La car­ne de la cor­di­lle­ra

En Men­do­za, el agua que baja de los des­hie­los per­mi­te sos­te­ner sis­te­mas in­ten­si­vos en los que con­vi­ven la pro­duc­ción de ajo, ce­bo­llas, pa­pas, za­naho­rias y oré­gano con la de ce­rea­les y pas­tu­ras pa­ra ha­cer re­cría y ter­mi­na­ción de bo­vi­nos.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el Va­lle de Uco, en el cen­tro oes­te men­do­cino, fa­mo­so por sus vi­nos, tam­bién cre­ce la ga­na­de­ría, in­te­gra­da a la pro­duc­ción de ajo y ce­bo­llas, en­tre otras. Como en la pam­pa hú­me­da, se apo­yan en el rie­go, la al­fal­fa y el si­lo de maíz, pa­ra sa­car no­vi­llos gor­dos.

En el Va­lle de Uco -en el cen­tro oes­te men­do­cino- llue­ven ape­nas 150 mi­lí­me­tros por año y la ari­dez es el es­ta­do na­tu­ral del sue­lo. Pe­ro la mano del hom­bre su­po apro­ve­char la ben­di­ción lí­qui­da que baja de la cor­di­lle­ra pa­ra trans­for­mar el pai­sa­je en un oa­sis pro­duc­ti­vo. Los vi­ñe­dos y bo­de­gas de pri­me­ra ca­li­dad son las ve­det­tes de la re­gión, pe­ro no son las úni­cas que sa­can pro­ve­cho del agua de des­hie­los que lle­ga por las ace­quias y se dis­tri­bu­ye en­tre las fin­cas.

Bien lo sa­be Jo­sé Mo­ron­ta, due­ño de una fin­ca de 100 hec­tá­reas en la lo­ca­li­dad de San Carlos, que con una lo­gís­ti­ca acei­ta­da pro­du­ce ajo, oré­gano, papa, pas­to y maíz en la mi­tad de la su­per­fi­cie.

Re­cien­te­men­te, Mo­ron­ta ins­ta­ló un sis­te­ma pa­ra el rie­go por go­teo en los lo­tes de ajo, uno de los cul­ti­vos más co­mu­nes en la zo­na, que rin­de apro­xi­ma­da­men­te 25.000 ki­los por hec­tá­rea. La hor­ta­li­za se pro­du­ce du­ran­te el in­vierno, y tras la co­se­cha Mo­ron­ta qui­ta to­do el sis­te­ma de rie­go pa­ra ocu­par el lo­te con maíz pa­ra pi­car, que tie­ne como des­tino fi­nal la alimentación de un ro­deo de 300 ca­be­zas An­gus.

La otra mi­tad del cam­po, sem­bra­da con al­fal­fa y ver­deos, es des­ti­na­da al pas­to­reo de la ha­cien­da. Los ani­ma­les lle­gan des­te­ta­dos con 100-120 ki­los, pro­ve­nien­tes de un cam­po de cría en San Ra­fael, al sur de la pro­vin­cia. En el es­ta­ble­ci­mien­to de San Carlos se ha­ce re­cría y ter­mi­na­ción de no­vi­llos, y las die­tas va­rían se­gún las eta­pas.

Tras el des­te­te se les brin­da maíz más ali­men­to ba­lan­cea­do. Lue­go, al al­can­zar los 150-170 ki­los, pa­san a una se­gun­da eta­pa de re­cría en la que se ali­men­tan de un si­lo de au­to­con­su­mo más al­fal­fa. Por úl­ti­mo, cuan­do lle­gan a 300 ki­los, pa­san a un co­rral de ter­mi­na­ción con maíz pi­ca­do, ro­llo pi­ca­do y ali­men­to ba­lan­cea­do. Ade­más, las va­qui­llo­nas en re­cría son su­ple­men­ta­das con oru­jo de to­ma­te, un sub­pro­duc­to de la agroin­dus­tria de la zo­na que tie­ne has­ta 17 por cien­to de pro­teí­nas y es de muy ba­jo cos­to.

El es­que­ma de Mo­ron­ta es tan in­tere­san­te que fue ele­gi­do por el IPCVA, ha­ce po­cos días, pa­ra rea­li­zar allí una jor­na­da de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra los pro­duc­to­res de la zo­na.

Muy cer­ca de lo de Jo­sé Mo­ron­ta es­tá la fin­ca que su so­brino, En­ri­que Mo­ron­ta, ma­ne­ja jun­to a su mu­jer Fla­via Di Ler­nia. Son 60 hec­tá­reas ba­jo rie­go y los fun­da-

men­tos bá­si­cos son los mis­mos: in­ten­si­fi­ca­ción y uso ra­cio­nal del agua. Pe­ro hay al­gu­nas di­fe­ren­cias en los objetivos fi­na­les. Ellos tam­bién cuen­tan con un cam­po de cría más ale­ja­do de la cor­di­lle­ra, pe­ro en es­ta fin­ca pre­fie­ren, en ma­te­ria ga­na­de­ra, de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a la re­cría, que si se ha­ce con pre­ci­sión re­sul­ta muy atrac­ti­va.

