So­bre in­su­mos, puer­tos y al­qui­le­res

Clarin - Rural - - 7 DIAS POR EL CAMPO - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

¿Hay que pa­sar el in­vierno? No to­das son ma­las no­ti­cias pa­ra los pro­duc­to­res. En­tre las bue­nas es­tá la sen­si­ble baja que vie­ne re­gis­tran­do des­de fe­bre­ro el her­bi­ci­da más usa­do en el país: el gli­fo­sa­to. El gli­fo co­mún pa­só de 3,50 dó­la­res por li­tro en aquel mes a unos 2,80 por es­tos días. Es de­cir, ba­jó un 25%. En pro­por­cio­nes si­mi­la­res ba­ja­ron los gli­fo­sa­tos pre­mium, que tie­nen más por­cen­ta­je de sa­les y ma­yor con­te­ni­do de prin­ci­pio ac­ti­vo. Así como es­te des­cen­so es una bue­na nue­va pa­ra los pro­duc­to­res, no lo es pa­ra las em­pre­sas que lo ven­den. Hay que te­ner en cuen­ta que el gli­fo­sa­to ex­pli­ca ca­si la mi­tad de las ven­tas de agro­quí­mi­cos en la Ar­gen­ti­na. “A es­to se su­ma un con­tex­to en el que la ten­den­cia es usar me­nos tec­no­lo­gía, co­sa que pa­sa siem­pre cuan­do se re­gis­tra una baja en el pre­cio de los gra­nos”, se la­men­tó an­te Cla­rín Ru­ral un al­to eje­cu­ti­vo de una im­por­tan­te em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de agro­quí­mi­cos con pre­sen­cia en el país. El hom­bre con­tó que los pro­duc­to­res es­tán pi­dien­do hoy mu­cha fi­nan­cia­ción en pe­sos y pre­fie­ren no en­tre­gar los gra­nos o en­tre­gar­los pe­ro no fi­jar­les pre­cio, a la es­pe­ra de una mo­di­fi­ca­ción del ti­po de cam­bio. Es que -se­gún ex­pli­có- más de la mi­tad de las ven­tas se es­tán con­cre­tan­do a tra­vés de tar­je­tas agro­pe­cua­rias, cu­yos con­ve­nios en­tre los ban­cos emi­so­res y las em­pre­sas de in­su­mos per­mi­ten a los clien­tes fi­nan­ciar­se a ta­sa ce­ro por has­ta 120 días. “Eso tam­bién le pe­ga a las em­preas, que son las que sub­si­dian esa ta­sa”, ex­pli­có el eje­cu­ti­vo. Y así -se­gún de­fi­nió- “se en­fría la ca­lle”.

Ro­sa­rio, los con­te­ne­do­res y Vi­cen­tín. Vi­cen­tín es una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas agroin­dus­tria­lesn­dus­tria­les del país. Con fuer­te pe­so en la in­dus­tria­li­za­ción de so­ja, la com­pa­ñía es­tá en el po­dio de las na­cio­na­les den­tro de la ac­ti­vi­dad, lu­gar que com­par­te conn AGD y Mo­li­nos, en un ne­go­cio do­mi­na­do por las grans gran­des com­pa­ñías inin­ter­na­cio­na­les. . Tras acu­mu­lar años de ex­pe­rien­cia en la ope­ra­ción de sus puer­tos so­bre el Pa­ra­ná, se hi­zo car­go de la Ter­mi­nal Puer­to Ro­sa­rio, que mue­ve gra­nos pe­ro tam­bién car­gas de otra ín­do­le. En ese ne­go­cio, los de Vi­cen­tín lo­gra­ron, ha­ce po­cas se­ma­nas, que des­em­bar­ca­ra en Ro­sa­rio una de las dos prin­ci­pa­les com­pa­ñías na­vie­ras del mun­do, Hamburg Sud, con la que es­ti­man que lo­gra­rán in­cre­men­tar en un 50% la can­ti­dad de con­te­ne­do­res que mue­ve al año. La ter­mi­nal ope­ra des­de 2008 con la Me­di­te­rra­nean Ship­ping Com­pany, otra de las na­vie­ras lí­de­res a ni­vel mun mun­dial. Pa­ra Gus­ta­vo Nar­de­lli, di­rec­tor de Vi­cen­tín, la lle­ga­da de la em­pre­sa pre­sa alem ale­ma­na es un ver­da­de­ro hi­to en la his­to­ria d de los puer­tos ro­sa­ri­nos.

Ma­la­ba­ris­mos con los al­qui­le­res. An­te los pro­ble­mas de ren­ta­bi­li­dad que se han ve­ni­do agra­van­do en la pro­duc­ción agrí­co­la en los úl­ti­mos años, par­ti­cu­lar­men­te en el ac­tual,ac un fac­tor cen­tral en la via via­bi­li­dad del ne­go­cio son los al­qui­le­res.al Por eso, re­sul­ta in­tere­san­te te se­guir de cer­ca qué pa­sap con sus va­lo­res, so­bre to­do­to en la pam­pa hú­me­da, don­de se con­cen­tra la ma­yor par­te de la co­se­cha. Allí, Juan Jo­sé Ma­de­ro, di­rec­tor de di­vi­sión cam­pos de la in­mo­bi­lia­ria L.J.Ra­mos, afir­ma que quie­nes se ani­man a al­qui­lar en quin­ta­les fi­jos es­tán ofre­cien­do 30% me­nos que el año pa­sa­do. “Eso, si se tra­ta de cam­pos de muy bue­na ca­li­dad”, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta. Ma­de­ro di­ce que cla­ra­men­te hay una ten­den­cia a la baja en los va­lo­res y que en los cam­pos más flojos se im­po­nen los acuer­dos a por­cen­ta­je. Ade­más, ma­ni­fes­tó que vie­ne cre­cien­do una mo­da­li­dad de acuer­do que se di­fun­dió ini­cial­men­te en el nor­te del país, que con­sis­te en que el in­qui­lino que co­rre el ries­go pro­duc­ti­vo pri­me­ro re­cu­pe­ra los cos­tos de sem­brar y lue­go, si que­da ren­ta­bi­li­dad, re­par­te con el due­ño del cam­po en el por­cen­ta­je que se ha­ya acor­da­do. “Es­to es­tá pa­san­do en los cam­pos de rin­des más in­cier­tos, por ejem­plo en los de la pam­pa hú­me­da que tie­nen sue­los Cla­se 3”, es­pe­ci­fi­có. De to­das for­mas, el eje­cu­ti­vo acla­ró que las ne­go­cia­cio­nes “re­cién es­tán em­pe­zan­do”, por­que la épo­ca his­tó­ri­ca de cie­rre de arren­da­mien­tos, que era fe­bre­ro-mar­zo, aho­ra se ex­tien­de has­ta agos­to, por­que mu­chos, la­men­ta­ble­men­te, “es­tán pa­san­do de lar­go” la siem­bra de cul­ti­vos de in­vierno.

Gus­ta­vo

Nar­de­lli. Di­rec­tor de

Vi­cen­tín.Vi­cent

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.