dra. Ra­quel Chan, en uno de los la­bo­ra­to­rios del mo­derno Ins­ti­tu­to de Agro­bio­tec­no­lo­gía del Li­to­ral (IAL), que se inau­gu­ró ha­ce un año en San­ta Fe.

So­ja. La so­ja que to­le­ra me­jor a la se­quía fue el desa­rro­llo más co­no­ci­do he­cho en San­ta Fe. Se li­cen­ció a la fir­ma Bio­ce­res.

Mo­ni­to­reo. El Dr. Gómez con­tro­la la evo­lu­ción de las plan­tas en una de las cá­ma­ras de cul­ti­vo.

In­no­va­ción. Los cien­tí­fi­cos del IAL pa­ten­ta­ron una nue­va tec­no­lo­gía: el gen HB11, que to­le­ra se­quía y pro­du­ce más bio­ma­sa.

In­ver­nácu­lo. Aquí se rea­li­za­rán los en­sa­yos de los nuevos ge­nes, en cul­ti­vos de in­te­rés agro­nó­mi­co, como el maíz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.