El 70/80 por cien­to de la re­cría se ha­ce a co­rral, y se lle­va a los ani­ma­les de unos 120 ki­los a 180-200 ki­los. Lue­go son ven­di­dos a feed­lots de la zo­na. Al igual que Jo­sé Mo­ron­ta, En­ri­que y Fla­via pro­du­cen su pro­pio ali­men­to pa­ra la ha­cien­da como par­te de una ro­ta­ción in­ten­si­va con ver­deos y hor­ta­li­zas. “Ha­ce­mos mu­cho maíz pa­ra pi­car, en­ton­ces en los me­ses en los que es­ta­mos pro­du­cien­do papa, za­naho­ria, ce­bo­lla y ajo, como no se pue­de lar­gar a la ha­cien­da, la te­nés en al­fal­fa y con si­lo de maíz. En ve­rano se tie­ne a los ani­ma­les en me­nos hec­tá­reas y en el in­vierno al re­vés: los te­nés en el 70%-80% de la fin­ca co­mien­do to­dos los ver­deos atrás de la co­se­cha”, ex­pli­ca Di Ler­nia.

Ade­más, en la par­te agrí­co­la, la pa­re­ja ha­ce se­mi­llas de gi­ra­sol pa­ra Dow -1.200/1.800 ki­los por hec­tá­rea-. “Des­pués de tri­llar se me­te ver­deos, bá­si­ca­men­te al­fal­fa, ave­na y tri­ti­ca­le, y des­pués se va po­nien­do za­naho­ria, pa­pas… En 9 hec­tá­reas de maíz ob­tu­vi­mos 580.000 ki­los de pi­ca­do”, de­ta­lla la pro­duc­to­ra, y aña­de que tam­bién cuen­tan con ro­llos de al­fal­fa pa­ra su­ple­men­tar.

“La ro­ta­ción de cul­ti­vos te be­ne­fi­cia en que no in­fes­tás las tie­rras y las vas me­jo­ran­do, te­nés me­jor ca­li­dad de tie­rra pa­ra ha­cer la cha­cra y los ver­deos. Ade­más, por ejem­plo el ajo tie­ne una fer­ti­li­za­ción que va de los 800 a los 1.000 ki­los por hec­tá­rea de abono, en­ton­ces ahí in­cor­po­ra­mos el guano de va­ca”, di­ce En­ri­que. Y Jo­sé agre­ga: “El ajo lle­va 1.000 ki­los de abono por hec­tá­rea, por lo que es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra el cul­ti­vo pos­te­rior”.

En­tre las cla­ves, los pro­duc­to­res des­ta­can la po­si­bi­li­dad de in­te­grar sis­te­mas ex­ten­si­vos e in­ten­si­vos, apro­ve­chan­do las vir­tu­des de ca­da re­gión. “Acá, por pro­du­cir ba­jo rie­go, te­nés más vo­lu­men de co­mi­da por hec­tá­rea. En cam­po na­tu­ral ne­ce­si­tás unas 18 hec­tá­reas pa­ra te­ner una va­ca, mien­tras que ba­jo rie­go po­dés te­ner 8-10 va­cas por hec­tá­rea”, in­di­ca En­ri­que. Y su mu­jer re­mar­ca: “Los pro­duc­to­res han vis­to que se pue­de ha­cer una re­cría de ter­ne­ros a co­rral pa­ra su­mar va­lor agre­ga­do. Ba­jo rie­go, la re­cría tie­ne un ren­di­mien­to muy im­por­tan­te. La par­te prin­ci­pal la tie­ne la ge­né­ti­ca; si no te­nés ge­né­ti­ca te cues­ta mu­cho más lle­gar al fin del ne­go­cio”.

Por su par­te, Jo­sé coin­ci­de en las ba­ses, y ex­pli­ca por qué él apues­ta tam­bién por la ter­mi­na­ción de los ani­ma­les. “El me­jor sis­te­ma en es­te mo­men­to es ha­cer una re­cría cor­ta, por los cos­tos de man­te­ni­mien­to. Aho­ra, si to­dos ha­ce­mos lo mis­mo na­die ha­ría un gor­do”, di­ce. Y des­ta­ca: “Hay que te­ner bue­na ge­né­ti­ca, pun­to fun­da­men­tal. En ma­te­ria fo­rra­je­ra, hay que pro­du­cir­la uno por lo me­nos en un 70 por cien­to, por­que si no los nú­me­ros no te cua­dran. Una hec­tá­rea de al­fal­fa te da 20.000 ki­los en el año, y una de maíz pa­ra pi­ca­do da 70.000 ki­los en verde y 10.000 ki­los en grano”.

De es­ta ma­ne­ra, co­no­cien­do el po­ten­cial del sue­lo y ma­ne­jan­do es­tra­té­gi­ca­men­te los re­cur­sos, los pro­duc­to­res men­do­ci­nos se ani­man a pro­du­cir un me­nú com­ple­to pa­ra es­tar a la al­tu­ra de los me­jo­res vi­nos de la zo­na.

Con gla­mour. Fla­via Di Ler­nia, fren­te a un lo­te de An­gus. Al fon­do, las mon­ta­ñas.

Jun­to a las mon­ta­ñas. De izq. a der., Fla­via Di Ler­nia, de­lan­te de hem­bras pu­ras An­gus co­lo­ra­do;

En­ri­que Mo­ron­ta, con un lo­te de ave­na atrás y Jo­sé, su tío, en un par­ce­la de ajo con rie­go.

Cho­clo. El maíz rin­de unos 70.000 ki­los por hec­tá­rea de si­lo y 10.000 de grano.

Re­ser­vas. Son el es­la­bón fun­da­men­tal pa­ra ha­cer una bue­na re­cría.

Co­rral. Los ter­ne­ros se lle­van has­ta los 200 ki­los en po­cos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.