An­te un pre­mio de la FAO

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Tras la al­ha­ra­ca que ge­ne­ró el pre­mio de la FAO que, con to­tal des­par­pa­jo, re­ti­ró el lu­nes pa­sa­do la pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner, la en­ti­dad acla­ró que el ga­lar­dón se otor­gó a la Ar­gen­ti­na, por su con­tri­bu­ción a la lu­cha mun­dial con­tra el ham­bre en los úl­ti­mos 25 años.

Más allá de la im­por­tan­cia del pre­mio y de la pro­pia FAO, cu­yos es­fuer­zos por com­ba­tir el fla­ge­lo del ham­bre y la des­nu­tri­ción no han si­do acor­des con su ge­ne­ro­so pre­su­pues­to de 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, lo que con­vie­ne res­ca­tar es que la Ar­gen­ti­na ha he­cho, en 20 de es­tos 25 años, un enor­me es­fuer­zo por au­men­tar la pro­duc­ción de ali­men­tos. Fue­ron los años que co­rrie­ron en­tre 1990 y 2010. En los úl­ti­mos cin­co años, la pro­duc­ción se es­tan­có, ca­yen­do en to­dos los ru­bros con la úni­ca ex­cep­ción de la so­ja, que cre­ce por iner­cia y sus­ti­tu­ción de otros cul­ti­vos.

En 1989, la pro­duc­ción agrí­co­la ha­bía ba­ja­do a 28 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En 2010, se ro­za­ron las 100 mi­llo­nes. En 2007, cuan­do asu­me CFK, se in­cre­men­tan las re­ten­cio­nes de to­dos los gra­nos, en par­ti­cu­lar los de la so­ja. A po­co an­dar, y no sa­tis­fe­chos con la exac­ción, sur­ge la idea de las re­ten­cio­nes mó­vi­les. Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les ha­bían subido, y la am­bi­ción del in­ci­pien­te “va­mos por to­do” lle­vó a un in­ten­to por au­men­tar la ta­ja­da. El cam­po ex­plo­tó. Ya sa­be­mos lo que ocu­rrió en la su­per­fi­cie: la ba­ta­lla de la 125.

Pe­ro aque­lla ba­ta­lla tu­vo con­se­cuen­cias en el océano pro­fun­do de la pro­duc­ción. El go­bierno ha­bía pues­to un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas. El ex­pe­ri­men­to K iba a dar el re­sul­ta­do es­pe­ra­ble: el es­tan­ca­mien­to. Se des­apro­ve­chó el im­pul­so de un fe­no­me­nal pro­ce­so de cam­bio tec­no­ló­gi­co y or­ga­ni­za­cio­nal, que lle­va­ba a un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción agrí­co­la acom­pa­ña­do por in­ver­sio­nes en to­dos los seg­men­tos de la agroin­dus­tria, co­rrien­te arri­ba y co­rrien­te abajo. Des­de fá­bri­cas de fer­ti­li­zan­tes has­ta plan­tas de pro­ce­sa­mien­to

Es­te Go­bierno frenó el im­pul­so de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas

de so­ja, o la trans­for­ma­ción de gra­nos en pro­teí­nas ani­ma­les con la lle­ga­da de nuevos sis­te­mas de pro­duc­ción, como el tam­bo con­fi­na­do o el en­gor­de a co­rral.

El pre­mio de la FAO es a la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas, no a las fuer­zas reac­cio­na­rias que lo­gra­ron fre­nar­la.

Es ló­gi­ca la in­dig­na­ción de los ver­da­de­ros ac­to­res de una epo­pe­ya que el mun­do ad­mi­ra y bus­ca imi­tar. Es du­ro ver su­bir al es­tra­do, exul­tan­te, a la res­pon­sa­ble de ha­ber de­ja­do de pro­du­cir 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go, maíz, e in­clu­so so­ja, con el cuen­to de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”. En­tre los cua­les hay mi­llo­nes que si­guen de­pen­dien­do de la ca­ri­dad pa­ra co­mer. Más du­ro to­da­vía es es­cu­char a CFK di­cien­do que to­do el “cre­ci­mien­to” se de­be al rol del Es­ta­do. El rol del Es­ta­do ha si­do cap­tu­rar la ma­yor par­te de la ren­ta del in­te­rior, la Ar­gen­ti­na Verde y Com­pe­ti­ti­va que hi­zo de és­te un país via­ble.

Fren­te al fi­nal de un ci­clo, y en las vís­pe­ras de uno nue­vo, va­le la pe­na re­co­ger el tes­ti­mo­nio que aca­ba de en­tre­gar­nos la FAO y po­ten­ciar­lo. La FAO es­tá preo­cu­pa­da por la pro­duc­ción sus­ten­ta­ble, por el ca­len­ta­mien­to glo­bal y su im­pac­to en la ofer­ta fu­tu­ra de ali­men­tos. La Ar­gen­ti­na de la Se­gun­da Revolución de las Pam­pas es la más efi­cien­te del mun­do en tér­mi­nos pro­duc­ti­vos y am­bien­ta­les.

Na­die usa me­nos com­bus­ti­ble por to­ne­la­da pro­du­ci­da. Na­die pro­du­ce más ki­los de co­mi­da por mi­lí­me­tro de agua in­su­mi­do en pro­du­cir­la. Na­die ma­ne­ja me­jor el ma­ra­vi­llo­so pro­ce­so de la fo­to­sín­te­sis, o de la cap­tu­ra de ni­tró­geno del ai­re por me­dio de bac­te­rias sim­bió-

Los agri­cul­to­res ar­gen­ti­nos son los más efi­cien­tes en el uso de re­cur­sos

ti­cas. El país es­tá ex­por­tan­do es­tas tec­no­lo­gías a to­do el mun­do, que se re­sis­te a fir­mar el ac­ta de de­fun­ción de la vie­ja for­ma de pro­du­cir.

Es ho­ra de que to­do es­te nue­vo mun­do crea­do a par­tir del co­no­ci­mien­to, pue­da ex­pre­sar­se a fon­do en su pro­pio país de ori­gen. Es lo que vie­ne. Ga­ne quien ga­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.